Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Ayer a las 4:34 am por Harley Quinn

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Miér Jul 05, 2017 10:12 am por Misogi Kumagawa

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Afterglow {Priv. Lucien Levathein}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Afterglow {Priv. Lucien Levathein}

Mensaje por Shai el Miér Abr 13, 2016 7:53 pm

Si había algo en DC que llamara la atención de Shai, además del Shibusen, del astro rey que se reía a veces a carcajadas y de la luna que tenía un aura un tanto perturbadora, entre otras cosas, era la ausencia de un centro comercial. De esos grandes edificios con escaleras mecánicas, ventanas anchas de cristal, y numerosos artículos que en general eran caros. Tenían en su lugar, algo llamado zona comercial, la cual eran numerosos negocios, cuyos edificios no superaban los tres pisos como mucho y que raramente llegaban siquiera a esa altura, uno al lado del otro durante varias calles. Estos locales, podían ser de cosas totalmente normales, como ropa, juguetes o pequeños restaurantes, establecimientos que encontrarías en cualquier parte del mundo y asimismo había otros con nombres peculiares, pero a juzgar por lo que mostraban en las vidrieras, a la rubia se le dificultaba definir cuál era su mercancía; Había desde extrañas botellas con líquidos de dudosa procedencia, alimentos cuyos nombres no podía pronunciar correctamente, hasta personas que ofrecían extraños servicios como los de evaluar la intensidad del alma de uno. La francesa decidió no entrar a ninguno de estos lugares, al menos no de momento, puesto que siempre que divisaba uno, inmediatamente sus ojos lograban captar otro que le llamara la atención.

Después de todo, no conocía esta parte de la ciudad, al menos no en profundidad. Había pasado unas cuantas veces antes, pero nunca se había internado como hasta éste momento. Aunque desde que fue pequeña, siempre había seguido ordenes al pie de la letra, nunca había hecho nada que considerara imprudente, aquí se sentía como una niña de nuevo. Con un entusiasmo claro en sus ojos, y la fascinación de ver el lugar por si mismo. Ahora tenía la libertad para hacerlo, para recorrerlo sin pensar en que tenía alguna clase a la que asistir, o que si se quedaba demasiado tiempo recibirá un sermón por parte de su padre. Era raro pensar, que para haber conseguido esa libertad, había costado tener que poder convertirse en un arma y viajar sumamente lejos de su familia. Y aun así, aun era controlada de muchas maneras.

Pero no iba a deprimirse ni lamentarse, había que aprovechar el momento de calma que había conseguido. Como ahora, que se había parado frente a dos tiendas, una cuya vidriera estaba cubierta por una sábana negra y al lado de la puerta color violeta oscuro había una vela gris, y la otra, cuya apariencia era todo lo contrario pues se vendían juguetes para niños, y con solo asomarte un poco contra el vidrio de la puerta podías visualizar miles de luces, peluches, muñecas y demás. Shai se preguntó si el orden de los locales era por pura suerte, o consecuencia del sentido del humor de alguien. De cualquier forma, no cambiaba el hecho de que disfrutara el ambiente. Había muchas personas esa tarde, a pesar de que el sol no demoraría en ocultarse y darle paso a la luna, el movimiento de gente seguía siendo como el de una gran ciudad. Y mientras más comenzaba a oscurecer, quedando en medio del crepúsculo, la masa de personas comenzaba a dispersarse, haciendo que fuera un poco más fácil el continuar con su paseo.
avatar
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 18/11/2015
Puntos : 300
Ver perfil de usuario

Shai
Sin Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.