Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Mar Nov 14, 2017 3:37 pm por Misogi Kumagawa

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Mar Nov 14, 2017 3:28 pm por Silver / Albert Froste

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.less
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por N Armonia el Sáb Ene 23, 2016 4:32 pm

A esa hora de la tarde siempre acostumbraba a haber movimiento en la ciudad. Era normal, después de todo a pesar de que Shibusen era una ciudad en mitad del desierto, era una metrópolis sin contar con edificios ultramodernos o compañías internacionales. Aquella que era considerada la ciudad más segura del mundo, sede de la organización más grande e influyente de todo el planeta, tenía su propio estilo de vida y movimiento. Era normal ver salir a diario a alumnos o agentes de Shibusen para cumplir con sus misiones o mandataos entregados por Shinigami. Igualmente la gente iba a venia, siendo que la ciudad, a pesar de no contar con ningún atractivo turístico real, era visitada frecuentemente por turistas interesados en conocer la ciudad del dios de la muerte. A todo esto, sumándolo al movimiento normal de una ciudad, eran el constituyente del tráfico de gente que se aglomeraba en el centro de la ciudad a aquellas horas.

Y estando por sumarse a esa masa de gente que invadía las partes comerciales de la ciudad, se encontraba un peliverde que corriendo había salido de las puertas de Shibusen, sorprendiendo a algunas personas para quienes el peliverde era conocido. No es que N tuviera muchos amigos en Shibusen, el mismo era amigable y buen compañero, hacia bien los trabajos en equipo y era un atleta decente en las prácticas de la escuela, siendo solo recalcable su gran interés en todas las clases que constituían el programa educativo de la clase NOT, siendo un estudiante recalcable que era del agrado de los profesores. A pesar de ello, los alumnos que conocían a N ya fuera por estar en sus equipos de deportes o en su salón, les sorprendió ver tan apresurado al chico Armonía quien normalmente salía de la escuela escribiendo en su libreta y tarareando alguna animada melodía irlandesa. Pocos fueron los saludos que el peliverde correspondió cuando paso al lado de un grupo de conocidos, saltando hacia las escaleras de la institución y bajando a gran velocidad, prácticamente saltando escalones.

Luego de un par de minutos de bajar a toda velocidad aquella casi barrera que representaban las escalinatas que llevaban a Shibusen, el joven finalmente toco el suelo de la ciudad, saliendo disparado a toda velocidad hacia el interior de la ciudad. Metiendo su mano en dentro de su chaqueta, saco una semilla que apenas había recibido un par de horas, sintiendo sus alargados cabellos ondear con el viento y las pulseras cuadradas de su muñeca chocar entre sí mientras se mantenía avanzando. Sin detenerse ni un solo segundo, haciendo gala de una habilidad atlética que era parte fundamental de los alumnos de Shibusen, apretó la semilla en su mano, imbuyéndole una cantidad tan minúscula de magia que esperaba resultara indetectable para cualquier técnico cercano, pero aun rogando porque el que lo notara, solo pensara que era alguna jugarreta de su mente en lugar de una verdadera magia de brujo.


-Vamos… Dime donde esta…-Susurro mientras corría, notando finalmente aquella sensación de cosquilleo en su palma. Centrando su mente en aquella sensación de la semilla removiéndose en su mano. Cada pocas esquinas se detenía, mirando la semilla en su palma abierta mientras respiraba un poco más agitadamente recuperando el aliento, fijándose en qué dirección la semilla se movía, para salir corriendo luego hacia ese lugar. Tardo pocos minutos en finalmente fijar la ubicación de su amigo, habiéndose pasado un par de veces hasta poder ubicarlo en la zona comercial de la ciudad, sonriendo al pensar que eso haría más rápida las compras de la ropa nueva para el castaño.

-¡Nicolás!-Llamo entre la gente, sin preocuparse por el par de personas que giraban a verle extrañado. Igualmente no era anormal que hubiera gritos o sonidos fuertes en aquella zona, siendo que era ruidosa por naturaleza. Como bien había pensado el chico, el lugar estaba en bullicio, con los comercios abiertos y visitados por varias personas, puestos callejeros de personas que vendían artículos diversos, algunos sencillamente sentados en un tapete en el suelo, otros con puestos de madera montados para proteger del sol y mostrar artículos pequeños y diversos, muchas de las cuales eran artesanías o chucherías. Adentrándose entre toda esa gente estaba el chico Armonía, buscando a su amigo, no queriendo dejarlo demasiado solo entre tanta gente.
avatar
Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 60
Ver perfil de usuario

N Armonia
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por Nicolas Green el Miér Feb 17, 2016 10:31 am

Generalmente no era el tipo de chico que andaba por ahí como si nada, no se sentía cómodo entre demasiados humanos y a veces inclusive sentía miedo de los mismos, especialmente porque no confiaba del todo en ellos, se sentía curioso y a veces hasta llegaba a convencerse a sí mismo de que no todos los humanos odiaban a los brujos, pero aun así aquellos recuerdos de su infancia, recuerdos que el mismo se había obligado a no olvidar lo invadían cada vez que trataba con aquellos seres, especialmente porque al notar todo el mal que podrían hacer a Gaia hacían que a Nico le doliera un poco el pecho. En realidad aquella ciudad le gustaba especialmente por una razón y esa era porque estaba en un desierto, eso significaba que no habían aniquilado miles de árboles y desaparecido todo un bosque para ello. Aquella ciudad del shinigami se encontraba más que perfecta en aquellos lugares y era por eso que no le desagradaba, además deambular por las calles como lo hacía ahora era todo un show, personas vestidos de formas tan extrañas hacían que incluso el joven brujo no destacara demasiado con sus ropas andrajosas.

Por ello disfrutaba el caminar alrededor de aquellas calles, observando las tiendas, los artilugios que se vendían, así mismo cada cosa que el castaño desconocía hacia que se sintiera demasiado interesado, su curiosidad que normalmente era opacada por su sentido de justicia se engrandecía con la sola idea de observar todas aquellas sorprendentes variantes de la creatividad humana, como lo eran los collares, anillos, armas, o hasta los juguetes. Avanzar por aquellas calles llenas de puestos ambulantes y locales sofisticados hacía que el joven Green se emocionara de solo pasar frente a las mismas. Pero claro el andar por ahí sin ningún rumbo no era siempre la mejor idea del chico, especialmente porque no conocía del todo la zona, pero la semilla que ahora se encontraba en su bolcillo le daba una sensación de seguridad mayor porque sabía que pronto se encontraría con su amigo.

El tiempo pasaba demasiado lento y el chico no podía percibirlo del todo porque a diferencia de los demás que habían crecido consientes de las horas, el chico solo se había dejado guiar siempre por el sol, podía saber casi exactamente el momento o cuánto tiempo había transcurrido solo con observar este astro rey de los cielos. Y ahora que lo observaba mejor podría adivinar que al menos dos horas transcurrieron desde que se hubiera encontrado con el joven Armonía. Aquella nueva información de la que se hizo acreedor lo hizo cambiar su rumbo, dejo de caminar hasta situarse en una esquina. Las personas pasaban junto a él sin observarle demasiado, mientras que el chico se sentaba sobre la acera recargando sus codos en las rodillas y el rostro en las palmas de sus manos. Se sentó ahí quietecito a la espera de que la semilla comenzara a brillar con el resultado de su amigo buscándole. Al mismo tiempo observaba a las personas pasar a su lado con prisa, otros lentos, algunos más en parejas. Eran tantos aquellos que deambulaban por aquellas zonas que Nicolás se sorprendía, porque aquella gente era demasiada, de echo a veces se preguntaba de donde podría salir tanta gente. En su mayoría podía observar a los turistas que se tomaban fotos cada tanto frente a monumentos o locales, algunos otros que se transformaban en armas para posar frente a las cámaras con aquellos turistas emocionados.

Estaba totalmente atolondrado en sus propios pensamientos hasta que escucho su nombre, la voz inconfundible de su amigo hizo que el chico se pusiera de pie en un solo salto, comenzando a agitar la mano en el aire para llamar a su amigo una vez que lo había ubicado y con una sonrisa en el rostro tan amigable como siempre. – ¡N! ¡Por aquí! –Grito con fuerza el de cabellos castaños sin dejar de mover su mano con rapidez para llamar la atención de su amigo a la espera de que este se acercara por completo y dando algunos saltos provocando la mirada de algunos curiosos hasta que veían que lo que hacía era llamar la atención de su amigo y después se marchaban, pero el de ojos esmeralda no se molestaba, porque estaba demasiado emocionado con la idea de comenzar con las compras, había un montón de cosas que había visto y quería, pero necesitaba de la ayuda de su amigo para no ser robado o timado después de todo.
avatar
Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 110
Localización : Cerca del arroyo
Ver perfil de usuario

Nicolas Green
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por N Armonia el Jue Feb 25, 2016 12:20 am

Aun en esos días, a pesar de que hacía tiempo que se había instalado en la ciudad, la cantidad de gente que se podía encontrar le era algo abrumadora. En su pueblo natal, el número de personas que Vivian ahí, contándolos desde el niño más pequeño al anciano de más años, no eran más que unas cuantas decenas de personas. Su aldea natal era pequeña, arraigada, familiar, todos se conocían de tiempo, algunas personas llegaban de afuera para instalarse, otras tantas se iban y jamás volvían. Por eso jamás habría pensado que podía existir una cantidad tan inmensa de gente en un solo lugar, tal como sucedía con la zona comercial de la ciudad.

En algunas otras ciudades había visto acontecimientos parecidos, donde la población era contada por miles, aun dentro de una ciudad pequeña, donde los medios de transporte eran saturados hasta parecer una lata de sardinas, donde cada dia las calles, avenidas, parques y centros de interese eran un mar de gente tras otro, desde el momento en que puntiaguda nariz del sol se asomaba en el horizonte, hasta que la sonriente luna se mostrara en todo su cenit a media noche. Aquellas ciudades donde la actividad nunca cesaba, siempre parecían estar viva, en todo instante del dia.

Pero para su suerte, Death City era algo más nivelado, la cantidad de gente no era tanta como para resultar sofocante. Las calles aunque siempre transitadas, eran cómodas de recorrer, siendo dicho en experiencia del peliverde que las recorría diariamente. Y mientras más alejado del centro de la ciudad, menor cantidad de gente, concentrándose en su mayoría en el centro de la misma. Gracias a esa misma moderación de personas en aquella sección de la ciudad, no le fue tan tardado encontrar a su castaño amigo, quien al escucharse nombrado, rápidamente le había tratado de localizar, sonriendo el peliverde al ser llamado por Nicolás, acercándose rápidamente hasta su lugar.


-¡Nicolás!-Saludo contento el peliverde mientras se detenía frente suya, respirando con algo de pesadez, recuperando el aliento mientras apoyaba sus manos sobre sus rodillas, su cuerpo levemente doblado sobre sí mismo. Un par de profundas respiraciones le valieron para poder enderezarse y sonreír a su amigo, guardando la semilla en su bolsillo por si acaso la volverá a necesitar.-¿Has estado esperando mucho?-Pregunto el chico de manera tranquila, quitándose la gorra y dejando caer sus largos cabellos libremente, limpiando el sudor de su frente y tomando su cabellera para peinarla hacia atrás mientras esperaba su respuesta, formando una especie de cola de caballo con la misma, usando la gorra para mantenerla quieta, buscando asi refrescarse un poco. A veces le era algo molesto tener el cabello tan largo, pero sencillamente estaba acostumbrado a él y no sentía ánimos de cambiarlo, siendo una parte de su imagen y esencia.

-Esta es justo la zona comercial, me ahorraste tenerte que traerte hasta aquí-Rio un poco el peliverde, observando a su amigo con calma, mirando a su alrededor, notando además de los vendedores tanto ambulantes como estacionarios, a los turistas, visitantes, e inclusive alumnos de Shibusen que parecían estar ahí para lucirse frente a los interesados ojos de los venidos de afuera de la ciudad. El peliverde se quedó unos instantes mirando a uno de ellos transformarse en una especie de hoz con cadena, mirando interesado la transformación, ladeando un poco los labios en señal de leve envidia al ver al par de chicos lucirse, uno transformándose y el otro portándolo. Aquella cooperación, familiaridad y compañerismo que se notaba en ellos, le eran una causa tanto de curiosidad como de envidia.

-Oh, ahm… ¿Ya pensaste en que quieres comprar? Aquí hay mucha variedad para elegir-Afirmo el chico de cabellos verdes, refiriéndose a los distintos locales ya profesionales de ropa que había por la zona, existiendo una amplia variedad donde el chico pudiera elegir algo que le acomodara. Por suerte para el peliverde tenía dinero de sobra gracias a los pocos gastos que tenía, mucho menores al apoyo económico que le otorgaba la escuela y a lo que ganaba trabajando a medio tiempo. En esos momentos el solo deseaba dar un apoyo a su compañero, sin importarle realmente cuanto pudiera gastar, por suerte en esos momentos el efectivo no era un inconveniente.
avatar
Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 60
Ver perfil de usuario

N Armonia
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por Nicolas Green el Miér Mayo 04, 2016 12:03 pm

Levanto el rostro en el momento exacto en que escucho su nombre, observo por la calle y finalmente fijo los orbes verdes en el chico que le llamaba y saludaba, observo a su amigo quien lucía cansado, seguramente se había preocupado demasiado por Nico, lo que hizo sonreír al castaño negando con el rostro a su pregunta. –Para nada, aunque debo decir que hay un montón de cosas geniales por aquí. –admitió mirándole divertido y después mirando a los diferentes puestos hasta que observo uno donde había botellas de agua. –Espera un momento. –Pidió a su amigo antes de salir disparado hacia ahí y comprando una botella de agua entregando una de las monedas al dependiente quien le regreso otras dos monedas más pequeñas. Nicolás asintió sin comprender porque le regresaban monedas y comenzó a caminar hacia su amigo entregando la botella. –Toma.

Al igual que el peliverde observo a los chicos que se lucían de una forma un tanto torpe, pero lo que más llamo su atención fue el rostro de su amigo quien obviamente lucia curioso como ante todo pero había algo más que Nicolás no comprendió, ya que nunca había experimentado la envidia, no entendía tampoco que N la pudiera sentir, haciéndolo ajeno a los sentimientos de su amigo. Encogiéndose se hombros y restándole importancia al sentimiento del otro. Después negó a su pregunta con un movimiento rápido de cabeza y suspiro llevándose una mano a la barbilla. –Lo cierto es que necesito una muda de ropa, una ducha y no creo necesitar nada más aparte de eso. –comento mirándole con una sonrisa. Se rasco la nuca y un mal olor llego a él. –Y creo que necesito una ducha, huelo a perro mojado. –comento un tanto avergonzado pero con una sonrisa en el rostro. Claro que olía así, después de todo había pasado los últimos días nadando y sin asearse de forma adecuada, seguro que sus padres le estarían echando la bronca por ello si pudieran verlo. Lo cual le hizo sonreír.  

A veces sin pensarlo demasiado comenzaba a extrañar a sus padres y a su hermano, a veces sin notarlo terminaba solo pensando en ellos durante días haciéndole de alguna manera querer regresar a casa. Pero era difícil, él no quería terminar en las fauces de la aldea sin haber experimentado todo fuera. Estaba claro que regresaría, amaba aquel lugar, amaba sus colores y la gente que ahí habitaba, amaba la paz, amaba la naturaleza, amaba cada cosa de ese lugar por lo cual sabía que algún día regresaría, pero en ese momento no se encontraba del todo listo o dispuesto a hacerlo, porque en aquel momento se sentía más bien como un aventurero, quería poder regresar con un montón de historias emocionantes que contar a los chicos de la aldea, al mismo anciano y hasta a N, pero lo que más quería era poder ver el mundo por sí mismo.

N. –Comento llamando la atención de su amigo mientras se ponía en marcha siguiendo al peliverde. –Algún día… tú algún día piensas regresar a la aldea ¿Cierto? –Siempre había querido hacer esa pregunta, sabía que su amigo era demasiado curioso, sabia también que siempre se lo pasaba pensando en muchas cosas y que quería conocer todo lo que pudo era, y ello le daba un poco de miedo. El anciano había dicho alguna vez que era seguro que N volvería, pero también era seguro que tardaría muchos años en que eso pasara, porque el mundo humano era tan cambiante que siempre había algo nuevo que aprender por lo cual el nunca podría saciar su curiosidad, pero aquello era algo que hacía temer a Nicolás. Porque no estaba preparado para perder a su mejor amigo, seguramente esa era la razón por la cual le había seguido hasta ese lugar, porque no sabía cuándo seria la próxima vez que le volviera a ver.
avatar
Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 110
Localización : Cerca del arroyo
Ver perfil de usuario

Nicolas Green
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por N Armonia el Sáb Jul 16, 2016 11:30 pm

-¡Oh, muchas gracias!-Sonrió el peliverde mientras recibía la botella de agua. Ese había sido una de las primeras cosas que le habían sorprendido cuando había llegado al mundo humano, el uso de plástico para el almacenamiento y transporte de agua potable, destinada al consumo humano. Igualmente eso le había causado algo de conmoción. ¿Cuánto recurso plástico se usaría en el mundo humano para emitir esa cantidad infinita decimal de botellas necesarias para tener siempre listas para el consumo? Por eso a N a veces no le gustaba tanto pensar de esa forma, las cantidades de recursos desperdiciados en esos objetos remplazables y descartables, cuando bien cada persona pudiera tener su propio medio de almacenamiento de agua, tal como hacían en su aldea, y con ello cuidar mucho más los recursos que disponían.

Pero aun asi no podía darse el lujo de hacer cada calculo, cada estimación, él debía adaptarse a la cultura en la cual estaba si quería poder estudiarla tan a fondo como lo deseaba, él quería aprenderla tal cual era, sin cambios ni intervenciones de su parte, entender la misma naturaleza de lo desnaturalizado de la sociedad humana moderna. Abrió la botella y bebió del agua de forma tranquila, aunque el agua potable era insípida e inodora, el sentía una diferencia grande entre aquella agua embotellada y la que recolectaban de los ríos claros y puros de su aldea, era como si aquella agua fuera un reciclado de agua de verdad, no era mala, pero se notaba la diferencia.


-Hum… Es verdad… No puedes entrar a las tiendas oliendo asi, nos echaran a patadas…-El chico guardo la botella en uno de los bolsillos de su chaqueta, cruzándose de brazos. Saco de un bolsillo interno un pequeño mapa, desplegándolo varias veces hasta hacerlo uno de tamaño moderado, donde rápidamente rebusco su punto-Cerca de aquí… hay unos baños públicos…-Volvió a plegar el mapa de forma casi mágica, tantos dobleces que al final fácilmente cabria en una billetera, aunque dicha billetera quedaría increíblemente inflada del tamaño que quedaba el compactado mapa.

-Vamos, andando, primero te darás un baño por cada dia que no lo has hecho, y ahí mismo veremos si hay alguna tienda de ropa cercana-Declaro con una expresión animada dando un pequeño aplauso para ponerse en marcha, tomando los hombros de Nicolás mientras empujaba de el en dirección a aquellos baños públicos, de esos donde había enormes bañeras de aguas calientes y un gran espacio donde andar. Primero debía hacer que amigo dejara de oler a perro mojado de varios días, luego de eso se podría pasear tranquilos sin que pensaran eran unos vagos apestosos.

-¿Ah?-La pregunta tomo por sorpresa a N, mientras doblaba una esquina aun empujando a Nico de forma casi cómica, mirándole confundido ante aquella interrogante.-¿Regresar a la aldea?-Repitió la pregunta sin que su voz mostrara inclinación por ninguna respuesta en particular, mientras pasaban al lado de una tienda de dulces y luego otra que vendía piedritas pequeñas brillantes y coloridas, los típicos puestos que trataban de cazar turistas o niños pequeños.

-¡Pues claro que regresare!-Respondió con total seguridad en aquel hecho, alzando una ceja curioso por la pregunta tan sinsentido, como lo era para él-¡Planeo llenar la biblioteca de tantos libros de nueva información que tendrán que abrir una nueva ala! Dios, he visto tantas cosas desactualizadas-Sonriendo divertido, aunque tal vez exagerando un poco con la cantidad de libros que entregaría a la biblioteca de sus viajes. Aun le quedaba  mucho por recorrer en el camino que tenía planeado, aun tenia tanto pensado, tantos lugares que quería visitar, tanto que ver… Pero sabía que regresaría a su hogar, su verdadero hogar, su mundo, aquella utopía vegetal y autosuficiente, donde no había guerra, discriminación, odio, prejuicios o contaminación

-Bien, llegamos-Sonrió el peliverde mientras se detenían frente a un edifico amplio al estilo japonés, decorado asi para dar más realismo al tradicional baño público, siendo que desentonaba bastante pensando uno que se encontraban en medio del desierto de Nevada, en América, pero que servía para hacerlo interesante de visitar, ofreciendo una experiencia novedosa a los turistas, y que N en ese momento sacaría provecho-Anda, entra mientras yo pago por los dos, busca una toalla y artículos de limpieza, y fíjate por donde andas-
avatar
Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 60
Ver perfil de usuario

N Armonia
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por Nicolas Green el Miér Jul 20, 2016 11:34 am

Sonrió abiertamente al agradecimiento, no todos los días podía hacer algo por su amigo, aunque debía admitir que si hubiera podido traerle un poco de agua de manantial lo habría hecho, no había probado nunca agua más dulce en la vida. – ¿En las tiendas te echan a patadas si hueles mal? –pregunto de forma curiosa observando a su amigo peliverde mientras se cruzaba de brazos negando con el rostro. –Que gente tan malvada son entonces. –finalizo llevándose una mano al mentón. –Aunque en realidad sí que necesito una ducha, la mayoría de la gente nos está esquivando, creo que casi puedo ver líneas de olor saliendo de mi cuerpo. –comento a modo de broma mientras se cubría muy bien con la capa. –baños públicos… ¿Cómo los de la aldea cierto? Esos donde todos pueden tomar una ducha mientras bromean y demás cosas. –dijo entusiasmado. Mientras comenzaba a avanzar a paso más ligero tratando de imitar el andar de su amigo.

Esto… si me doy un baño por cada día que no lo he hecho serán cerca de veinticuatro baños totales. –comento haciendo la cuenta con sus manos, después se pasó una mano por el cabello, el cual se sentía arenoso y duro, como si llevara algún tipo de gel, observo sus manos las cuales debido a su color blanquecino parecían estar manchadas de miles de puntos negros, sus ropas andrajosas le daban toda la pinta de un vagabundo como le había dicho su colega, por lo cual se sintió un poco apenado, a pesar de llevar una vida salvaje, debía de aprender a comportarse un poco más, después de todo aquello era la gran ciudad, ahí los estándares de vivencia eran mayores.

Se dejó empujar sin reproche mientras continuaban con su plática, aquel escenario era gracioso, le traía demasiados recuerdos, N siempre hacia eso cuando estaba emocionado, recordaba que cuando estaba haciendo investigaciones así es como lo llevaba consigo, aunque claro Nicolás no tardaba en soltarse del agarre y ya estaba corriendo, pero aquel día no, aquel día se estaba dejando dirigir por el peliverde quien al igual que el pequeño tigre lucia bastante emocionado, de echo Nico quería ver a su amigo en su forma animal, hacía mucho que no jugaba con el de esta manera, y esa era una de las cosas que más extrañaba de aquellos viejos tiempos.

Sintió un enorme alivio al escuchar que su amigo regresaría, de echo ese era su anhelo, después de todo el siempre había creído que N seria el que se haría cargo de la aldea cuando fuese tiempo de pasar el mando, por eso es que el anciano lo había dejado salir antes, para que regresara con más sabiduría y ganas de dirigir de forma justa a todos los aldeanos, sabía que no había otra manera, y no había nadie más indicado para aquella tarea, el cómo habitante de aquel lugar lo sabía. –Es bueno escuchar eso. Seguro que iré a estudiar todos los libros que lleves, y tus notas N ¡Tus notas siempre me salvaban en los cursos del viejo Boris! –exclamo emocionado, recordando su época de estudiante con uno de los profesores de la aldea, aquel quien siempre tenía que salir corriendo tras por qué no se ponía completamente al corriente, pero por suerte para Nico, N siempre había estado ahí para ayudarle.

Cuando finalmente llegaron a los baños, les ofrecieron  neceseres de limpieza, toallas y les indicaron la zona de las duchas, al parecer primero tenían que darse un baño en la ducha antes de pasar al área de la bañera caliente. Nicolás no tardo en deshacerse de su ropa, misma que los empleados se ofrecieron a lavar por un costo extra, el castaño acepto sin tenerlo del todo claro, pero una vez que se encontró desnudo corrió hacia las regaderas, un pequeño botón verde daba la indicación de caliente y un botón azul de frio. Oprimió ambos al mismo tiempo sintiendo como el agua comenzaba a caer sobre su cabeza y hombros, y mientras esto sucedía observaba el agua volverse color negro. Saco los neceseres y vertió el jabón liquido sobre su cabeza comenzando a tallar para deshacerse del lodo, la arena y volvió a oprimir los botones para que una nueva ráfaga de agua cayera sobre el ahora escurriendo jabonosamente.

Una vez que termino con la limpieza sencilla, salió con la toalla en la cabeza hacia la siguiente habitación donde se encontraba el baño de tina, donde esperaba encontrarse con su amigo.

avatar
Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 110
Localización : Cerca del arroyo
Ver perfil de usuario

Nicolas Green
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por N Armonia el Miér Jul 20, 2016 11:20 pm

Las preguntas de su amigo le recordaban mucho a las que el mismo se había hecho cuando había salido al mundo por primera vez. Eran tantas cosas que le resultaban tan extrañas, lo peor era como no todo era igual, cambiaban mucho entre cultura y cultura, algunas cosas que eran normales en un lugar, no lo eran en otro. Había estado en lugares donde usar falda era normal en los hombros, otro donde las mujeres debían estar totalmente cubiertas de pies a cabeza. Había visto festividades que alababan a las tortugas, otras donde la gente se mantenía hincada con las manos juntas durante largos periodos de tiempo; todo era diferente, según donde estuviera. Y por ello el mundo era tan interesante.

-Es normal, no es por maldad, la imagen que da un negocio es importante para la atracción de los clientes, el ambiente que crea y los componentes del mismo. Si hay algo que desagrade a los demás clientes, el negocio no prospera, se ve afectado. Y alguien oliendo mal es un ejemplo de ello-Le explico de manera despreocupada, no es que reprimiera o echara culpa a su amigo, solo le exponía los hechos tal como eran, tratando de que comprendiera algo de esa sociedad ajena a su naturaleza salvaje.-Y si, son como los de aldea, solo que estos son bajo techo y el agua no es del rio, toda el agua proviene de plantas de tratamiento y son suministradas por conductos subterráneos-Explico de nuevo, el mismo apreciando algo de la complicada infraestructura que la sociedad había creado para su comodidad. No podía aceptar del todo que la humanidad manipulada de esa forma su entorno, a la tierra, pero debía admitir que tenían ingenio.

Cuando finalmente llegaron al baño público, asintió al oír a Nicolas. Recordaba esos dais donde pasaba sus apuntes a Nico y este los repasaba junto al rio mientras el mismo jugaba con las raíces de los árboles, haciendo se movieran, o platicaba con algún animal silvestre. Eran tardes tranquilas, en lo que se podía considerar un paraíso puro. A pesar de haber conocido tantas ciudades, tantas culturas, ninguna le parecía tan buena como la propia, como su aldea. La veía como lo que la humanidad definía como una utopía, todos se llevaban bien, todos se ayudaban y convivían, en un lugar libre de crimen, de contaminación, de dolor o angustia. Era prácticamente un paraíso, asi lo veía el peliverde y cada vez estaba más seguro de ello, tal como estaba seguro de querer regresar, y volver a tomar té con el anciano.

Se separó de Nico en la entrada, dejando se adelantara mientras el peliverde saludaba a la anciana encargada. Los primeros días en que había llegado a la ciudad había estado viviendo en un parque, mientras esperaba pasar el examen de ingreso de Shibusen, si no lo lograba no tenía sentido rentar un departamento o algo parecido. Estar en esos pequeños bosques artificiales eran suficientes para él, ahí tenia cobijo, protección y alimento. Aun asi, había necesitado visitar ese lugar para poder mantenerse higiénico en sus visitas seguidas en Shibusen, donde tomar pruebas, llenar formularios, pasar entrevistas. Finalmente, entre cestas de frutas hechas a mano para la anciana, y alguno que otro jabón gratuito de flores para N, ellos dos habían congeniado un poco.


-El agua de ahí atrás estaba café-Sonrió divertido el peliverde desde la espalda de Nico, cuando este estuviera en la parte de las tinas del baño, tan grandes que una sola persona podría nadar en ellas, aunque estaba claro que era prohibido. Había cerca unos pocos turistas que habían sido atraídos por la experiencia, distribuidos en las tinas que ahí había. Antes de darle a tiempo al castaño de reaccionar, N le dio un empujón corto en la espalda, haciendo tropezara con el borde de la bañera y acabara dentro del agua cálida y agradable.-Al agua-Sonriendo, sabiendo eso no bastaría para lastimar a su amigo, a lo mucho asustarle.

N se mantenía cómodo con la toalla alrededor de su cintura, ya limpio al no haber tenido que frotarse tan enérgicamente como su amigo, estando mucho más limpio. Con calma entro en la bañera con una sonrisa calmada, suspirando de satisfacción cuando estuvo con el agua hasta el cuello
-Esto es vida…-Susurro cómodamente, con el cabello largo recogido para que no estorbara, las manos detrás de su nuca a modo de almohada para estar más cómodo, suspirando otra vez.-Luego de esto si iremos a comprar más ropa, aunque me pareció están lavando la tuya, es mejor tengas algunos cambios…-
avatar
Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 60
Ver perfil de usuario

N Armonia
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por Nicolas Green el Jue Jul 21, 2016 12:45 pm

Ya veo. –esas fueron las palabras en respuesta sobre el hecho de las tiendas, la realidad es que a Nicolás no le interesaba en lo más mínimo el cómo se debían de manejar dichos lugares, después d todo él no era un habitando de ciudad, probablemente se quedaría un par de días únicamente con el afán de pasar tiempo con su amigo N, pero no esperaba quedarse demasiado tiempo ahí después de todo, él era más un viajero que un habitante, quería poder conocer todo el mundo, observar diferentes paisajes y pintar al óleo, ya tenía bastantes dibujos, quería poder ayudar a otras personas y de ser posible detener la maldad que profesaba contra los de su raza y así mismo detener a los malvados que destrozaban a Gaia, así como aquellos que cometían el perjurio de experimentar con todo tipo de seres vivos en nombre de la ciencia, N quería hacer muchas cosas, especialmente ser un héroe era parte de sus planes, pero aquello, el conocer todas las formas de vida, su rituales así como sus costumbres no era tanto del interés del castaño. Quien estaba más interesado en aquel momento en las duchas que en otra cosa.

Estaba ahí de pie buscando por N cuando le escucho, se dio media vuelta para indicarle que aquel lugar era asombroso cuando sintió el empujo que lo hizo caer dentro de la bañera, el agua no era caliente o fría, era como si se encontrara a la temperatura adecuada, por lo que salió de esta con una sonrisa en el rostro. –No se compara al manantial cuando los hervía. –comento sacando la cabeza del agua y sonriendo animadamente. –Esta agua esta calentada en automático, no digo que sea malo, solo que se siente un poco la diferencia. –Asintió ante la idea de comprar ropa, si era mejor si tuviera más de un cambio, después de todo él  no contaba con demasiada ropa, cuando salió de la aldea había salido con tanta emoción que había terminado por solo llevar lo que tenía puesto en ese momento, una capa que le cubría completamente el cuerpo, y un bolso donde llevaba algunas semillas y donde metía absolutamente todo lo que le resultaba interesante, algo así como pequeños premios.

Durante el tiempo que se mantuvieron dentro de los baños, Nico comenzó a relatarle las cosas que había vivido durante su viaje, le hablo de los lugares que había visitado y las personas, le hablo de los momentos más extraños y de las veces que tuvo miedo. Porque a pesar de que era un chico valiente el mismo sabia admitir cuando sentía miedo, rencor, ira e inclusive celos. Aunque para alguien como él, que había vivido la mayor parte de su vida restringido de muchas cosas no era raro que sintiera envidia a veces de algunas cosas. Pero eso no lo detenía de seguir sus ideales.

Al salir de los baños su ropa ya estaba seca y limpia que incluso a los ojos de Nicolás lucia como nueva. Se vestido rápidamente y seco su cabello sin darle algún estilo en especial, después de todo normalmente se acomodaba solo en la dirección que le daba la gana. -¡N! –exclamo al salir de los vestidores, le sorprendía que su amigo fuera incluso más rápido que el considerando lo larga que era su melena. Se colocó al lado del chico mientras la dependienta los veía sonriente. Se colocó su capa la cual ahora olía a rosas… ¿Cómo es que olía a rosas? –N, mi ropa huele a rosas… no recuerdo que oliera así. –comento, normalmente su ropa no olía, normalmente solo tenía aroma cuando se revolcaba jugando en algún lugar, pero en aquellos momentos el aroma era demasiado puro como para evitar detectarlo. –Qué raro. –Comento caminando mientras seguía olfateando sus ropas las cuales de a ratos comenzaban a descifrar mas aromas además de las rosas, aromas exóticos que jamás había imaginado.
avatar
Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 110
Localización : Cerca del arroyo
Ver perfil de usuario

Nicolas Green
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por N Armonia el Vie Jul 22, 2016 1:48 pm

Las historias de Nico resultaban fascinantes, el había visitado algunos lugares que el mismo N había visitado anteriormente y escuchar sus propias experiencias, para compartir las propias y asi compararlas, resultaba gratificante y recreativo, sintiendo el agua caliente recorrerle y relajarle los músculos y su mente. Igualmente Nico le hablo de lugares que el mismo no había visitado, personas que había conocido, a las cuales había ayudado y le habían echado una mano en su travesía. El viaje era tanto para que conocieran el mundo exterior, como para que maduraran tanto como pudieran, conocieran la naturaleza humana de fuera de su propia y segura cultura. Por ello, casi todos regresaban a la aldea con gusto, al conocer lo muy diferente, no necesariamente en un buen sentido, que era el mundo de esa pequeña y cómoda población donde todos eran buenos y se ayudaban.

Cuando salieron y se separaron, el peliverde seco su cabello con calma, vistiéndose y saliendo mientras se ponía su gorra y se ajustaba los brazaletes en su muñeca. Cuando vio salir a su compañero sonrió de manera calmada, con su cubo de madera de ébano colgando de su cinturón. Se puso las manos en los bolsillos riendo levemente, para empezar a caminar y seguir son su paso por el transitado barrio comercial en donde estaban, escuchando a su compañero
-Bueno, eso es por las sales que usa la anciana en la lavandería-Explico calmado, recordando el mismo le había preguntado a la dueña de los baños públicos-Muchas personas usan químicos aromatizados para lavar la ropa y darle un olor fresco y agradable, pero la anciana usa unas sales hechas por ella misma donde encierra la esencia de flores, en si esas sales son prácticamente una cristalización a base de algunos compuestos naturales-Se encogió de hombros, sin poder saber cómo explicar mucho más, él era botánico, pero no químico, el proceso que empleaba para crear aquellas sales era incomprensible para su experiencia.-Eso la hace una cliente frecuente de la florería donde trabajo a medio tiempo…-Un foco se prendió en su cabeza, mirando a Nico con una sonrisa algo apenada por no pensarlo antes.-Mañana te mostrare la florería, tiene su propio huerto, yo me encargo de cuidarlo y seguro te gustara, logre germinar algunas plantas de Irlanda que tenía conmigo en semillas-

Sonreía mientras veía a las personas a su alrededor, examinando algunas expresiones, ropas y lenguajes. Algunos podía reconocerlos, otros no. Siempre le había maravillado la pluriculturalidad de la gente que visitaba esa ciudad, que nada tenía que envidiarle a las ciudades más influenciadas por los turistas. Era fascinante, como a pesar de no ser especialmente grande, estaba tan llena de gente casi siempre. Era un hermoso lienzo en cierta manera, que si bien no era natural, era cultural, mostrando rasgos de cada país, donde el chico de ojos esmeralda pudiera descubrir más, aprender más, cada pequeño fragmento de cultura que podía jalar para sí, aprender, era un regalo que apreciaba.

-Bien, llegamos-Sonrió delante de una tienda normal, no tenía ninguna extravagancia o adornos especiales, era una tienda pulcra y agradable donde un letrero en la parte superior mostraba el nombre del local, “los pantalones de Shinigami”. Sonrió mirando los amplios escaparates donde los maniquíes posaban y portaban ropas veraniegas, casuales o deportivas.-Vamos vamos-Llevando al interior al castaño, para que probara ropa y el mismo, una vez dejo a Nico delante de varias pilas de ropa de todo tipo, se alejó a la sección de gorras, mirando algunas interesado. Mientras dejaba a su amigo pensar en lo que le gustaría, el miraba las diferentes gorras, boinas y otras prendas para la cabeza, entretenido dejando Nico se probara la ropa.
avatar
Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 60
Ver perfil de usuario

N Armonia
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por Nicolas Green el Lun Jul 25, 2016 2:24 pm

Asintió con emoción a lo de las sales, era una idea interesante tomar el aroma de las plantas para oler mejor, aunque al mismo tiempo le parecía algo demasiado banal gastar las vidas de estas cuando bien podrían estar adornando un jardín, aunque si bien sabia cuando estas llegaban a su etapa terminal era muy probable que pudieran salvar la vida de las mismas conservando su perfume, que al marchitarse era probablemente aún más intenso que en otras épocas. Después se giró con emoción ante la mención de la florería, claro que él quería estar ahí. -¡Claro! ¡Sera genial ver lo que has hecho con las flores! –comento sonriendo animado mientras caminaba dando pequeños saltos emocionado como un niño. Era cierto que a veces Nico podía comportarse como tal, pero también era bastante maduro en diferentes situaciones. –Yo te llevare después a mi cueva en el bosque, pude germinar igualmente algunas plantas de nuestra aldea ahí. Fue genial. –comento sonriendo deteniéndose frente a la tienda que N le indicaba.

Observo los estantes con emoción, aunque ahí había demasiada ropa como para que el chico pudiera decidirse al momento por alguna prenda en específico. Comenzó a tomar prendas al azar, las levantaba veía por un momento y las volvía a colocar el montón. Hasta que topo con una camiseta sencilla de color azul, de mangas a 3/4 con un pequeño cachorro dibujado a un costado corriendo feliz. Era muy similar a su forma animal, de echo Nico lo había investigado antes, su forma animal era asociada con una bestia mitológica. Pero lo cierto es que en ese momento no recordaba del todo. Siguió observando con un poco de aburrición hasta que finalmente tomo un pantalón negro y una camiseta sin mangas de color azul oscuro similar al morado. –N, N, ya tengo lo que quería. –comento acercándose con las prendas. Con dos mudas de ropa estaría más que perfecto, después de todo era mejor viajar ligero y generalmente iba en su forma animal.

Le mostro ambas prendas a su amigo mientras rebuscaba en su bolso una pequeña bolsita de malla café, amarrada con un sencillo cordel y en el interior un montón de billetes y monedas de diferentes lugares. Le tendió la bolsa a N. – ¿Con cuales debo pagar aquí? –pregunto mostrando euros, dólares, yenes y todo tipo de cambio. Lo cierto es que muchas veces por su apariencia de vagabundo la gente le daba dinero a Nicolás sin que este lo pidiera y aunque no era mucho, le servía para comprar cosas esenciales para sobrevivir.

Una vez que hubieron pagado y salieran de la tienda observo sus botas y después a N. –Creo que me urge más un cambio de calzado. –comento mostrando su botas raspadas, gastadas y rotas. Generalmente no le hubiera molestado, pero aquel calzado ya no era lo suficientemente resistente para poder seguir viajando, y la verdad es que solo se interesaba en seguir usando botas, ya que por los diferentes climas que visitaba en las diferentes ciudades definitivamente eran el calzado más duradero de todos.
avatar
Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 30/07/2014
Puntos : 110
Localización : Cerca del arroyo
Ver perfil de usuario

Nicolas Green
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Looking for Clothes [Priv. Nicolas]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.