Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Hoy a las 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Miér Jul 05, 2017 10:12 am por Misogi Kumagawa

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Miér Jul 05, 2017 10:03 am por Silver / Albert Froste

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Owen el Vie Jul 08, 2016 8:05 pm

Su espalda chocaba contra lo que alguna vez, había sido una pared que definía una habitación. Sentado en el suelo, con las piernas dobladas, de manera que sus rodillas estaban al nivel de sus ojos, Owen esperaba que el sol se ocultara. No le desagradaba el astro rey, pero ni siquiera cuando estuvo vivo había sido un entusiasta del mismo. Quizá tenía algo que ver con el hecho de que ahora, era una criatura con otra forma de vivir, una que regía que la noche era un buen momento para aparecer, y no bajo a luz de sol, a la vista de todos. Bah, de todas formas, no es como si la oscuridad pudiese ocultar su presencia totalmente. Después de todo, su alma echaba unas ondas que, para aquellos entrenados en el tema, era inconfundible.

Death City podía verse a lo lejos, con el Shibusen alzándose entre todo aquellos edificios, donde los últimos rayos del sol acariciaban las calles para dar lugar a la noche. Owen, había decidido no acercarse por un tiempo, manteniendo su distancia, deambulando por los alrededores. No es como si necesitara dormir, el sueño ya no era un problema en su estado actual, pero de día se ocultaba, y de noche salía a pasear. Así que, actualmente, esperaba que el atardecer se apurara, mientras miraba hacia los colores que el cielo mostraba; rosa, celeste, naranja. Y de golpe se sintió viejo, como si hubiesen pasado siglos desde que fue un estudiante, que a esa hora regresaba a casa. Todo eso había quedado atrás ya, y sacudiendo la cabeza de un lado al otro, oculto esos recuerdos de vuelta en los rincones de su memoria. No le gustaban, más que nada porque sabía que aunque sentía un poco de alegría recordando esos días donde todo era más fácil, tarde o temprano, la culpa lo consumiría un poco más, cuando la imagen del cadáver de su madre se hiciera presente. No estaba, aún, lo suficientemente bien para soportarlo. Y de alguna manera, eso estaba conectado a que no le gustara salir cuando el sol surcaba el cielo.

Se movía entre las sombras, esperando que nadie se percatara de él. Y cuando veía que el amanecer estaba llegando, buscaba algún lugar que lo protegiera. ¿De qué? De la luz, quizá. De los peligros que acechaban contra su vida, a pesar que ahora era lo que alguna vez lo arruino. Se encogió, rodeado sus piernas con sus brazos, ocultando su rostro contra los mismos, cerrando los ojos y deseando que el tiempo pasara más rápido, que el sol no tardara tanto en ocultarse.
avatar
Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 27/05/2016
Puntos : 240
Localización : ....
Ver perfil de usuario

Owen
Sin Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Misogi Kumagawa el Mar Ago 23, 2016 4:20 pm

Había sido una tarde un tanto aburrida… realmente Death City estaba empezando a aburrirme. – [Bah… quizás no sea tan fuerte como para atraer a gente poderosa… pero tratándose se mí, tampoco ganaría… después de todo, soy un perdedor nato] – decía mientras me alejaba de la ciudad. En esa tarde solo había logrado comer dos almas: la de un viejo y la de un vagabundo. Fue un poco divertido perseguir al vagabundo… y ganar con trampas al viejo a las cartas… pero al fin de cuentas, seguía aburriéndome con ellos. – [supongo que deberé hacerme más fuerte… ¿por qué me pasara esto a mí, un débil negativo como yo? Solo quiero divertirme…]-.

El desierto ya no era tan caluroso. La noche empezaba a caer, y los tonos anaranjados y azulados del cielo empezaban a mezclarse y oscurecer… - [Quizás debería volver al bosque… pronto empezara la cacería de bestias…] – me decía mientras me giraba hacia la ciudad de la muerte. De algún modo, tropecé con una piedra. Me caí torpemente, y me hice un pequeño rasguño en la mejilla. Me incorporé y me fijé en las piedras con las que me tropecé. Parecían algún tipo de ruinas de una casa, o algo parecido. En medio de las piedras, una mata de pelo rojo quedo fijado en mi punto de vista. Parecía un chico… estaba sentado, allí, en una de las piedras. Me quedé mirándolo. No sabía si me había visto o no, pero de él emanaba una extraña aura de locura. Débil, pero mínimamente perceptible.

Cogí uno de mis tornillos y se lo lancé. Obviamente, no use el “All fiction”, era solo un tornillo pequeño, normal y corriente, ya que tampoco quería hacerle daño. Aunque después me escondí detrás de una de las rocas. Fue un acto reflejo, inconsciente, del cual me reí. De algún modo, quería saciar mi aburrimiento con alguien… ¿y quien mejor que ese extraño sujeto pelirrojo? Además, parecía ser también un huevo de kishin, por lo que también podría ser interesante conocerlo. Por desgracia, no podría devorar su alma… ya probé una y están asquerosas… me revuelve el estómago solo de pensar en su sabor.

Al final, terminé por salir de mi escondite mientras le lanzaba otro tornillo a la cabeza. Con una amplia sonrisa pícara, me quedé mirándolo. – [Hola, jovenzuelo… ¿cómo te va la vida? aburrida, ¿verdad?] – dije mientras sostenía otro pequeño tornillo entre mis dedos. De algún modo, tenía ganas de conocer mejor a ese chico. ¿Quién sabe? Quizás reabría la clase “-13”, esta vez mejor que la anterior, con kishins y otras criaturas, y podía darle una lección a mi vieja enemiga… y, ya de paso, lograr mi antiguo objetivo de erradicar a todos los super-chicos de esa vieja escuela, y de todo el planeta… aunque quizás eso lo deje para un futuro lejano… o quizás no tanto…
avatar
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/09/2015
Puntos : 70
Edad : 17
Localización : En tus peores pesadillas...
Ver perfil de usuario

Misogi Kumagawa
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Owen el Sáb Ago 27, 2016 3:52 pm

Owen tenía los ojos cerrados, como si aquello de alguna forma, lo protegiese. ¿De qué, exactamente? Pues, de los Shinigamis, de los técnicos y armas, de las brujas, de la locura… básicamente, como si encogerse de esa manera evitara que otros notaran su existencia. Era una forma de descansar de todo, de crear una distancia entre él y el resto del mundo, una distancia que le hubiese gustado que fuera real. Owen sabia la verdad, sabía que no iba a poder huir siempre de todo, que en algún momento, su mente daría el brazo a torcer y que la locura lo tomaría hasta el fin de sus días. Era realista, pero aun así, dentro suyo, deseaba que ese día fuese lejano, casi como si no existiese. Aun quería pensar que tenía una opción. De todas formas, no era del tipo que se hundía en la negación. Abriría los ojos, y continuaría su camino, aunque esperaba hacerlo en un par de horas, quizás, más.

Aun así, sus planes fueron interrumpidos. Algo golpeo levemente su brazo, haciendo que abriera sus ojos y dirigiera la mirada a lo que, si no se equivocaba, era un tornillo. Si, un tornillo. Gris, pequeño, con una punta puntiaguda, y demás detalles. Miró a su alrededor. ¿De dónde había salido? Era común que el viento trajese cosas de la ciudad, ¿Pero algo como eso? De un minuto a otro, sintió como un alma, que no estaba ahí antes, y no una cualquiera, una que desprendía una onda de locura, similar a la de él, o más bien, como la que él tendría en algún momento. Se paró de golpe, alarmado. No había tenido mucho contacto con otros seres como él, más que nada por el hecho de que pensaba que estar cerca de los suyos, aumentaría la cantidad de la locura en él. Para su sorpresa, era un muchacho como él, que tenía el cabello negro y una especie de uniforme escolar. Antes de que Owen pudiese observar más cosas, el anterior le tiro otro tornillo como el que ahora yacía en el suelo. No le provoco dolor alguno, pero sí que frunciera el ceño. Ni siquiera le contesto, estaba atento ante cualquier cosa que el otro hiciese. No había nada, después de todo, que impidiese que fuera atacado.– ¿Por qué me tiraste tornillos? –Directo al grano, aunque en su interior, él sabía que esas acciones podían ser fácilmente espontaneas, dirigidas por la locura.
avatar
Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 27/05/2016
Puntos : 240
Localización : ....
Ver perfil de usuario

Owen
Sin Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Misogi Kumagawa el Jue Sep 01, 2016 5:35 pm

Cortado el rollo por la áspera, cortante y directa pregunta del pelirrojo, puse mi mano en la barbilla, sin dejar de reír en ningún momento, y haciendo ver que pensaba en algo. [Vaya… eres muy malo con esto de responder, ¿no? Bueno, que se le va a hacer… maleducados como tú siempre ha habido y habrán en todos lados] dije mientras desplazaba mis manos hacia el exterior de mi cuerpo, poniendo una postura de indiferencia. [Y si he de responder a tu pregunta, pues la respuesta seria… pues… ¡porque quiero y porque puedo!] - dije orgulloso y con una sonrisa siniestra en mi rostro. Hice una pausa. Saqué un tornillo y me lo quedé mirando por un corto rato, sin perder la sonrisa. [Realmente podría decirte cualquier otra excusa, como un… “estoy aburrido y hacer esto me divierte”… o un… “es que quería llamarte la atención, pero soy muy tímido y no sabía cómo hacerlo”… pero, aunque sean ciertas, al fin y al cabo, solo son excusas…]. Seguidamente, le lancé el tornillo que sostenía al pelirrojo. Este quedó clavado a su lado, en la pared.[Sabes, solo quería conocerte un poco, conocer a alguien como yo… pero eres diferente a mi…]dije mientras me acercaba a él, con un paso lento y amenazante, pero con una sonrisa en mi boca, y los ojos abiertos, clavados en el chico. [es como… si quisieras evitar el contacto conmigo… incluso como si… no quisieras ser un Kishin…]dije, esta vez agachándome delante del chico, quedándome cara a cara con él. Ahora, mi cara tenía una sonrisa un poco más siniestra, y lo miraba desafiante, de manera fría. Me quedé mirándole por unos segundos, luego hice una mueca de sonrisa y me alcé, dándole la espalda. [Pero no le hagas caso a este perdedor, que seguro que no ha acertado en nada… tu solo haz lo que debas hacer… ¿o era “lo que quieras hacer”?] -.

Me alejé unos cuantos metros de él y me detuve. Mire al sol, el cual aún seguía visible. [En serio… no estas aburrido sentado allí… en la arena… con este sol… ¿y sin hacer nada?]dije girándome otra vez hacia el muchacho.[En serio, ¿no tienes ni un manga por aquí?] -. Realmente estaba un poco impresionado. ¿Cómo algún ser humano podía estar allí, sentado, sin hacer nada? Ah, claro, que es un Huevo de Kishin… pero aun así, ¿no estaba aburrido? [¿Realmente estas vivo? ¿o eres un muerto viviente que murió de aburrimiento? Estar allí sentado sin hacer nada es… aburrido] dije cambiando, por fin, mi cara a la de aburrimiento, haciendo desaparecer mi habitual sonrisa por una mueca más… aburrida. Y así me quedé, mirando al chico, con mi mueca “aburrida” y con una mirada adormecida, consecuencia de la mueca de aburrimiento.

Pasaron los minutos y seguía mirando al chico. Y, cansado y aburrido, decidí hacer alguna cosa más que mirarnos. Cogí aire y lo expulsé lentamente. Mi sonrisa regresó, y me acerqué al pelirrojo, sentándome justo a su lado. [¿Puedo sentarme? Sé que no es molestia para ti… y si lo es, te jodes]dije sonriente, alargándole la mano al sujeto. [Kumagawa Misogi, el buen perdedor… encantado de conocerte. Espero que seamos buenos amigos… o compañeros… o si ni, conocidos al menos]. Después de eso, solo añadí una sonrisa.[Ahora en serio, ¿no estas aburrido?] -.
avatar
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/09/2015
Puntos : 70
Edad : 17
Localización : En tus peores pesadillas...
Ver perfil de usuario

Misogi Kumagawa
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Owen el Sáb Sep 17, 2016 12:56 pm

Owen nunca había sido muy sociable, en realidad, era más del tipo que camina con la cabeza gacha y sin hacer ni un solo sonido, esperando no llamar la atención. Siempre había sido así, desde niño, teniendo por ende, un círculo de amigos pequeño. Y a él, nunca le había importado, no necesitaba tener una multitud tras de él, y el hecho de que se convirtiera en una criatura cazada y perseguida hasta su muerte, solo había multiplicado las habilidades del pelirrojo para no llamar la atención. Desgraciadamente, aunque evitaba a toda costa lugares demasiado concurridos, a veces sucedían encuentros con otros seres, que parecían ser inevitables. Como ahora, por ejemplo, donde aquel Kishin de apariencia juvenil pareciera burlarse del muchacho. Aunque lo escuchaba, lo que pasaba por la cabeza de Owen era otra cosa: La locura, eso, lo había consumido. Solo se había enfrentado anteriormente una sola vez con alguien como él, huyendo sin presentar demasiada resistencia, y esperaba que ahora, las cosas no se pusieran violentas. Después de todo, los Kishin no tenían una forma en particular sobre cómo comportarse, dependía demasiado de su estado mental actual, y este variaba de formas casi inimaginables.

El pelirrojo ni se movió cuando el otro le lanzo un tornillo, estaba claro que no había fallado, había apuntado a ese lugar junto a su cabeza. Sentía que si intentaba escaparse, las cosas no terminarían bien, no en agresividad, pero le daba la impresión de que sería seguido, y dos almas de Kishin eran como dos alarmas fuertes que atraerían a todos los técnicos y armas de los alrededores.– ¿Por qué piensas eso? –Le preguntó. No parecía ser un idiota, el chico enfrente era observador, o simplemente tenía suerte, pero en su interior, Owen comenzaba a entrar un poco en pánico. No le gustaba cuando las personas, o cualquier cosa, lo ¨leyera¨. Lo hacía sentirse vulnerable y débil, propenso a cualquier cosa, incluso frágil. Evadió la mirada del muchacho, concentrándose en unas pequeñas piedras a sus pies.– ¿Qué crees que somos nosotros, los Kishins? ¿Vivos o muertos? Después de todo, pasamos por ambos procesos. –Respondió. Era cierto, porque alguna vez, Owen fue humano, aunque tuvo que morir luego, para pasar a ser lo que era ahora.

Su cuerpo se tenso un poco cuando sintió al muchacho sentarse a poca distancia de él, a su lado. Para empezar, no estaba acostumbrado a la compañía, siempre había sido una persona más bien solitaria, y ahora más que nada, la soledad era lo más cercano a un acompañante. Se preguntó si estaría planeando un ataque, si intentaría dañarlo. No era muy probable, después de todo, esperaba que él se sintiera de la misma forma sobre comer almas de Kishins; No eran deliciosas. Para nada. No le abrían el apetito, es más, el pensar en devorarlas le daba una sensación parecida a tener el estomago revuelto.– Perdedor. –Repitió tras él. Le daba curiosidad que se nombrara a sí mismo de esa manera, ¿Lo hacía solo porque sí o realmente tenía una razón?.– Owen. Solo… Owen. –Correspondió la presentación. Desde el cambio, el muchacho daba solamente su primer nombre, dejando su apellido y todo rastro de él, atrás. No le veía mucho sentido, pero tampoco le parecía mal. Solo pensaba que, al no ser ya el humano nacido como Owen O’Flainn, no tenía derecho a seguir usando ese nombre. Pero tampoco pensaba en cambiarlo, quizás como un mecanismo de defensa, intentaba aferrarse con tanta fuerza a su vida pasada, dando la espalda al abismo de locura que lo esperaba.– Bueno… no vine para divertirme tampoco. –Bufó.– Ya sabes, no quiero acercarme a la ciudad. No cuando aun hay luz al menos. –Dijo, como si fuera lo más obvio del mundo.
avatar
Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 27/05/2016
Puntos : 240
Localización : ....
Ver perfil de usuario

Owen
Sin Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Misogi Kumagawa el Sáb Sep 24, 2016 11:03 am

- [¿Solo Owen? Bueno… en ese caso, encantado igualmente] – le dije al contrario. Ya había empezado, al menos, con la presentación. Ya era un avance para conocer a alguien como él… y quizás hasta llegara a convertirse en un nuevo compañero de fechorías… aunque viendo lo parado que era el pelirrojo, quizás eso sería un poco más complicado… - [¿Si no has venido a divertirte, entonces solo vienes para esconderte del Shibusen? Esa no es una excusa valida… yo vengo de la ciudad, y no me he metido en problemas… creo que aún soy débil para ser percibido, y ese es el mejor momento para devorar almas… bueno, es este o de aquí un rato, en el bosque… ¡podrías venirte, si quieres! La cacería nocturna esta animada últimamente… incluso a veces aparecen algún que otro humano perdido… ¡ese es el mayor trofeo de la noche!] – le decía sonriente al chico, el cual seguía tan apagado como antes. – [venga… no dirás que no a eso también, ¿verdad?] -.

El sol bajaba lentamente esa tarde, la cual parecía no acabar. La cacería empezaba en unas horas, y ahora quería convencer al pelirrojo de que se uniera a la fiesta. Pero este no parecía querer hacerlo, o al menos a mi primera impresión, así que intente socializar un poco con el. – [Antes has dicho algo sobre los Kishins… sobre qué es lo que somos… ¿cierto?] – Dije con un aire un poco más decaído – [Veras… realmente, creo que  un Kishin es alguien que no necesariamente murió… yo nunca he muerto, por mucha gente que me haya querido matar… yo nací siendo odiado, por todos, así que terminé siendo odioso. Nadie quería estar conmigo, solo ser nombrado ya provocaba miedo… incluso lavé más de dos celebros en la universidad con mis ideas… pero un día me enamoré… supongo que eso es lo que terminó con la poca cordura que me mantenía en pie… y entonces quise comprobarlo… que la quería…]– hice una pequeña pausa. Mi sonrisa reapareció mientras le decía alegremente – [así que le arranque la cara] -hice otra pausa, mientras miraba la expresión del chico. – [Entonces me di cuenta que me gustaba, porque incluso sin cara, su sangre me parecía atractiva… así que me comí su alma… ¡y fue la más deliciosa que probé!] – dije un tanto excitado. Recuperé mi sonrisa y mi tono de voz normal, y proseguí con la explicación – [A lo que quiero llegar es… que hay Kishins que murieron antes de convertirse en uno, otros que se convirtieron durante la vida… y otros que nacieron siendo uno… un Kishin es alguien que quiere vivir, sin preocuparse de que los demás lo odien o lo respeten… seguramente yo, que nunca gano nada, nací siendo uno…] – terminé con un tono más apenado, quizás para darle lastima al chico, quizás porque realmente lo estaba… quien sabe.

El sol seguía presente, pero estaba cansado de estar sentado, así que me levanté mientras decía en voz alta – [Porque los humanos nacen sin propósito, viven sin razón alguna y mueren por nada…el mundo no tiene sentido y nuestras vidas no tienen rumbo alguno…entonces… ¿Por qué demonios nacemos?] – Me giré lentamente hacia el pelirrojo con una expresión seria – [Por eso nacen los Kishins, para dar un sentido a la vida, mientras ellos marcan un objetivo para permanecer viviendo… la diversión y la locura] -. Tras esas palabras, le alargué el brazo para ayudarlo a levantarse. – [Sonríe, Owen… ya no eres humano, ahora debes buscar tu objetivo, para hacer que este estúpido mundo siga vivo… ven conmigo al bosque, a la cacería de almas. Allí, te enseñare a divertirte] -. Y así, esperé la acción de respuesta del chico. Quizás había parecido un poco a discurso de chico “Cool”, pero me gustaba hacerme el “Cool”, así que, mientras me siguiera, estaría contento.
avatar
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/09/2015
Puntos : 70
Edad : 17
Localización : En tus peores pesadillas...
Ver perfil de usuario

Misogi Kumagawa
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Owen el Dom Oct 02, 2016 7:40 pm

El muchacho a su lado, o más bien, la criatura que era ahora, cuestionaba sus decisiones. Parecía querer incitar al pelirrojo a salir de ese caparazón de donde se estaba escondiendo, y al mismo tiempo, se veía como si no comprendiera francamente las razones de Owen para permanecer donde estaba. Éste se preguntó internamente si eso se debía a su personalidad, o la locura le había quitado todo pensamiento lógico, simplemente siendo guiado por el deseo de causar caos y devorar almas a su paso. Aunque, en algo si tenía razón. Al ser ambos de nivel bajo, al parecer, tenían más chances de sobrevivir, si es que no llamaban la atención, claro. Sus almas podían camuflarse a una distancia prudente, evitando que sus alrededores se alarmaran. Y ese tipo de perfil bajo, era el que Owen buscaba.– Consumo las almas cuando es necesario que lo haga… no busco divertirme en el proceso tampoco. –Le explicó, con una mínima esperanza de que su oyente comprendiera. Y no le sorprendería si se le reía en la cara, puesto que Owen entendía, que las criaturas como él, figuraban como monstruos sin conciencia ni miedo, que tenían como único propósito alimentarse de las almas de aquellos que no habían tenido tanta suerte como para evitarlos.– Y el bosque sigue siendo cercano a la ciudad… Aunque es verdad que las personas suelen perderse con facilidad. Aun así, ¿No te… preocupa llamar la atención? Tienes una ciudad llena de personas cuyo trabajo es terminar con nosotros a poca distancia. –Y con eso resumía, más o menos, porque estaba en las afueras.

Escuchó en silencio la explicación de Misogi. Aunque nunca lo admitiría frente a frente, esta era una buena y rara oportunidad de hablar con otro Kishin. Los pocos que había encontrado, habían intentado asesinarlo o simplemente, habían perdido la paciencia, haciendo que fuese difícil entablar una conversación con ellos… o al menos, que entendieran lo que se les quería decir. Misogi ponía en duda si estaba loco o no. Algunas de sus respuestas eran comunes, como las de cualquier otro muchacho, y Owen hasta dudo en algún momento que llevara su tiempo convertido. Pero, al finalizar el azabache su relato, la piel del pelirrojo se erizo momentáneamente y podría jurar que sus dientes chocaron haciendo un chirrido débil. Ya le quedaba claro, que Misogi se había entregado, al menos parcialmente, a la locura mucho antes de ser lo que era ahora. Y es que hablaba de eso tan fácilmente, incluso orgulloso de sus hazañas. Aunque no dormía, Owen era perseguido, ocasionalmente, por los recuerdo de la primera alma que devoro, la de su madre. Aquella que empezó con la pesadilla, y aunque las siguientes víctimas eran desconocidos, el pelirrojo sentía una pequeña punzada de culpa por haber terminado con sus vidas.

¨Ya no eres humano.¨ Esas palabras fueron como un balde de agua fría. Aunque lo sabía, aunque había pasado mucho tiempo desde que lo había asumido, que alguien más se lo dijera, escuchar aquello lo paralizo por unos segundos. Se preguntó, si aún tuviese corazón, éste latiría rápidamente. Se preguntó si era verdad, que la locura era contagiosa, si estar cerca de otros Kishin hiciese que su cordura lentamente fuese arrastrada, porque de todo lo que había dicho, el pelirrojo podía verle la lógica, al menos parcialmente, de alguna de sus opiniones. Ya no tenía sentido vivir como un humano, no lo era. Y nunca volvería a serlo. No tenía que guiarse por los mismos valores de antes, ni sentir pena por aquellas almas que se perdieron en su apetito. Después de todo, era su naturaleza, era como cualquier animal sobreviviendo. Miro por unos segundos a Misogi, quien le extendió una mano, dando a entender que quería llevarlo con él al bosque, a donde personas solían perderse y por ende, la cena estaría servida. Su mente estaba en blanco, como una televisión sin señal, procesando todo pero de una forma que ni él podía entender. Casi como un reflejo, extendió su propia mano, buscando apoyo en la otra para poder pararse. Y una vez en pie, viéndolo cara a cara, se limitó a responderle.– Iré al bosque. Te acompañaré. Pero no prometo unirme a la cacería. –Le advirtió. En el fondo, el pelirrojo esperaba que esa voz, su conciencia, su lógica, su cordura, le gritara que eso estaba mal, que no debía acompañar a Misogi. Pero ya no escuchaba nada.

Spoiler:
Lamento la tardanza, no terminaba de convencer la respuesta y al final tiré esto xd. Y... bueno, creo que puedes cerrar el tema tú si te parece, y continuarlo en el bosque.
avatar
Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 27/05/2016
Puntos : 240
Localización : ....
Ver perfil de usuario

Owen
Sin Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Misogi Kumagawa el Jue Oct 06, 2016 2:51 pm

Unos pocos segundos se convirtieron en siglos. El pelirrojo parecía estar dudando… pensando en que debería hacer. Mi mano seguía tendida hacia él, como apoyo, como salvación de su aburrimiento… como nuevo compañero Kishin… esos silenciosos segundos en los que el llamado “solo Owen” decidía si tomar el camino correcto o esperar sentado se hicieron eternos. Solo una suave brisa hacia levantar un poco la arena del desierto, y hacia ladear suavemente los cabellos del pelirrojo y los míos. Tras esos siglos de silencio, el joven kishin extendió su mano también. Con una amplia sonrisa, quizás un poco más siniestra de lo normal, ayudé a Owen a levantarse de su acomodado lugar. Este dijo algo que todo buen niño le dice a la gente… eso de no meterse en problemas y prometer cosas… cosa que le respondí con una sonrisa un poco más siniestra que la anterior y cerca de su oído, con un tono de voz baja: - [Chico… un consejo… nunca hagas promesas que sabes que no vas a cumplir…] -. Y así, con una mirada fugaz buscando los ojos de mi acompañante, hice una pequeña señal, indicando que nuestra marcha hacia el bosque empezaba.

El camino era un poco largo, lo suficiente para llegar al bosque nada más empiece la cacería. Así que, mientras el sol iba bajando lentamente, decidí hacer entretenido el trayecto, explicando un poco por encima las normas del juego. – [Bien… vamos a repasar las normas de la caza de esta noche…] -. Desvié mi mirada hacia el chico, el cual me iba observando. – [¿Qué? ¿Creías que no había reglas? Pueden ser bestias nocturnas, pero son bestias respetables...] – le decía mientras devolvía mis manos a los bolsillos. – [Te cuento… todo empieza con el aullido del viejo Gran Lobo… una vez aúlle, es un todos contra todos. Cuando cruzas la mirada con alguna presa, empieza el combate. No puedes huir hasta que uno de los dos muera… por lo que el combate es primordial. Por suerte, no hay muchas bestias fuertes… y las pocas que hay son unas conocidas mías, así que suelen evitar el combate conmigo… es un poco trampa, pero es mejor así…] – decía sonriente haciendo leves gestos con una mano mientras iba girándome para controlar al pelirrojo – [¿Lo vas pillando?] – iba diciéndole. Sabía que, al mínimo despiste, el chico podía huir de mí en cualquier momento. Es cierto que este había querido venir por voluntad propia, pero me parecía que seguía dudando de la caza.

El bosque aún quedaba un poco lejos, así que proseguí con la explicación. – [Tras terminar un combate debes guardar el alma del derrotado en esta bolsa que te van a dar unos búhos…] – le decía mientras le enseñaba una pequeña bolsa de cuero. – [Metes las almas que vas ganando aquí… hasta el segundo aullido del Gran Lobo. Entones, todos los combates se detienen, estén como estén. Todos nos reunimos en un claro del bosque. Entonces, de todas las almas que tienes, tres son arrebatadas y se dejan en el centro del claro. Al tercer aullido, has de correr a por las máximas almas que puedas. Todo vale, así que puedes golpear y matar a cualquiera mientras corres. Una vez coges un máximo de cuatro almas, corres al bosque e intentas sobrevivir de cualquier ataque. Hasta el cuarto aullido del Gran Lobo, que marcará el final de la cacería. Después del aullido, no vale ningún ataque contra los participantes, pues será penado con la muerte del que infrinja esta norma] – dije concluyendo así mi explicación de las reglas.

Estábamos ya delante del bosque, cuando recordé que se me había olvidado algo muy importante para decirle al novato. – [Ah, se me olvidaba… ¿sabes lo de las tres almas del claro que te dije antes? bien… si no las traes, tu alma será la que sustituya a las que te faltan… y una vez pises el bosque, no puedes evitar la cacería, o serás devorado por el Gran Lobo] -. Con una sonrisa delante de la entrada del bosque, dejando caer esa última advertencia, y con la luna alzándose sobre las copas de los árboles, un fuerte aullido retumbó por todo el bosque. La cacería había empezado.





NOS TRASLADAMOS AL "BOSQUE"
avatar
Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/09/2015
Puntos : 70
Edad : 17
Localización : En tus peores pesadillas...
Ver perfil de usuario

Misogi Kumagawa
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't wanna be found. {Priv. Misogi Kumagawa}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.