Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Mar Nov 14, 2017 3:37 pm por Misogi Kumagawa

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Mar Nov 14, 2017 3:28 pm por Silver / Albert Froste

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.less
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Diamond Eyes [Privado; Alcyna]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Diamond Eyes [Privado; Alcyna]

Mensaje por Kiro el Lun Ene 25, 2016 5:35 pm

Soltó un resoplido cansado, le hubiera gustado suspirar pero las cadenas que amarraban sus tres hocicos no se lo permitían, el hambre lo había estado molestando hace ya tiempo pero empezaba a sentir que no aguantaría más de una semana en ese estado, la verdad es que el único mes que había pasado así se le había hecho eterno y decidió aceptar la muerte lenta que le esperaba a causa de la inanición. Pero primero, vamos a remontarnos a qué lo llevó a estar encadenado en las patas, lomo, e incluso hocicos, con cadenas amarradas todas al suelo.

Cualquiera que se haya leído un par de bestiarios, conocería a los cancerberos, aquellos perros de tres cabezas conocidos por ser bestias implacables, y por que uno de su especie cuidaba las puertas al infierno en la mitología griega. Bueno, no necesariamente conocías el nombre del animal en cuestión, pero probablemente la imagen de un perro enorme con tres cabezas, y especialmente encadenado probablemente te de una imagen mental conocida. El caso es que la susodicha bestia tenía una debilidad. La música. Pero la manera de usar ésta misma era muy compleja, un mínimo error y podías echar a perder un poblado entero, o tu propia vida. Hacía mucho que Kiro pertenecía a Arachnofobia, en el sentido estricto de la palabra, les pertenecía, era solo un instrumento para ellos. Un día de esos, se encontraba a solas con un brujo y un humano común y corriente, estos se encontraban charlando, riendo sobre cosas que al pelinegro le parecían realmente estúpidas, pero decidió ignorarlos. Estaban ahí para recibir un recado, aunque no parecían muy puestos a ello. El humano sacó su celular, al parecer quiso mostrarle a su amigo una canción o un vídeo, pero el sonido robótico de la música no hizo otra cosa que lograr meter a Kiro en un frenesí caótico en el que tomó su verdadera forma y casi aplasta a sus dos acompañantes, para luego correr descontrolado hacia al bosque. Inmediatamente shibusen fue informado y se encargaron de él. ¿Cómo? ¿Llevando a un experto para controlarlo? No, ¿Matandolo? tampoco, lo encadenaron en el bosque al que con frecuencia los alumnos van a practicar, para dejarlo morir de hambre.

Decidió esperar a la muerte, por lo que cerró los ojos y resopló de nuevo, dispuesto a dormirse una vez más. Pero no, algo lo despertó, los tres pares de orejas y las tres narices que poseía habías oído y olfateado algo, alguien que se aproximaba al claro en el que se encontraba encadenado. Se removió, intentando pararse del todo, pero volvió a caer con un estruendo, el golpe seco de su cuerpo contra la tierra y las cadenas moviéndose. Dirigió los tres pares de ojos hacia donde ahora se acercaba una persona.
avatar
Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 25/11/2014
Puntos : 100
Ver perfil de usuario

Kiro
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Diamond Eyes [Privado; Alcyna]

Mensaje por Alcyna Vitiello el Mar Feb 09, 2016 9:38 pm

Como primera impresión uno podría pensar en la rubia como alguien poco disciplinada o incluso irresponsable. Y es que muchas veces su actitud y comportamientos efusivos y un tanto infantiles se podían llegar a malinterpretar. Pero la realidad era que la pequeña italiana no carecía de dichas cualidades y es que solía tomarse las cosas demasiado en serio; la chica de ojos rosados siempre daba todo de sí y un poco más, se esforzaba con los estudios y se esforzaba en sus entrenamientos, y era justo ese esmero en todo aquello lo que la había llevado a adentrarse tanto en el bosque aquella tarde.

Apenas habían dado el toque de salida, había salido disparada hacia la cafetería de la vocacional, se había hecho con comida de las maquitas expendedoras, lo había guardado todo cuidadosamente en la mochila y tras mandar un mensaje a aquel mayordomo que la esperaba en casa con que “Daría un paseo por el parque”, salió corriendo hasta las escaleras de Shibusen, bajándolas con saltitos de dos en dos. Ignorando durante todo su trayecto todas esas miradas curiosas que, lógicamente, se dirigían a la chica que corría con una máscara de gas puesta, todo en pos de mantener su mentira el tiempo que fuese necesario. La autoproclamada “heroína en entrenamiento”, tenía ideas sobre la justicia y los valores muy marcados y que sostenía con firmeza,  sin bien no consideraba mentir de esa manera un acto noble, pensaba en ello como un bien necesario, un par de mentirillas no iban a matar a nadie, todos los héroes mentían a veces, para proteger su identidad, a sus seres queridos y a todo aquel que necesitara de dicha protección, no era fácil, pero era un sacrificio que se había determinado en hacer.

Así pues, a base de dichas mentiras había estado yendo por su cuenta al bosque para entrenar después de clases. Cada día se adentraba un poco más, ignorando por completo las advertencias que se hacen normalmente a los alumnos, el bosque no era un lugar para jugar o explorar por su cuenta, todos hablaban sobre que no solo podías encontrarte con animales salvajes, si no con todo tipo de criaturas mágicas y huevos de Kishin. Pero la jovencita se aferraba con terquedad a una simple creencia que le permitía ignorar todas dichas advertencias como las montañas al viento… ¡Ella era una heroína! Los héroes no temían, no perdían, no se echaban para atrás, estaban siempre listos para todo, por lo que estaba firmemente convencida de que no había problema alguno si se adentraba todo lo que quisiera en el bosque, como un plus, no tenía que usar la máscara ahí dentro, por lo que se la quitaba en cuanto entraba.

Como ya se mencionó, no iba a jugar, entrenaba, ya fuese corriendo o trepando árboles para probar su agilidad en ese tipo de terreno, o tratando de impactar cosas con la longitud de su alma. Ella no tenía ni idea hasta que había empezado las clases en la vocacional… “¡Tienes bastante potencial para canalizar tu alma!” Y aunque al principio se había confundido bastante, aquel detalle había logrado explicar cosas que a veces le pasaban, tiempo antes de entrar al Shibusen o siquiera conocer su existencia, vasos, aparatos o juguetes rompiéndose solo por tocarlos algunas veces, parecían ser cosa de dicha “facilidad”, que se tornaba un poco problemática, puesto que no lograba controlarlo del todo.

-¡Eso!-exclamó emocionada cuando logro partir una rama por la mitad usando su propia longitud. Miro su mano, totalmente entusiasmada, con brillo en la mirada, siguió buscando ramas un poco más gruesas para intentarlo una vez más, más cedió en su búsqueda al encontrarse con una roca que le llegaba hasta el pecho. Se le quedo mirando unos instantes, tomo un respiro hondo y asintió con una sonrisa en el rostro-¡Voy a destrozarte!-Dijo con determinación, señalando a la piedra como si fuera un formidable enemigo, acto seguido, puso su mano sobre la misma y canalizo un poco, nada, otra vez, nada, otra y otra y otra… sin resultados, frunció el ceño, claramente perdiendo la paciencia-¡Vamos tonta roca! Dejare los juegos ¿entendiste? ¡Ahora si voy en serio!-Gritó antes de, una última vez, poner tanto esfuerzo como pudiese en dicho ataque. Un sonido como de una pequeña explosión resonó en el bosque.

La roca no se movió ni un solo centímetro, la chica, por el contrario, acababa de salir disparada hacia atrás como si la roca acabara de empujarla, víctima de su propio ataque termino boca arriba en el suelo, quejándose mientras se llevaba las manos a la cabeza-S-supongo que fue un éxito si lo veo de otra forma…-Dijo medio lloriqueando, tratando de animarse, abriendo lentamente los ojos, que le lagrimeaban levemente por el golpe.

Tuvo que entrecerrar los ojos para ajustar la vista, aun se encontraba atolondrada por el golpe, pero por sobre ella podía ver lo que parecía un perro, o tres perros exactamente iguales y absurdamente grandes-Creo que me golpee más fuerte de lo que pensé…-Dijo, tallándose los ojos aun sin incorporarse, pero la imagen seguía ahí, repitió la acción y agito un poco la cabeza para espabilar, pero la imagen no parecía adoptar normalidad, por el contrario, se volvía nítida y obviamente real. Parpadeo un par de veces antes de levantarse de golpe, con un brinquito y dar un par de pasos hacia atrás para mirar del todo a lo que tenía frente a ella, un perro, enorme, de tres cabezas encadenado justo enfrente. La boca abierta de la impresión y la mirada cargada de sorpresa-¿P-perrito…s?-Balbuceó y en el momento en el que una persona normal debía reaccionar y salir huyendo, su mirada brillo y una sonrisa se dibujó en su rostro-¡Perrito!-Gritó antes de acercarse al enorme animal que aparénteme no le intimidaba en lo absoluto.

-¿Qué haces aquí? ¿Quién te amarro?-Comenzó a preguntar como si el animal pudiese, en efecto, responderle y aun si pudiese hablar textualmente con la chica, estaba bastante limitado en ese aspecto considerando que tenía un bozal. Le sonrió, acercándose a su pata y, estirando la mano con intensión de tocarla, dudando un poco antes de hacerlo realmente-¿Hiciste algo malo? ¿Estas cuidando algo?-Preguntó de nuevo, antes de, sin más preámbulo, empezar a acariciar la pata del animal-¡No me digas que un tesoro! Los cancerberos siempre cuidan algo ¿no?-Preguntó con la mirada casi sacando brillo propio-¡No me digas, ya sé que paso! Alguien llego… ¡alguien muy fuerte quería lo que cuidabas y te encadeno para obtenerlo!-Comenzó a gritar, realmente exaltada-¡Eso es malo, malo, malo, malo, MUY malo, verdad?-Se despegó de él una vez más, para poder ir a verle el rostro y sonrió con suficiencia, antes de señalarlo-Ejem… ¡NO LO PUEDO PERMITIR! ¡Si hay un lugar en el mundo que necesita ayuda, si hay alguien en problemas, si la justicia llama yo atenderé sin titubeos! ¡Luchare por lo que es correcto y hoy, perrito, es tu día de suerte pues el destino me ha traído hasta aquí para acudir a tu ayuda y rescate! ¡EVITAREMOS QUE ROBEN EL TESORO!-Gritó con todo el aliento que tenía, con las manos en la cintura y alzando la barbilla de forma orgullosa, como si una capa imaginaria ondeara en su espalda-Ah… pero estas amarrado…-Dijo, en un tono más normal, mirando todas las cadenas que lo ataban, ladeando la cabeza, como si recién lo notara-Ok, entonces, primero a soltarte… de… alguna forma…-Se cruzó de brazos, con la expresión concentrada y la vista fija en las enormes cadenas ¿En verdad podía alguien como ella hacer algo en ese momento? Aquella duda no tenía cabida en los pensamientos de la rubia, quien, al cabo de un rato, chasqueo los dedos y asintió.

-¡Hare el truco de la piedra!-Exclamó mientras corría hacia uno de los enormes puntos de apoyo que mantenían las cadenas tensas por sobre el animal, mirando la unión del grillete con la cadena-Aunque “truco de la piedra” no suena nada bien… tendría que pensarle un nombre ¿no crees?-Meditó un poco y cuando pareció terminar de pensar puso la mano sobre el amarre-¡SUUUUPER SOUL PUUUUUUUUUUNCH!-Gritó antes de que se escuchara un chasquido y saliera volando directo al suelo una vez más, levantándose casi al instante esta vez, corrió, como si su intención fuese tomar impulso-EXECUTION DAARK SHOOOT-Gritó un nuevo nombre a pesar de hacer exactamente lo mismo, repitió el proceso unas seis veces, cambiando el nombre del ataque a cada ocasión; para entonces respiraba de forma agitada y estaba bastante sucia con tierra y ramas de cada vez que caía, dirigió una mirada aun llena de determinación al perro-Esta es la buena, la que cuenta, ¡Lucky Seven my friend!-Le guiñó el ojo antes de volver a ver la cadena-¡TERROOOOOOR GIGAAAAAAA STRIKEEEEEEEE!-Anunció con todas sus fuerzas el nuevo nombre y arremetió contra el metal, con el mismo resultado de ella saliendo disparada hacia atrás, con la leve diferencia de que, al parecer esta vez, realmente había roto la unión.
avatar
Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Puntos : 50
Ver perfil de usuario

Alcyna Vitiello
Sin Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.