Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Mar Dic 05, 2017 5:31 am por Harley Quinn

» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Mar Dic 05, 2017 5:16 am por Grim Jr

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.less
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Traps of a Sunny Day [Priv. Henrietta]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Traps of a Sunny Day [Priv. Henrietta]

Mensaje por Misogi Kumagawa el Jue Oct 20, 2016 10:48 am

Era un día de esos… aburridos… soleados y calurosos… ese típico día de sol reluciente, temperatura elevada y esa sensación de no querer hacer nada en todo el día. ¿Y que esperarse del desierto de las afueras de la Ciudad de la Muerte? Ese extenso desierto, en el cual solo había arena, una inmensa ciudad llena de técnicos y armas… y alguna que otra ruina de una antigua ciudad por allí, tapada por la arena. Aunque ese no era mi caso. Estaba tumbado en la arena, disfrutando de un manga que compré hace poco a un tipo. Estaba a cubierto, lo que había sido, alguna vez en el pasado, una especie de casa, de la cual solo quedaban pocas piedras y una pared que sujetaba un trozo de tejado de piedra, el cual formaba un poco de sombra donde tumbarse. Aunque esa no era la única, me había quedado en esa casa. En esa zona parecía haber habido una gran ciudad del desierto, ahora destruida y enterrada gran parte en la arena.

Esa “ciudad”, o ahora montón de piedras, era parecido a un laberinto, donde había colocado una buena cantidad de trampas. Era un sitio que había empezado a usar como “base central”, por así decirlo, y a veces provocaba que gente viniera y cayera en mis trampas, pudiendo ver caras de sufrimiento a mis visitantes y quedarme con sus almas. Realmente era una buena táctica si estabas cansado o sin ganas de hacer el trabajo sucio… como hoy mismo. Pero por trampas no me refiero a las típicas de cavar un hoyo y que caiga… me refiero a pisar un mecanismo y que hachas, piedras y troncos sean disparados hacia el rival. Muchas de ellas estaban inspiradas en las típicas películas y series de aventura, en las que van a pirámides u otros lugares repletos de trampas. Había tardado un montón de días en montarlas todas y que funcionaran a la perfección. ¿Que eran evitables o esquivables? Por supuesto, como todas las demás de las películas. ¿Qué era difícil recargarlas? También. Podía estar perfectamente un día entero para recargar una trampa después de su uso, y así que volviera a ser factible. ¿Qué era un aburrimiento? Lo era. Por eso algunas habían quedado tal y como se quedaron. ¿Siempre tenía visita? ¡Claro que no! Por eso estaba leyendo un manga en esos momentos.

Pero eso cambió al poco tiempo. Una débil sensación me permitió salir al exterior de ese montón de piedras para observar la ciudad, situada a poco más de un kilómetro. Una extraña presencia se acercaba. ¿Podría haber sido descubierto? No. Imposible. Mi longitud de onda era aún muy débil para ser detectable… - [Jeje… que estúpido he sido… maldito repartidor de mangas ambulante…] – decía con una amplia sonrisa, mientras miraba el cielo con los ojos cerrados. Ciertamente, el manga que había estado leyendo me lo había dado un “vendedor ambulante” cerca de las ruinas. En ese momento no lo pude percibir, pero seguro que era un afiliado del Shibusen, el cual había revelado mi paradero. – [¿Tan desesperados están esos niñatos del Shibusen por cazar perdedores como yo? Si es que el mundo ya no tiene sentido…] -.

Y así, con una sonrisa dibujada en mi rostro, esperé a que mis invitados llegaran. Al poco de poder visualizarlos, entraría en las ruinas, conduciéndolos a un laberinto de trampas del que seguro nunca olvidarían…
avatar
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 06/09/2015
Puntos : 100
Edad : 17
Localización : En tus peores pesadillas...
Ver perfil de usuario

Misogi Kumagawa
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.