Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Miér Sep 13, 2017 3:33 pm por Misogi Kumagawa

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Miér Sep 13, 2017 3:13 pm por Silver / Albert Froste

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Good Boy [piv. Libby]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Good Boy [piv. Libby]

Mensaje por Alan White el Sáb Jul 09, 2016 6:23 pm

Se encontraba sentado a modo de indio, con las manos sujetando su tenis mientras observaba al cielo. Sus ojos no veían realmente la belleza de aquel día azul con unas pocas nubes esponjosas color blanco, era su cerebro el que veía más allá de todo eso, pensaba en el día que había perdido a su hermana, pensaba en Zerick y sus múltiples travesuras, la forma en que de alguna forma habían logrado bloquear aquellos dolorosos recuerdos. De vez en cuando Alan era así, se ponía a pensar demasiado en las cosas que se supone debería de olvidar. Suspiro profundamente mientras bajaba la mirada, la mayoría de los chicos jugaban animados en el parque, aquel día era Básquet, él quería unirse, se lo habían pedido de hecho, pero al mismo tiempo sentía nervios aquel día se sentía especialmente torpe.
¡Venga Alan! –grito uno de los chicos sonriéndole amablemente. –Es imposible que un jugador como tú le vaya mal. –Todos asentían y gritaban confirmando. Por lo mismo el ojiazul se puso de pie al momento mientras avanzaba con una sonrisa hacia sus amigos, era inevitable para el decir “si” a todo, era como un acto automático, un reflejo involuntario que el chico no podía evitar. Los recuerdos tristes y dolorosos poco a poco se alejaron de su mente y sus preocupaciones desaparecieron como si jamás hubieran existido. No sabía si era un don, una deficiencia o simplemente un acto de autodefensa, pero su mente normalmente no funcionaba correctamente y eso era lo que le permitía ser feliz, sin preocupaciones.

Vale, vale, entro. –comento sonriendo a los chicos que sonrieron gritando que lo querían en su equipo, una pequeña disputa se realizó del donde jugaría el chico de cabellos celestes, pero lo cierto es que Alan a final de cuentas terminaría jugando en ambos lados por cortos periodos. El chico que amaba más los deportes que nada, que gustaba de ayudar a la gente y que en su mayoría de tiempo se encontraba despistado o demasiado avergonzado. Podría decirse que era alguien feliz.

El juego no se hizo esperar, eran rápidos, todos era buenos en aquel deporte, el balón volaba en todas direcciones, hasta que finalmente un mal pase hizo que este saliera de la cancha volando lejos de las gradas, todos comenzaron a gritar que alguien debía de ir por él, se había introducido un poco cerca de los arbustos, el ojiazul sonrío y se secó el sudor del rostro con la camiseta y después comenzó a correr en dirección a donde el balón se había ido. Claramente sin haber notado que posiblemente había golpeado a alguien. Observo a la chica, posible víctima de su balón. – ¡Hey! –saludo acercándose a ella y sonriéndole ignorando por un momento el balón. –Lo siento, ¿te golpeamos con el balón? –Pregunto un poco preocupado mientras la observaba fijamente a los ojos. –Por qué de haber sido así lo siento mucho, ven para que te dé un poco de agua… o hielos… tal vez debería llevarte a la enfermería… -comento en tono rápido y preocupado pensando en lo que sería mejor, sin si quiera saber si de echo la habían lastimado, lo cierto es que el balón había caído cerca de ella, pero el peliazul ya pensaba en los peores escenarios.
avatar
Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 08/06/2014
Puntos : 290
Localización : Por aquí o por allá
Ver perfil de usuario

Alan White
Cuatro Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Good Boy [piv. Libby]

Mensaje por Invitado el Lun Jul 11, 2016 12:11 pm

Otro día, otro recorrido que ésta vez la llevó al parque de la ciudad. Ya habían transcurrido dos semanas desde su llegada a Death City, era el tiempo más largo que había pasado en una de las tantas paradas de su recorrido vacacional ya que era suficiente para conocer los puntos más interesantes y los por menores de la locación. Pero algo había en ese sitio que a hacía sentir que aún no había conocido lo suficiente. Era una mañana fresca, y era mucho decir dado que estaban justo en el medio del desierto de Nevada. Había bastante algarabía y actividad a pesar de que era día de semana. Quizo asociar la imagen a algún recuerdo de su infancia pero fue en vano, su madre nunca la llevó al parque de Collinsport ante la negativa de sus abuelos y los pocos que sí visitó fue durante su época de actriz infantil. Puras cuestiones de trabajo, nada de disfrute.

-¡Aaaa! ¡No! ¡Aleja eso de mi! ¡Mamá!- Estaba a punto de dar la media vuelta para regresar a la posada cuando escuchó la voz de una niña que sonaba asustada. Instintivamente su mirada se tornó a donde había percibido el origen de los gritos. Por suerte la escena no era del todo peligrosa pero igual se aproximó a un trío de niños que no pasaban de los 8 años que acorralaban a una niñita de la misma edad. -¿Qué está pasando aquí?- Les preguntó, usando el tono de voz que normalmente usaba con su hermanita cuando hacía una de sus rabietas. Los niños se dieron la vuelta, alarmados por haber sido descubiertos en plena sesión de bullying. Dos de ellos chillaron y se echaron a correr antes de que Libby les pudiera ordenar que se detuvieran. El tercero se quedó congelado, sosteniendo con más fuerza de la debida a una pobre rana. -¡Oye, oye! Sostenla con más cuidado, puedes lastimarla...- No pretendía quitarle el animalito, sólo quería enseñarle la mejor manera para sostenerla. Pero el niño entró en pánico, pensando tal vez que la rubia lo iba a disciplinar o algo por el estilo, por lo empujó la rana a la manos de la joven (casi aplastandola en el proceso) y salió corriendo en la misma dirección que sus otros dos amigos.

La niña volvió a chillar, pensando que la primera criatura verde había quedado en libertad y le saltaría encima, pero en realidad estaba en las manos de la rubia. La rana estaba algo inquieta luego del tremendo susto de casi sentirse aplastada. Libby la sostuvo con la firmeza suficiente para que no saltara y al mismo tiempo no lastimarla. -Nonononono, no grites. Todo está bien. Ella no te va a hacer nada, ¿ves? Está igual de asustada que tú.- El corazoncito del pobre animal latía bastante rápido, parecía que casi iba a reventar. La niña miró a la criatura de reojo y luego a Libby. A pesar de que la situación estaba bajo control, la chiquilla salió corriendo llamando a su mamá. -... Realmente espero no meterme en problemas.- Que la tacharan de abusona era lo que menos necesitaba su reputación. -Bueno amiguito verde, ¿de donde saliste tú?- ¡Croak! Fue la respuesta de la rana. La joven sonrió a medias, pensandose tonta al preguntarle algo a una rana, pero el sonido recibió una respuesta. Otro Croak, pero uno mucho más grave y que de seguro le pertenecía a un macho adulto. El animalito en sus manos y el otro entablaron una conversación que le sirvió a la chica como guía para llevar al pequeño con lo que parecía ser su grupo.

El intercambio la llevó cerca de la cancha de baloncesto donde unos chicos participaban en una acalorada competencia. Cerca de la cancha había un espacio con arbustos de donde provenía el sonido de la rana macho. Pasando la espesura se encontró con un trío de ranas. A diferencia del terreno donde se podía caminar en el parque, la tierra en aquel espacio era suave y húmeda, lo que indicaba que por ahí corría algún manantial subterraneo. Libby se agachó, manteniendo su distancia para no asustarlos, y dejó en libertad al pequeño. Este saltó hasta su grupo y todos comenzaron a croar al mismo tiempo. -Supongo que tienes mucho que contarles.- La reunión se vio interrumpida por la sorpresiva entrada de una pelota de baloncesto que robotó contra el tronco de un árbol hasta suelo que por su textura puso un alto a su trayectoria. El grupo de ranas saltaron despavoridas y los pajaritos en el árbol se quejaron ante el ataque en su hogar. Un muchacho de cabellos azules llegó casi al instante y al ver a Libby comenzó a disculparse, pensando que le había hecho daño.

-No, no. Yo estoy bien. El balón dio con ese árbol, no conmigo.- Dijo, meneando su cabeza y sus manos para darle a entender que se encontraba bien. Claro, el balón la había asustado, pero no era nada del otro mundo. -Aunque creo que ellos se sienten agredidos.- Añadió mientras señalaba en dirección al árbol golpeado. Ninguna de las aves salió volando pero se escuchaba claramente el desenfrenado e indignado piar, el ataque de pelotas voladoras era el pan de cada día y de cierta forma debían de estar acostumbradas. -Ese fue un pase con mucha fuerza para haber llegado hasta aquí. Hace un rato les pasé por el lado... no pensé que a un grupo tan bueno se les podía escapar una pelota. ¿Pertenecen al equipo de la ciudad o algo así?- Comentó la joven mientras se agachaba para recoger el balón. Antes de que pudiera levantarlo, la pequeña rana verde que había rescatado hizo un acto de reaparición y saltó para colocarse en la parte superior de áspera esfera, luciendo como un rey en su trono recién conquistado. -Oh vaya, mira quién quiere ir a jugar contigo y tus amigos.-

Volver arriba Ir abajo

Re: Good Boy [piv. Libby]

Mensaje por Alan White el Mar Jul 19, 2016 10:55 am

Asintió aun un poco preocupado, pero al menos no había golpeado a la chica por lo que suspiro aliviado, más las pequeñas aves asustadas decían otra cosa, junto ambas manos a modo de disculpa mirando hacia la copa del árbol. –Lo siento pequeñas avecitas. –dijo con sinceridad mientras se agachaba nuevamente hacia la chica y sonreía con un poco de orgullo. –Fue un pase que yo lance, creo que no pudieron atraparlo. –se puso en cuclillas para quedar a su altura. –A veces me emociono un poco cuando juego cualquier tipo de deporte. –admitió un poco avergonzado y mirando emocionado a la rana que subía a su pelota. -¡Hola señor rana! –saludo efusivamente mientras lo observaba. –Tal vez solo quiere que dejemos de jugar para que no golpeemos de nuevo cerca de este lugar. –comento mirando como hipnotizado a la rana, la verdad es que aquellos ojos que lo miraban tan fijamente comenzaban a poner nervioso al ojiazul que rasco sin notarlo su rodilla de forma leve.

¿Y porque estás aquí oculta? –pregunto girando hacia ella evitando la mirada de la rana que ya lo había comenzado a poner nervioso. Además hasta ese momento no se había percatado del hecho de que la chica estaba detrás de unos arbustos lejos de la vista de la mayoría de los del parque. De repente abrió los ojos sorprendido y un poco arrepentido, probablemente ella estaba ahí jugando al escondite y él se lo había arruinado. -¿Estás jugando al escondite? ¿Lo arruine? Seguro ahora te encontraran a primera. –comento comenzó lamentarse por tal desdicha en el juego. –Lo siento, no fue mi intención. –comenzó como siempre a disculparse sin antes enterarse del todo sobre la verdadera situación de la chica. – ¡Sabes! ¡Te invitare a un helado para compensar! –exclamo emocionado mientras comenzaba a ponerse de pie, pero antes de tomar la pelota observo nuevamente a la pequeña rana, causándole cierta frustración por no poder hacerse del balón, aquella mirada seguía siendo demasiado para el peliazul que no sabía cómo reaccionar ante tanta presión.

Señor rana, baje de la pelota. –comento observándolo nuevamente, aquello se había vuelto una lucha de fuerza de voluntad entre la rana y Alan, quien torpemente había decidido luchar observando a la rana, concentrándose totalmente en ella/el, más cuando la rana hizo su habitual sonido de croar Alan salto cayendo de culo al suelo y observando a la misma. – ¡Eso no es justo señor rana! –reclamo poniéndose de pie y tomando el balón para ponerlo a su altura mientras lo observaba con un poco de enojo fijamente. –Eso fue trampa, asustarme mientras estaba distraído. –comento negando con el rostro como si estuviera desilusionado por la actitud de la rana. Giro la pelota haciendo que la rana le diera la espalda, pero esta giro la cabeza mirándole con un poco de tristeza, por lo que Alan no pudo soportar y la tomo en manos y la subió a su cabeza. –Está bien señor rana, usted rana, también puede venir conmigo, pero no debe de saltar de mi cabeza. –Finalmente giro hacia la chica nuevamente y le sonrió de forma amable. –Por cierto soy Alan ¿Cuál es su nombre señorita? –pregunto recordando finalmente que no se había presentado de forma adecuada.
avatar
Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 08/06/2014
Puntos : 290
Localización : Por aquí o por allá
Ver perfil de usuario

Alan White
Cuatro Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Good Boy [piv. Libby]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.