Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Lun Oct 16, 2017 3:29 am por Grim Jr

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Lun Oct 16, 2017 2:57 am por Harley Quinn

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Life's a game of shi* [Priv. Alan Blanco]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Life's a game of shi* [Priv. Alan Blanco]

Mensaje por Anya Clownlay el Jue Jul 14, 2016 2:51 pm


Life's a game of shi*
Priv. Alan Blanco || Martes 11:27hrs || Gradas, Zonas deportivas

«¡JODER MALDITO VILLANO DE PINOCHO QUE NO ME DEJA PASAR AL SIGUIENTE NIVEL DE KINGDOM HEARTS! DEJAME VIVIR EL YAOI ENTRE RIKU Y SORA»

La chica de curiosos cabellos caminaba como si nada por el Shibusen mientras su mirada estaba completamente concentrada en aquella pequeña pantalla que era la de su teléfono, una mala idea el hecho de descargar el emulador de GBA y pasarse directamente aquel juego en este y de hecho las leves ojeras bajo sus ojos podrían corroborarlo, pues se había quedado hasta bastante tarde pasando varios de los mundos que presentaba el mismo juego ¿El problema? No podía pasar aquel villano final que se encontraba en el mundo de Pinocho, frustrándola de sobremanera haciendo que incluso durante clases comenzara a dibujar en su cuaderno una forma de ganarle al maldito hijo de su madre, claro que cuando el profesor noto esto se ganó una gran regañada. Pero eso no importaba, había logrado idear un plan infalible contra aquel villano, no había duda de que ganaría el encuentro, pero primero debía de llegar ante él en un lugar tranquilo donde podía estar segura que no la molestarían ¿Qué mejor lugar que las gradas de la zona deportiva del Shibusen? Nadie conocido iba allí -Aunque no es como si tuviese mucho conocido- y seguramente todos estarían tan concentrados en los suyo que nadie le haría caso a una chica pegada en su celular.

«Venga Anya, cálmate y respira, tu puedes hacerlo, no es la primera vez que lo enfrentas. Lograras ganarle al gran hijo de su madre y de esa forma podrás conseguir al menos un momento RikuxSora, piensa en eso, todo tu esfuerzo valdrá la pena una vez lo logres» Sonrío de lado ante la idea, sí, todo valdría le pena una vez lograse ver al menos una escena de una de su OTP favorita de videojuegos desde que tenía memoria. Era casi un sueño realidad el ver al menos un poco de ellos dos, por lo mismo no tardo en tomar asiento en una de las gradas para seguir con su partida, era un momento épico si lograba pasarlo, algo que podría recordar prácticamente de por vida, tanto como aquel día que había logrado ganar el Pokémon Ranger en su DS. Eventos memorables en su vida de gamer que jamás podría olvidar y debido a eso y esa emoción que la embargaba era que no podía evitar moverse de un lado para otro a pesar de estar sentada como lo hacía en el videojuego y es que jamás había estado tan cerca de la victoria ¡Un par de golpes y ganaría! ¡Su victoria estaba asegurada! ¡Nada podría detenerla!

¡Paf!

Ese fue el sonido cuando aquella pelota impacto en la cabeza de la chica, pero a pesar de lo fuerte que pudo haber llegado y de la rápida llegada de aquellos que estaban jugando aparentemente preocupados por el golpe la rubia no se detuvo, ni siquiera respondió a los llamados de los susodichos, simplemente dio el último golpe, dándole la victoria contra aquel villano que tanto le había costado ganar. Guardo la partida ante la mirada expectante mirada de todos, alzo la mirada hacia quien había llegado a su lado con los ojos levemente llorosos, como si recién le estuviese afectando el golpe.

—M-Me dolió— Musito antes de bajar la mirada para que nadie la viese llorar por aquel golpe que había recibido, claro que más de alguno había soltado una carcajada por las prioridades de la chica, otros habían soltado un pequeño “Awn” por su pequeña escena, pero ella solo podía sollozar despacio mientras tocaba el lugar afectado, realmente le había dolido, simplemente había evitado quejarse antes porque realmente el ganarle a aquel villano había sido toda una odisea de millones de horas, pero ahora en lugar de disfrutarlo como correspondía se encontraba sufriendo por aquel pelotazo que debió suponer que le llegaría ¿Qué estaba pensando cuando creyó realmente que la zona deportiva era una buena idea para ir a jugar videojuegos? Había logrado su objetivo. Si, después de todo nadie la había interrumpido mientras jugaba, pero si ahora posiblemente también se ganaría un chichón por culpa del golpe.

«Re-Realmente no se puede tomar a la ligera una pelota a gran velocidad… Pe-Pero al menos estoy más cerca de mi RikuxSora» Pensó mientras se secaba los ojos, quizás de haber estado atenta habría logrado esquivarlo, pero por estar absorbida en aquel juego debía abstenerse a las consecuencias, solo esperaba que no terminase siendo más estúpida de lo que ya era de por sí.
avatar
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 03/10/2015
Puntos : 80
Localización : In the wonderland~ (?)
Ver perfil de usuario

Anya Clownlay
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Life's a game of shi* [Priv. Alan Blanco]

Mensaje por Alan White el Mar Jul 19, 2016 11:53 am

Era un día de lo más normal en la ciudad de los muertos, Alan avanzaba tranquilamente por la calle, cualquiera que le conociera diría que se trataba de un programa de televisión para niños, pues ahí por donde caminaba todos lo saludaban, algunos le daban golosinas y por espacios se detenía a ayudar a algunos con sus compras, el día había sido de lo más tranquilo en su comienzo. Aquella tarde como últimamente era costumbre se había tenido que marchar sin su hermano ya que lo habían castigado… de nuevo. Aun así él iba lo más animado posible. Llego al colegio para observar a sus amigos, algunos que no conocía tanto pero aun así saludando a todos por igual.

Al entrar en su aula observo los sitios, normalmente todos ocupaban siempre el mismo lugar, por lo que el mismo hizo lo de siempre y tomo asiento al lado de una chica de rubios cabellos, y otra de una melena de color indescifrable, nunca lo había notado, aunque estaba seguro de que compartía su asiento muy continuamente con ella. Se enfocó la mayor parte de la clase en lo que el profesor decía poniendo la mayor atención posible, pero el hecho es que la chica de al lado había estado demasiado concentrada en un dibujo, un dibujo bastante extraño, hasta que finalmente el profesor la reprendió y a regañadientes esta tuvo que poner atención a la clase, por la misma razón Alan giro nuevamente el rostro hacia el profesor concentrándose nuevamente en la clase hasta que esta finalizo.

Salió casi corriendo del aula, había prometido ir a jugar al soccer con algunos amigos el día anterior y ese era vacías por las clases. Escucho a sus amigos llamarle y sonriendo se acercó hasta ellos, de echo habían bastante gente en las gradas aquel día, inclusive había algunas porristas animándolos mientras el partido comenzaba, escucho algunas veces su nombre por parte de las chicas que los animaban y por esa misma razón se sentía un poco acalorado, sus ojos azules se posaban en ellas unos momentos y estas comenzaban a gritar, por lo que sumamente avergonzado se giraba al momento y continuaba jugando.

Durante los primeros quince minutos estuvo siendo fijamente marcado, pero este esquivaba con rapidez haciéndose del control de la pelota, lanzando pases, anotando o goles y en algún momento del juego siendo portero. De hecho la tarde se estaba haciendo considerablemente rápida, la gente se seguía acumulando en las gradas, se giró por un momento observando nuevamente a la chica con la que compartía clase y que antes se había perdido completamente en su teléfono, y ahí seguía, con el teléfono en mano. Por lo cual sonrió aquella chica era extraña. Pero solo fueron unos momentos los que brindo a mirarla pues rápidamente comenzó a concentrarse en el partido, los gritos de las animadoras llegaron nuevamente a él, gritando un claramente “Alan te amo” Aquellas palabras fueron suficientes para que el chico se desconcentrara completamente lanzando un pase demasiado alejado y en dirección a las gradas. El l nerviosismo que había sentido al escuchar el grito fue cambiado por preocupación cuando observo a donde volaba el balón.
-¡CUIDADO! –Grito, pero su grito no fue escuchado y termino por golpear la cabeza de Anya. Corrió hasta ella junto con algunos de sus amigos quienes preguntaron si estaba bien, en cambio ella no respondió quedándose inmutada en su teléfono un momento más.

Las chicas les dijeron que continuaran con el juego, algunos de los chicos también, pero aun así Alan se quedó ahí mirando a Anya, preguntándose si se había molestado por ser golpeada, pero su respuesta llego pronto cuando esta levanto la vista con los ojos llorosos. Algunos de sus amigos soltaron risas que se podían interpretar como que les causaba ternura. Alan por otro lado se comenzó a preocupar, después de todo el había sido el que la golpeo, por lo que se agacho para observarla. –Anya ¿cierto? –pregunto Alan, estaba seguro que ese era el nombre de la chica, por lo que le sonrió amable, pero la clara mirada de preocupación en su rostro no la pudo ocultar. –Soy Alan, compartimos clase… ¿estás bien? –pregunto mirándola sonriente. – ¿Quieres que te acompañe a la enfermería? – se ofreció por lo cual sus amigos entendieron que lo habían perdido, ahora probablemente acompañaría a la chica inclusive a su hogar con tal de convencerse a sí mismo de que ella estaba bien. Por otros lados algunas de las chicas soltaron risitas mientras otra  bufaba.

Continúen con el juego, yo me quedare aquí un rato. –comento sonriendo y tomando asiento al lado de Anya volviendo a observarla. – ¿Qué es lo que te tiene tan absorta? En clase también estuviste concentrada en tu teléfono demasiado tiempo. –dijo sonriendo amablemente, mientras elevaba su mano a la cabeza de la chica en busca de algún chichón.
avatar
Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 08/06/2014
Puntos : 290
Localización : Por aquí o por allá
Ver perfil de usuario

Alan White
Cuatro Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Life's a game of shi* [Priv. Alan Blanco]

Mensaje por Anya Clownlay el Dom Jul 24, 2016 2:03 pm

Había sido capaz de escuchar el grito por parte del resto de la audiencia que de cierta forma la hacía sentir mal ¿Estaban en mitad de un encuentro? ¿Cómo no lo había notado? Tan absorta estaba en el juego que ni siquiera se había dado cuenta que las gradas se estaban llenando, menos se había percatado del grito de las chicas hacia el pobre jugador, pero seguramente de haberlo hecho hubiese sentido vergüenza ajena. No sabía cómo algunas personas tenían tanta personalidad como para decir cosas a la ligera, sin olvidar pensar lo desesperadas que se veían esas chicas al hacer algo como eso… Pero se claramente era otro tema, ahora solo podía sufrir por el golpe que había sufrido.

«Quizás debí ir al almacén… No, en los mangas siempre que los personajes van esta una pareja apunto de hacer cochinadas… ¿Quizás debí mantenerme en el salón? No, allí solo hay chicas desagradables hablando cosas que no me interesan ¡La biblioteca! No, allí seguramente me echarían por hacer demasiado ruido ¡¿Acaso no hay un lugar donde los que juegan videojuegos puedan ser felices?!»  Solo podía cuestionarse cosas como esas en su cabeza mientras seguía sobando el sector goleado por la pelota sin tomar atención al resto que se quejaba de su comportamiento ¡A la Mier** con ellos le había dolido el maldito golpe! Seguramente le quedaría un chillón o algo similar.

—Maldita sea, si esto fuese un Otome seguramente llegaría un chico guapo a ayudarme realmente preocupado— Susurró por lo bajo antes de escuchar su nombre y por lo mismo elevo el rostro encontrándose con el de cabellos celestes… Bien, si, lo admitía, era lindo, pero su comentario había sido una broma, Shinigami-sama no tenía que tomarla en serio en estas cosas —….— Ni siquiera se molestó en contestarle, simplemente volvió a bajar el rostro y junto sus manos como si estuviese rezando, cerrando los ojos para hacerlo aún más seriamente —Oh gran Shinigami-sama, ya que estas escuchando mis deseos, por favor, ayúdame a encontrar a Aria y a Mack, los prefiero por sobre el chico Otome… Aunque Mack queda también para el papel… Oh Shinigami-sama, por favor no me dejes como protagonista Otome, no lo soportaría— Volvió a murmurar antes de tomar la atención a las palabras del chico, dejándola algo impresionada ¿Compartían clase? ¿En serio? Era algo despistada pero jamás pensó que llegaría al punto de no poder reconocer a un chico como él ¡No porque fuese “guapo” sino porque…! —¿Te tiñes o ese es tu color natural?— Al darse cuenta de la estupidez que había soltado no tardo en colocar nerviosa, ruborizándose levemente antes de apartarse un poco mientras ponía sus manos delante de la cara negando varias veces con las mismas ¿Cómo diablos podía llegar a ser tan idiota a veces?

—N-No, y-yo lo siento debí estar más atenta, no te preocupes— Musitó rápidamente antes de volver a llevarse una mano al sector golpeado sobándolo despacio mientras bajaba la mirada aun avergonzada ¿Por qué rayos actuaba y decía cosa sin tomar en cuenta que el resto podía escucharla? Ya debía haber aprendido la lección, después de todo no era la primera vez que le pasa algo como eso «Ni siquiera es como si pudiese decir “Oh es culpa del golpe” porque no puedo mentirme a mí misma, me conozco lo suficiente como para saber que esto es parte de mi “estupidez común» Ante aquel pensamiento suspiro despacio, a pesar de todo aun podía sentir la mirada asesina de varias chicas que aparentemente eran las fans del pobre chico, porque si, para ellas las fans no eran una bendición si no que una maldición.

—No te preocupes, vuelve a tu juego yo puedo ir a la enfermería por mí misma— Bien, aun podía irse lo más digna posible solo tenía que tomar sus cosas e irse de allí lo más rápido posible, solo el chico sabía su nombre, un ridículo más o un ridículo menos no hacían mucha diferencia a decir verdad y por ello intentó levantarse, lástima que mientras lo hacia el chico le cuestionaba y la sorpresa la hizo volver a caer en el asiento. Elevando el rostro sorprendida por sus palabras ¿Había notado aquello? Bueno… Era obvio, a decir verdad, después de todo la habían regañado en clases por estar dibujando en su cuaderno ¿Qué se supone que debía decirle?

—Y-Yo… Bu-bueno… De-descargue un video juego y desde anoche que estoy atrapada en un nivel por no poder ganarle al villano y cuando esas cosas pasan suelo obsesionarme un poco— Soltó una risita nerviosa mientras llevaba su mano a la nuca para rascar ese sector nerviosa ¿Admitir que solo quería ver RikuxSora? Primero muerta, el chico podía vivir sin saber que ella era una Fujoshi, de hecho, le estaba haciendo un favor no diciéndolo y alejándose lo más rápido posible y por lo mismo volvió a tomar sus cosas rápidamente, inclinándose levemente —Gracias por la preocupación, ya me voy así que puedes volver a tu juego— Sonrió antes de comenzar a alejarse caminando… Pero a su paso más rápido casi llegando a trotar, iría a la enfermería por un hielo y luego se iría al dormitorio para seguir jugando. Él seguiría con su juego y todos serian felices ¿No?
avatar
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 03/10/2015
Puntos : 80
Localización : In the wonderland~ (?)
Ver perfil de usuario

Anya Clownlay
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Life's a game of shi* [Priv. Alan Blanco]

Mensaje por Alan White el Miér Ago 03, 2016 11:43 am

¿o-otome? –Fueron las palabras de Alan para Anya, ¿Qué se suponía que era eso? Claramente el de cabellos azules no lo sabía por la misma razón se quedó con una cara perpleja y llena de confusión. Definitivamente el no comprendía a las chicas ni un poco. Pero se quedó aún más sorprendido al escuchar su segunda pregunta. ¿Qué se suponía que respondiera a eso? Sintió como su rostro se comenzaba a poner rojo de la vergüenza por lo que se llevó la mano a la frente y levanto su cabello con la misma dejando al descubierto su frente. –Pues… Es mi color natural. –dijo de manera un tanto tímida, no estaba acostumbrado a que la gente preguntara por su color de cabello. Además… él no era el único con un color de cabello especial ¿No?, pero no se sentía dispuesto a comentar nada acerca del color de la contraria, porque supondría ponerse más nervioso de lo que ya se encontraba debido a la pregunta sorpresa de su compañera.

Y aunque no comprendía la mayor parte de las cosas que ella decía la consideraba alguien divertida, ya lo había pensado antes y lo seguía pensando ahora. –Dudo que hubieras podido estarlo. –comento al momento que le mostraba una de sus mejores sonrisas negando con el rostro. –la semana pasada yo me entretuve tanto con una historieta que termine rodando por las escaleras de shibusen. –admitió algo apenado, su accidente había sido inclusive grabado y subido a la red de videos deathtube, aun ahora Zerick continuaba viendo el video una y otra vez para burlarse de su hermano. Le hubiera gustado admitir también que había salido ileso, pero lo cierto es que no había sido así. Tenía una enorme cicatriz en el codo cortesía de la caída, así que no culpaba en nada a Anya. –Además fue mi culpa exclusivamente el haber lanzado el balón hacia las gradas. –Y ahí estaba de nuevo el sonrojo al recordar el grito de alguna de las chicas, se sentía más apenado de no saber quién había sido y aun más porque no le importaba en realidad.

Cuando la observo levantarse el mismo levanto la mirada ¿en serio? –Espera. –dijo alcanzándola con la misma rapidez que ella se había levantado. Alan siempre había sido demasiado liviano por la misma razón se movía con tanta naturalidad como una pluma, aunque su andar no era para nada elegante. Continuo a un lado de Anya y le quito el bolso de la mano colgándoselo junto con su mochila para continuación tomarla por la muñeca y arrastrarla con él. –No, no, no, mi ataque súper especial del balón, mi responsabilidad ver que llegues sana y salva a la enfermería. –asintió un montón de veces de dándole un toque cómico debido a lo serio de sus palabras. Si creía que le permitiría ir sola la llevaba clara. –Si no te acompaño yo mismo me quedare con tanta preocupación que igual no poder jugar. –comento mirándola de reojo mientras continuaba jalando de ella. Además tenía sus pertenencias secuestradas, y claro si pensaba bien sus actos por un momento se sintió como algo que haría su hermano, no él.

Creo que debo dejar de pasar tiempo con ese loco. –susurro para sí mismo mientras se llevaba la mano libre al mentón y una mirada de nervios comenzaba a aparecer en sus ojos. No podía creer que solo después de tantos años es que se le pegasen las locuras del menor. –Seguro que un día termino en detención por culpa de sus locuras y de paso por las mías que comenzare a actuar por culpa de que me pego su carácter. –por un momento sigue divagando más al recordar que no estaba solo se dio vuelta y la miro con algo de culpa. –No me prestes atención. Solo divagaba.
avatar
Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 08/06/2014
Puntos : 290
Localización : Por aquí o por allá
Ver perfil de usuario

Alan White
Cuatro Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Life's a game of shi* [Priv. Alan Blanco]

Mensaje por Anya Clownlay el Dom Sep 11, 2016 11:53 am

La verdad es que de por si la escena se podía ver como muy rara, pues de hecho lo era, y es que… ¿Cuándo podías ver a una chica hablando estupideces y a un chico respondiendo las mismas? Era una escena realmente divertida y por lo mismo más de uno de los que se encontraban en las gradas había soltado una carcajada por lo mismo y claro, más de una maldición por parte de las chicas que antes le habían gritado al pobre chico. Lo primero ni siquiera le sorprendía pues con lo “rara” que en ocasiones era Anya no era raro que se riesen de ella, de hecho, prácticamente se estaba acostumbrando a ser un poco el hazme reír del lugar, claro que… ¿Era realmente malo? No para ella, algo vergonzoso quizás pero realmente apreciaba ver la sonrisa en el rostro de las personas, aunque fuese a costa de su propia integridad…. Una manía que había tenido desde muy pequeña cuando no veía una sonrisa en el rostro de las personas que amaba.

Claro que prefirió ignorar todo aquello para alejarse lo más posible del chico por dos motivos en especial. Primero, había sido increíblemente incómodo que le llegase justamente un pelotazo a ella y uno de los jugadores se le acercase a ayudarla. Segundo, había sentido la mirada asesina por parte de las demás chicas de las gradas que le deseaban una muerte lenta y dolorosa por tener la atención del mismo, lo cual la Clownlay prefería evitarse a como dé lugar, sus compañeras ya la odiaban lo suficiente como para necesitar más motivos para que lo hicieran… Sabía que era bastante “especial” agregándole lo Friki, pero sinceramente las chicas podían simplemente evitarse en ocasiones observarla como si realmente fuese un bicho raro solo por fangirlear o tener una imaginación demasiado grande.

«Lo bueno es que logre huir y por ello no pensaran que ando molestando al resto» Sonrió levemente ante aquel pensamiento…. Eso hasta que fue capaz de escuchar al chico de cabellos celestes nuevamente ¿Por qué rayos insistía en eso? Ya le había dicho que estaba bien y que no era su culpa por lo que no tenía que preocuparse ¿Por qué rayos insistía? Le haría un favor si se quedaba en su juego.

—En serio yo puedo llegar sol- ¡Hey!— Si, aparentemente el chico estaba empeñado en ayudarla y no aceptaba un no por respuesta y se lo había dejado más que claro cuando había osado a llevarse su bolso y agarrándola de la muñeca sin su permiso… Bolso que tenía cosas que era mejor que nadie se enterara como bocetos burlándose de los profesores, lo cual sin duda la llevaría a un castigo de por vida si no se mantenían como un secreto. Posiblemente estaba exagerando demasiado, pero la verdad es que prefería no arriesgarse en ese tema, tenía que mantenerse en el Shibusen si quería llegar a encontrar a Aria y a Mack.

—…— Quiso rebatirle demasiadas cosas al pobre chico, pero sabía que sería demasiado descarado de su parte tomando en cuenta en ella era igual. Solo por ello simplemente suspiró pesadamente antes de asentir despacio con la cabeza mientras se dejaba arrastrar por el susodicho —Tú ganas esta ronda, chico de cabello celeste natural— Murmuró despacio, no porque quisiese ponerle un apodo tan ridículo como ese, sino más bien por el simple hecho que no recordaba el nombre del susodicho. Sin duda era una pésima compañera, pero la verdad es que no estaba del todo interesada en el resto, Anya tenía sus metas bien definidas y sinceramente el saberse el nombre de todos era realmente ridículo.

—¿Ah? ¿De qué hablas?—
Observó con cierta duda y curiosidad al contrario debido a sus palabras ¿De quién hablaba? No podía saberlo, pero tomando en cuenta su imaginación ese “Debo dejar de pasar tiempo con ese loco.” Le daba mucho material, más si se trataba de una fujoshi como ella. «¿Loco? ¿Demasiado tiempo juntos? ¿Detención? Oh. Dios. Mío…. ¿Tiene un novio? La clásica historia del chico deportista responsable y el bromista que lo mete en problemas… ¡A la mierda el RikuxSora esto está mejor! S-Son mi OTP del juego, pero es mejor si hay Yaoi en vivo y en directo» Sin darse cuenta por culpa de sus pensamientos había comenzado a sonreír con cierta diversión. Si, lo más posible es que estuviese equivocada, pero sin duda todo era más divertido dentro de su cabeza —Dices que no te preste atención, pero me sigues arrastrando, es imposible que no te preste atención si haces eso ¡Debo estarlo en caso que desees matarme!— Bromeo, aunque era más como un chiste interno debido al arma que había conocido en aquel bosque —Entonces… ¿Vamos a la enfermería y luego me dejaras ya no preocupado? Pues hablemos mientras tanto ¿Quién es el “loco” de quien hablabas?— ¿Sutil? ¿Anya? Claro que no, eso no estaba en su naturaleza, ella solamente estaba interesada en saber si sus raras ideas eran correctas o no.
avatar
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 03/10/2015
Puntos : 80
Localización : In the wonderland~ (?)
Ver perfil de usuario

Anya Clownlay
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Life's a game of shi* [Priv. Alan Blanco]

Mensaje por Alan White el Sáb Dic 31, 2016 1:42 am

Aquella chica era interesante, más que interesante resultaba ser bastante divertida, lo cual lo hacía mucho mejor, normalmente se habría dejado convencer al verla levantarse pero finalmente decidió que lo mejor era al menos comprarle algo frío y finalmente dejarla en libertad condicional para que hiciera lo que quisiera. Una sonrisa animada se asomó en su rostro mientras caminaba hasta que finalmente escucho sus palabras. —Estoy acostumbrado a ganar. —en su tono se hablar no había maldad, era una forma de decirlo tan sencilla que nadie jamás podría tomarlo como una burla, aunque claro nunca se sabía del todo cómo reaccionaría cualquier persona ante un comentario tan arrogante y egocentrico de ese tipo.

Siguió avanzando finalmente soltando la muñeca de Anya, no se había avergonzado de llevarla así por un rato y cuando la soltó lo hizo con una naturalidad que parecía que nunca la habia tomado para comenzar. Normalmente se sentiría sumamente nervioso pero aquel día iba con una actitud un tanto más positiva porque había podido huir de las gradas y de las miradas de aquellas chicas, lo hacían sentirse incómodo, el odiaba estar incomodo como muy pocas cosas. No estaba acostumbrado para nada a aquellas atenciones y aveces incluso pensaba que ellas solo lo hacían por molestarlo pues siempre hablaban de lo adorable que según ellas lucia Alan cuando se ponía nervioso. El no era adorable, tampoco era un buen chico. Inflo una mejilla observando al frente y nuevamente se giró en dirección a Anya.

Si quisiera matarte habría puesto más fuerza en ese balón—. Comentó sonriendo para ella de forma traviesa mientras avanzaba por el enorme patio del colegio, sus ojos se posaron en las enormes puertas de la escuela e hizo un ademán de dejarla pasar a ella primero, a pesar de que no tenía idea del cómo comportarse del todo con una chica si que sabía ser caballeroso, esos es lo que le habían enseñado desde pequeño. Siempre había que ser amable con las mujeres así que sabía las reglas básicas de la sociedad para tratar a una chica. — Bueno pues el es... — Iba a decirle que se trataba de su hermano, un hermano que últimamente no hacia si no meterse en problemas y rondar a Alice... al pensar en la bruja sus mejillas se ruborizaron un poco, lo había notado el día que se vieron, a su hermano sin lugar a dudas le gusta la chica aunque no estaba del todo seguro de que sentía la chica por el, pero el solo pensar en el que se gustasen entre ellos hacia que,a cabeza de Alan explotara, no podría soportar la idea de verlos tomados de la mano ¿como haría para verlos en algún momento romántico? Si ni siquiera podía ver el beso de dos personajes de caricatura tomándose de la mano sin el mismo avergonzarse ¿como se suponía que haría cuando se trataba de su hermano?

Suspiro y volvió a ver a Anya quien esperaba por una respuesta y cuando estuvo por terminar lo que había comenzado sintió un picoteo en su pierna, bajo la mirada para encontrarse con una gallina que picaba furiosamente su pantalón... —¿Que hace una gallina aquí? —Suspiró y de pronto observó como un montón de gallinas corrían hacia ellos a gran velocidad. ¿De donde habían salido y porque el siempre tenía que lidiar con animales de granja cuando estaba en la escuela, antes habían sido patos, ahora gallinas, que seguían ¿gansos? ¿Vacas? ¿Caballos? ¿Cerdos?  O se pudo cuestionar mucho más pues aquellos animales amenazaban con atacarles por lo que son pensarlo dos veces romo la mano de Anya de nuevo echando a correr hacia el lado contrario del que venía la estampida de gallinas. —Creo que atraigo a los animales de granja. —comentó mientras se ocultaba junto con la chica detrás de unos botes de basura (otra vez) y veía a los animales correr por frente a él y a un chico corriendo tras ellas. —Tal vez es el destino que me llama a ser granjero, seguro que Z me acompaña para que criemos animales ahí. —comentó aún inmerso en sus pensamientos y volviéndose de nuevo hacia Anya con una sonrisa en el rostro un tanto nerviosa. —No te has hecho daño con la carrera repentina ¿no?
avatar
Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 08/06/2014
Puntos : 290
Localización : Por aquí o por allá
Ver perfil de usuario

Alan White
Cuatro Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Life's a game of shi* [Priv. Alan Blanco]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.