Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Ayer a las 4:34 am por Harley Quinn

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Miér Jul 05, 2017 10:12 am por Misogi Kumagawa

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

One (not so) Special Night [Privado]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: One (not so) Special Night [Privado]

Mensaje por Alice Baskerville el Mar Jul 05, 2016 7:36 pm

Realmente no le había gustado aquel sentimiento que se le había formado en el pecho cuando noto que en algún momento debía separarse de él ¿Hacia cuanto no sentía algo como eso? Podía recordarlo bastante bien. Desde el día que había tenido que separarse de su Tío ¿Por qué se sentía así de tener que separarse de Zerick? ¿Tan relevante se había vuelto en su vida? ¿Por qué? No terminaría de entenderlo nunca y por lo mismo simplemente prefirió mantenerse entretenida en otra clase de cosas, porque realmente de nada le servía seguirse martiriando con la duda, pues posiblemente solo era porque desde hacía mucho tiempo no se divertía de esa manera y de cierta forma la llegada del rubio a su vida había conllevado a la diversión en la misma, porque…. ¿Qué otro idiota seguiría manteniendo contacto con alguien como ella? Dejando de lado obviamente a Alan y a Zerick, ellos claramente eran la excepción a la regla de sentido común que esperaba que tuviesen todos los “humanos” o verdaderamente estarían perdidos ¿Quién se relacionaba tanto con una bruja? Nadie… De hecho, por ese mismo hecho le aterraba el pensar cómo reaccionarían los hermanos al enterarse de lo mismo ¿La rechazarían? ¿La intentarían matar? Por algún extraño motivo esa idea la hacía sentir un retorcijón en el estómago y por lo mismo trago un poco de saliva antes de negar con la cabeza, no tenía que concentrarse en cosas como esas y lo sabía.

—¿Eh?— Susurró antes de desviar su vista a la pequeña ave de papel que ahora reposaba en el suelo del local, haciendo que ella frunciese levemente el ceño ¿Qué tan torpe podía ser el chico como para lanzarlo fuera? Le hubiese reclamado, pero debido a la referencia de la lata suspiró pesadamente antes de agacharse para atrapar el dichoso papelito, sonriendo levemente al hacerlo ¿Podría llevárselo cuando saliesen del local? Esperaba que sí. Se enderezó lentamente antes de girar su rostro, incrédula al escuchar el “¡Sonríe!” de parte del contrario, haciendo que la cámara captara la perfecta cara de confusión por parte de la chica, pero al escuchar al chico parpadeó confundida hasta que lentamente una sonrisa se fue formando en su rostro, llegando a la tipica de superioridad que poseía la de ojos amatistas —¡Claro! Me ofende que no tengas a tu dueña de fondo de pantalla— Luego de decir aquello inflo su pecho aún con una sonrisa… Claro que eso duro hasta que recordó su actual vestimenta, haciendo que su rostro se tornase rojo de la vergüenza ¡Le había tomado una foto vestida de bruja! ¡Joder! ¡Lo peor es que ella misma solía decir que son se retractaba de sus palabras! ¿Cómo diablos podía quitarle el dichoso objeto al chico y eliminar cualquier rastro de aquel disfraz que llevaba? No veía ninguna salvación en realidad y por lo mismo gruño por lo bajo «Me tomo con la guardia baja el muy bastardo» Casi parecía a punto de comenzar a refunfuñar por lo mismo y es que ¿Cómo había olvidado el cómo se encontraba vestida? La había tomado desprevenida, en cuanto pudiese se aseguraría que aquella foto fuese completamente eliminada de la memoria del teléfono del contrario, lo juraba como que se llama Alice Baskerville.

Siguió pensando como quitarle el dichoso objeto hasta cuando noto que la comida estaba llegando, dejando de lado por completo su malhumorado ser para dejar aquella sonrisa de niña pequeña que la caracterizaba cuando se trataba de comida, más aún cuando esa comida involucraba la carne ¿Por qué? Simplemente desde muy corta edad había tomado un gusto por ese tipo de comida, muy diferente a como había reaccionado la primera vez que había comido verduras y claramente muy diferente a los gustos “preferenciales” que había tomado su hermana gemela… Claro que con la susodicha siempre había tenido gustos muy distintos con la castaña y de hecho la misma Alice así lo prefería, no quería ni imaginarse el cómo serían las discusiones con la albina si tuviesen el mismo gusto.

Prefirió concentrarse en la comida y por lo mismo no tardo en sacar un pedazo de la carne que el contrario había pedido, soltando un pequeño sonido gustoso debido a lo delicioso que estaba. Bien, el rubio tenía un punto a favor, no le había mentido con el tipo de comida que servían en aquel local, era delicioso y por lo mismo, siendo ella una mujer de palabra tendría que devolverle el conejo por mucho que no quisiera, claro que al notar nuevamente aquel objeto con el que había osado a sacarle una fotografía no dudo en alzar su servicio de manera amenazante… Bueno, no del todo, casi parecía como la típica jugarreta de atacar al contrario de broma y de cierta forma así era, Alice no tenía ninguna intención de que el técnico saliese herido, pero al menos lo picaría con el tenedor si intentaba sacarle una dichosa fotografía. Grande fue su sorpresa cuando noto que aquello no iba dirigido hacia su persona, sino más bien a los seres de felpa que ella había decidido dejar al lado de la mesa por educación ¿Por qué les sacaba una foto? No entendía mucho el sentido de ello, pero prefirió dejarlo de lado tomando en cuenta que no la molestaba a ella, haciendo que siguiese devorando comiendo ¿Dónde habían quedado todos los modales que le habían enseñado? En alguna parte muy lejanas de su pasado, cuando aún había alguien a su lado que la cuidaba.

—¿Qué haremos luego, Zerick?— Si, luego de haber comido una parte de su planto se había dignado a hablarle al chico, observándole levemente curiosa con la cara algo sucia debido a la poca delicadeza con la que había comido, puesto a que aun con bastantes años de vida la bruja aparentemente no aprendía a comer del todo bien. Claro que luego de decirlo se dio cuenta ¿Quién había dicho que había más? Ella estaba divertida y no deseaba que la salida terminase a pesar de “estar haciendo el ridículo con ese traje” pero nada le aseguraba que el chico desease lo contrario, pero aún era temprano ¿No? «Definitivamente hay algo con él que me hace no querer que se vaya» Inconscientemente bajo el rostro, pareciendo que estaba haciendo un pequeño puchero, aunque al notarlo negó despacio antes de verlo —Va-vamos a hacer algo más ¿Cierto?— Nuevamente un gesto raro en ella, puesto a que por su voz se podía notar la duda y cierto miedo de que allí terminase la velada… Definitivamente ¿Qué hacia el chico con ella? Por lo general evitaría todo contacto o lo obligaría a la fuerza, pero ahí estaba, preguntando si realmente harían algo más luego, era ridículo y por lo mismo prefirió seguir con su comida, si el contrario le negaba ¡Pues ella lo arrastraría a algún lado! Después de todo ella había tenido que aguantar la feria -Aunque claramente se había divertido en ella- y si ella lo había hecho él tendría que aceptar a ir donde ella quisiese, siempre y cuando no tuviese otra idea.
avatar
Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Puntos : 301
Ver perfil de usuario

Alice Baskerville
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: One (not so) Special Night [Privado]

Mensaje por Zerick Jericho el Jue Ago 04, 2016 11:28 am

A pesar de que me había tomado por sorpresa lo bien que había recibido el que le sacara una foto, no tardé en notar el pequeño gruñido y la tonalidad rojiza en sus mejillas que le daban una imagen mucho más linda, así que me permití soltar una risita al notar como su atención se fijaba en la comida y a la vez su humor parecía mejorar radicalmente. Luego de que sacara la foto al par de peluches juntos y riera nuevamente al ver la actitud defensiva de la de ojos amatistas, comencé igualmente a comer, soltando un suave suspiro de puro gusto luego del primer bocado. Tomé una de las botellas de cristal y serví un poco de la famosa bebida a ambos, para luego seguir degustando mi platillo, mirando de vez en cuando de reojo a quien era la mujer que estaba el noventa por cierto del día en mi cabeza, disfrutando de verla comer de esa forma con una sonrisa en mi rostro.

Así transcurrió hasta que escuché la pregunta de parte de la contraria, lo que hizo que le observara con atención mientras mi mente comenzaba a trabajar en la siguiente parte de la salida, pues realmente sólo había planeado hasta ese momento. Sin embargo dejé la respuesta por un momento de lado, -Hey, acércate un poco.- llamé a la contraria antes de igualmente inclinarme hacia ella y, tomando una de las servilletas para acercarla al rostro de la chica, más precisamente a su boca, limpiando con suavidad los rastros de comida que ensuciaban aquella zona. Sin embargo, no tomé en cuenta que mis ojos se fijaran inconscientemente en los labios de la de cabello castaño, mi mano actuando por cuenta propia para darle una pequeña caricia con mi dedo índice a su labio inferior, mi rostro acercándose un poco más a pesar de que la distancia entre ambos todavía era considerable…

… O así fue por un breve instante hasta que por fin espabilé y me separé rápidamente de ella con total nerviosismo y pegando mi espalda al respaldo de la silla, ¿Qué mierda, Jericho? ¡Qué rayos, qué rayos, Qué. Rayos! -L-lo siento, tenías… algo de comida.- Dije tragando saliva antes de desviar mi mirada, tomando torpemente el vaso con Coca-cola y comenzando a tomar de la misma para de esa forma ocultar un poco mi rostro. Hasta podía sentir el calor acumulándose en mis mejillas de nuevo, seguramente dándoles aquel chistoso tono rojizo que claro, se veía muy lindo en el rostro de Alice pero en el mío seguramente era poco cool y hasta desagradable. -Ehm, ¡Y claro que haremos algo más! N-no puedes deshacerte de mi, no todavía.- Medio grite al inicio, llamando la atención de más de una persona en el restaurante, soltando una risa un tanto nerviosa ante mi astuto cambio de tema. Que idiota, me había dejado llevar de nuevo, sólo esperaba no haber arruinado la noche con esa acción tan- Ugh, es que sus labios se veían demasiado-…

¡Ya! Concéntrate, Jericho. Dejé que un momento pasará mientras intentaba ordenar el lío de pensamientos y reclamos en el que se había convertido el interior de mi cabeza, antes de finalmente soltar un pequeño suspiro y de esa forma calmarme. -¿Te gustaría ir a ver un disfraz para mi? Seguro debe ser molesto ser la única disfrazada.- Finalmente cobré el valor suficiente de mirarle a los ojos de nuevo, antes de ofrecerle una pequeña sonrisa, bajando un poco mi cabeza para mostrarme un tanto cohibido como casi nunca en mi vida. -Tal vez hasta tengan un vestido de princesa para mi, como querías que usara cuando nos conocimos.- Bromeé, aunque daba curiosidad saber si ella me obligaría a usarlo de ser así, pero ya el hecho de que tuvieran un vestido que me entrara sería demasiada casualidad, así que descarté la opción. -Por cierto, ¿Recuperé mi conejo?- Ante la pregunte miré al par de seres de felpa todavía sentados en la mesa, mi sonrisa ampliándose un poco más antes de continuar con mi comida.

-o-

-Bueno, ¿Vamos?- Había pagado por la comida hace un momento y ya me había levantado del asiento, sin querer perder más tiempo del que me quedaba junto a la contraria, pues realmente quería ir a la siguiente parada. Con una caballerosidad que pocas veces demostraba me coloqué junto a la de cabellos castaños y le ofrecí mi mano para ayudarle a levantarse, aunque de paso igualmente le di una miradita nada disimulada al peluche negro que me pertenecía y que esperaba recibir de parte de la chica, la comida había estado bien después de todo, ¿no? Eso fue lo que pensé mientras caminaba hacia la salida del local, saludando con mi mano a la amable mesera que nos había atendido, saliendo al exterior que, curiosamente, parecía estar ya con un poco menos de gente transitando por las calles comparado a antes. Aún así seguían siendo bastantes personas, por lo que comencé a caminar guiando el camino pero cuidando de no apartarme demasiado de la contraria, tal como había hecho durante toda la salida. -Tranquila, no tenemos que caminar mucho esta vez, te he tenido de un lado para el otro toda la noche.- Reí despacio antes de ofrecerle una pequeña sonrisa en señal de disculpa.

Y, fiel a mi palabra, la tienda de disfraces no quedaba muy lejos del restaurante, de hecho apenas era menos de una cuadra y del otro lado de la calle, por lo que no tardamos nada en llegar, abriendo la puerta del mismo para dejar pasar a la brujita que me acompañaba primero, dejando que ella curioseara con la cantidad de disfraces y vestidos que tenía la misma. -¡Hola, hola!- Saludé con el entusiasmo de siempre a la encargada del local, quien estaba sentada detrás del mostrador leyendo una revista, y ante el llamado me devolvió el saludo con un simple gesto de mano, reconociéndome al instante y por lo mismo sin prestarme mucha atención. Ya era cliente regular gracias a mis locuras, claro. -Te dejaré elegir el disfraz que quieras para mi, ya que tus amigas hicieron lo mismo contigo~- Una gran sonrisa se dibujó en mi rostro al devolver mi mirada a la de largo cabello castaño, aunque la misma comenzó a temblar y de hecho borrarse lentamente cuando noté, a espaldas de la contraria, cierto vestido de princesa que parecía ser de mi talla, descansando en todo su esplendor en un perchero. Oh. Mierda.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: One (not so) Special Night [Privado]

Mensaje por Alice Baskerville el Dom Sep 11, 2016 1:17 pm

Se encontraba esperando una respuesta por parte del rubio con bastante curiosidad, después de todo realmente deseaba saber si hasta allí había quedado el paseo o si el susodicho tenía algo más planeado para la ocasión. “Una Noche no tan Especial” según la misma boca del chico, pero que para la bruja sin duda había sido especial, pues sin duda se había divertido un montón en aquellas atracciones. Además, como extra podía agregar que ahora tenía algo nuevo, Zeni lo era, y algo le decía que aun cuando el contrario, posiblemente, dejaría de verla una vez terminase el periodo que debía estar en el Shibusen, tendría un pequeño recuerdo de lo divertido que había sido ser capaz de molestar a semejante idiota intento de Santa Claus que había conocido en las escaleras del mismo establecimiento por error. Un error que para ella había significado por primera vez, desde que había aceptado el trato con el Dios de la muerte, divertirse en la institución y disfrutar de hacer un par de travesuras influenciada por el mismo técnico que ahora tenía frente a ella.

—¿Eh?— Parpadeo confundida por su petición, aunque dejo de hacerlo al mismo tiempo que asentía despacio y cumplía su petición más por inercia que por otra cosa, la verdad es que no entendía del todo porque le había pedido eso, pero no había tardado en acercarse al contrario tal como le había pedido —¿Para qué querías qu-?— Su pregunta murió antes de poder terminar de formularla debido a que había comenzado a sentir la servilleta por sobre su boca, sorprendiéndola un poco por lo mismo ¿Se había ensuciado mientras comía? Posiblemente y de hecho por lo mismo no entro a indagar demasiado al tema, simplemente dejo que el contrario lo hiciera pues estaba acostumbrada a ello, toda su familia lo había hecho en su momento debido al descuido de la menor de ellos en cuanto a comer se refería, claro que ninguno de ellos había terminado por acariciarle el labio con un dedo y por lo mismo la de cabellos oscuros lo observo claramente confundida por lo mismo.

—¿Zerick?— Murmuró antes de que el chico se separase por completo de ella, aparentemente ¿Nervioso? No entendía del todo porque se ponía así y por ello no dejaba de estar algo sorprendida ¿Por qué estaba rojo? ¿Estaba enfermo? Quizás por ello se había puesto así cuando habían estado en el stand con el peluche. Iba a preguntar, realmente estaba decidida a hacerlo, más el contrario no había dudado en comenzar a hablar, haciendo que la contraria simplemente dejase el tema de lado, encogiéndose de hombros por la excusa que sabía que era verdad.

—No te preocupes— Quería restarle importancia pues el chico realmente parecía afectarle tomar esa clase de confianzas con ella ¿No sé había quitado semi desnudo con ella la primera vez que se habían conocido? El que le limpiara la cara realmente no era para nada relevante, al menos no para ella que no había notado las claras intenciones del chico que no había logrado terminar aquella acción. Y de hecho mucho menos le intereso cuando supo que aún quedaban cosas por hacer, haciendo que una amplia sonrisa se formase en su rostro ahora limpio —Suena bien para mí, no quiero volver tan rápido con esas locas— La verdad es que tenía una parte de verdad y otra que simplemente no quería terminar tan rápido con aquella salida pues realmente se estaba divirtiendo, siempre lo hacía cuando estaba con el de ojos sangres.

—¿Un vestido de princesa para ti?— Alzó una ceja ante la idea y de hecho no pudo reprimir una pequeña risa que escapó de sus labios por la idea, sonaba bien, demasiado bien y por lo mismo asintió varias veces ante la idea. Sin duda sería algo gracioso para recordar —Acepto, suena bien que de una vez por todas lo hagas— Bromeo antes de simplemente asentir despacio, se había ganado el recuperar aquel conejo negro que ella misma se había molestado en ganarle, la comida estaba deliciosa, pero no se lo entregaría hasta terminarla y para ella aún quedaba, así que debería aguantarse que hasta entonces la pequeña cosa de felpa siguiese en las piernas de su chica.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

—Vamos— Confirmó la chica una vez tomó la mano del chico para levantarse mientras con su brazo libre atrapaba a los peluches para que no llegasen a tocar el suelo por culpa de su descuido, no quería que se ensuciaran por algo tan estúpido como era eso. Aunque en cuanto logró tener ambas manos para ella no dudo en finalmente hacerle entrega nuevamente del animal de oscuro pelaje oscuro al chico, después de todo la comida había estado deliciosa y no es algo que la chica pudiese negar, pues, a pesar de todo, nada había quedado en su plato, ni siquiera un pequeño rastro de lo que había sido la comida.

Asintió despacio ante sus palabras mientras intentaba mantenerle el paso, buscando no perderse en aquel mar de gente que si bien había bajado en cantidad aún se mantenía, al menos siendo aún capaz de perderse en la misma y no quería hacerlo. Claro que realmente no tuvo que hacerlo por mucho tiempo pues antes de que intentase tomar nuevamente la mano del chico llegaron a la dichosa tienda de disfraces que le había señalado, entrando detrás de él mientras observaba con cierta curiosidad. El lugar en si le recordaba a aquella época cuando su madre la sacaba a ella y a su hermana para elegir vestidos -Cosa que a Alice nunca le gusto- pero que ahora le traía cierta nostalgia que no dudo en dejar de lado al escucharlo hablar, sonriendo ampliamente antes de alejarse del chico para comenzar a buscar, claro que la tarea no era para nada fácil tomando en cuenta que había millones de vestidos.

«A este paso no encontrare ninguno»

Mordió levemente al pensar que su plan se vería frustrado, claro que una pequeña idea salió de su cabeza, haciendo que se acercase al mostrador, más específicamente a la mujer que se encontraba bastante concentrada leyendo su revista —Disculpe ¿Tiene un vestido de princesa para él?— Al escuchar la voz femenina la encargada finalmente desvió la mirada de su revista para fijarla sobre la susodicha, observándola de arriba para abajo antes de interrogar con la mirada al chico, no tardando mucho en suspirar pesadamente mientras negaba con la cabeza derrotada antes de apuntarle el vestido que buscaba a la bruja. Haciendo que esta se girase y sonriese ampliamente con maldad —Gracias— Musitó antes de avanzar hacia el mismo, sacándolo del perchero para entregárselo al chico de ojos sangres aun sonriendo —Corre a ponértelo, Idiota— Ante aquellas palabras la única espectadora de la situación soltó una carcajada, aparentemente divertida de que tuviese que ponerse aquello, más a Alice no le importaba del todo, ella solo quería que el contrario cumpliese su promesa de una vez por todas.
avatar
Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Puntos : 301
Ver perfil de usuario

Alice Baskerville
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: One (not so) Special Night [Privado]

Mensaje por Zerick Jericho el Jue Oct 20, 2016 4:19 pm

Estaba sosteniendo el pequeño ser de felpa en mis brazos, aquel conejo que por fin tenía de nuevo conmigo luego de que me lo quitaran por mal comportamiento, y realmente no podía hacer otra cosa más que observar en silencio como la castaña revisaba los vestidos y demás disfraces, mis ojos ya habiendo perdido de vista aquel vestido de princesa con el que tanto me había aterrado momentos atrás. Para mi suerte Alice no parecía poder verlo y aquello me aliviaba de cierta forma, no iba a enseñárselo yo mismo, claro que no, pues estaba seguro de que no dudaría en obligarme a vestirlo todo por mi gran bocota. Debí suponer que se lo tomaría lo suficientemente en serio como para llegar a tal extremo, y es que en esos momentos se veía realmente enfocada en encontrarlo, pero bueno, era parte de aquella relación tan extraña que teníamos de amigos que se molestan y quieren ver al otro humillado, supongo.

Sin embargo, cuando la vi dirigirse a la encargada preguntando por un vestido de mi talla una mueca de incredulidad se formó en mi rostro antes de que la traidora con la revista le señalara donde estaba el dichoso vestido de princesa. Miré atentamente y con sonrisa nerviosa como la castaña se dirigía tranquilamente hasta el mismo sólo para retirarlo de su lugar y entregármelo con una simple sonrisa. -- Le dediqué una mirada de “¿va en serio?” pero, sabiendo que ya era tarde para discutirlo, simplemente tomé el vestido soltando una pequeña risa en el proceso. -Como usted ordene, ama.- Rodé los ojos antes de dirigirme hasta el vestidor al fondo de la tienda, todo el momento notando la mirada cómplice que me dirigía la dueña del local por sobre su revista. Sí sí mujer, ya sé en lo que me estoy metiendo, no digas nada. -¡Hey! ¡Podría cambiarme aquí! Alice sabe que me gusta hacer eso frente a ella~- Bromeé con la situación que habíamos vivido en el vestuario de Shibusen, por fin sacando la atención de mi persona para que la mujer sentada en el mostrador dirigiera una mirada incrédula a la propia Alice, mientras yo entraba rápido en el vestidor para no recibir ninguna represalia por mi comentario.

Habré tardado unos diez minutos tanto luchar con como se ponía esa cosa, hasta que finalmente salí al público de nuevo, hecho completamente una… un princes-… un princeso. Creo. El glorioso vestido rojo realmente resaltaba las facciones finas de mi rostro y nívea piel, y especialmente hacía más llamativos mis ojos, según lo que podía ver en los espejos. También estaba muy apretado, y era realmente incómodo, sobre todo para caminar. Y moverme en general. En comparativa estaba ahí arriba junto al traje de Santa que había usado cuando conocí a la de ojos amatistas en lo que ha incomodidad se refería. Y eso era curioso, realmente, ¿por qué rayos siempre terminaba con un traje raro al estar con ella? -¿Y cómo me queda?- Suspiré despacio mientras daba unos giros para modelar frente a las dos personas que seguramente se estarían partiendo de la risa en esos momentos, prefería omitir tales risotadas sólo para mantener un poco de mi dignidad.

-Hey, listilla, toma mi sudadera, ya debe haber más frío que antes.- Sin esperar respuesta me acerqué y le dejé la prenda encima de la cabeza, haciendo que la misma le tapara el rostro antes de devolverme a quien atendía el local para poder pagarle. -Oh no, no, ustedes dos me han alegrado un día aburrido, el vestido se los presto por esta noche, disfruta tu velada, princesa.- Parpadeé algo sorprendido antes de hacer una pequeña mueca por su último comentario de burla, encogiéndome de hombros pero ofreciéndole una pequeña sonrisa al final, en forma de agradecimiento. Asentí y finalmente cargué en mis brazos al resto de mi ropa así como también al peluche encima de la misma, y me volteé de nuevo para encarar a la salida, acomodando un poco la zona del busto del vestido que era una de las partes donde más me incomodaba. Como pequeño detalle lo único que todavía llevaba puesto de mi ropa de calle eran mis cómodas zapatillas. Algo que seguramente le daría una imagen más cómica a mi situación.

-Buenas noches.- Saludé al final a la mujer, quienes devolvió el saludo simplemente con un agitar de sus manos hacia nosotros, y cerré la puerta de la tienda detrás de mi, sintiendo al instante una pequeña brisa helada al contar sólo con el vestido, pero bueno, no era para nada malo la verdad. Noté como algunas personas que pasaban por la calle me dieron algunas miradas raras antes de reír abiertamente, pero yo sólo les ofrecí una encantadora sonrisa, ya plenamente asumiendo que estaba jodido al respecto, y realmente no había nada malo con tener algunas risas a mi costa si con eso alegraba el día a los demás, en especial a Alice. -Muy bien señorita, o mi encantador príncipe~ Hm…- Rasqué mi mejilla mientras comenzaba a caminar junto a la contraria, mirándola de reojo. -¿Quieres dar un paseo? ¿Estás cansada? Tal vez ya quieras volver a casa.- Pronuncié en un tono un tanto más bajo que antes, sin saber si ya le habría robado demasiado tiempo a la de ojos amatistas.

En cualquiera de los casos, había sido realmente lo que yo quería y esperaba, la había pasado genial junto a ella. Una noche especial junto a la persona que rondaba mis pensamientos la mayor parte del día. Y bueno, todavía me quedaba al menos hasta la despedida.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: One (not so) Special Night [Privado]

Mensaje por Alice Baskerville el Dom Nov 20, 2016 6:29 pm

Decir que la chica estaba disfrutando de la situación en la que se había metido el rubio era poco en comparación a como realmente esta, y es que… ¿Vestirse de princesa? Seguramente era una de las cosas más ridículas que había hecho en la vida y ella estaba allí para presenciarla, si es que no era la más ridícula. Aunque conociéndolo podía llegar a dudar que realmente estuviera a punto de presenciar la mayor ridiculez posible por parte del chico. Fue por ello que ante la pregunta silenciosa del chico ella simplemente sonrió ampliamente, emitiendo también con su mirada un simple: “Hazlo ahora antes de que encuentre uno peor”. Y no mentía, si no cumplía su palabra le buscaría un vestido aún más ridículo que el que ya estaba a punto de ponerse y no dudaba que la encargada seria la ayudante perfecta para ese “plan”.

—Te estaremos esperando— Musitó mientras su sonrisa se ampliaba, no era aquella misma sonrisa inocente y tierna que había mostrado durante toda la velada, era más bien una traviesa y con un toque de maldad, porque sí, realmente era divertido para ella ver al rubio así de humillado por una promesa de hacia tanto. Claro que jamás espero que soltase aquello repentinamente ¿Por qué tenía que recordar lo sucedido en el camerino? Antes de que lo pudiese regañar o algo similar el susodicho huyó, dejándola con las palabras en la boca, pero con la dueña de la tienda interrogándola con la mirada ¿Qué se supone que debía decir? La verdad, había sido él el desvergonzado que había quedado sin camisa frente a ella —A mí no me mire, no es mi culpa que él no sienta vergüenza— Gruño la chica, cruzándose de brazos mientras le daba la espalda a la encargada, no tenía por qué andar comentando más al respecto, esos habían sido los hechos y punto.

Claro que ambas dejaron el tema completamente olvidado en cuanto vieron al pobre chico salir del vestido con aquella prenda, soltando carcajadas como si no hubiese un mañana, al menos por parte de la bruja- A tal punto que había tenido que apoyarse en el mueble del local para no terminar en el suelo de la risa- ¿No sentía vergüenza? Siendo sincera la chica dudaba que él tuviese un sentimiento como ese, pero en ocasiones se preguntaba si no le hacía falta en su día a día, seguramente Alan tendría que vivir con sentirlo por ambos. «Es un idiota, definitivamente es un idiota» Pensaba la chica mientras comenzaba a intentar contener la risa, si bien realmente se veía gracioso debía mantener la compostura, al menos por un momento.

—T-t-te queda de maravilla. Re-resalta el color de tus ojos— Eso fue lo único que logro decir antes de volver a reír, no a carcajadas como antes, pero seguía causándole gracia todo eso. O al menos fue hasta que sintió una de las prendas del chico, justo en su cara, sacándola de inmediato de allí para observarlo curiosa. Suponiendo que se la estaba prestando no dudo en colocársela, notando en cosa de segundos que le quedaba tan grande como la ropa que le había prestado el día de lluvia ¿Por qué era tan alto? «Seguro tomo mucha leche» Eso le había dicho muchas veces su tío y ella aún seguía de esa estatura ¿Por qué seria así si ella también había tomado bastante de aquel liquido? Prefirió no cuestionarse mucho el tema, de hecho, instintivamente había llevado su mano a su rostro para ser capaz de olfatear la manga -Que prácticamente no dejaba nada de piel a la vista- y al sentir aquel olor tan característico del de ojos sangre sonrió inconscientemente «Demasiado cálido» Pensó antes de ser sacada de aquella burbuja al escuchar la voz de la otra mujer del lugar, sonriendo antes de tomar su conejo y comenzar a caminar junto al chico hacia la salida

—¡Buenas noches!— Mientras avanzaba sacudió su mano al igual que la encargada para luego finalmente abandonar la instancia, la verdad es que había sido una muy divertida noche, aunque siempre que estaba con él chico era así. Pero tenía que terminar y lo sabía, a la cuidadora del cuarto no le haría mucha gracia que llegara tan tarde, ella no quería problemas en ese momento y por ello la castaña simplemente negó despacio por la primera idea, para luego alzar el rostro con una amplia sonrisa en el rostro —No podemos ir a pasear, pero… ¿Carrera hasta el dormitorio femenino?— Antes de que él chico pudiese contestar ella lo había tomado de la mano y comenzó a correr, no tan rápido como lo haría normalmente, pues sabía que el pobre chico tenía una clara. Lo confuso seria ¿Por qué lo tomaba de la mano si era una carrera? Meramente porque no quería perderlo en el camino, no fue un trayecto demasiado largo, pero una vez llegaron a la entrada freno y decidió girarse al chico con una leve sonrisa mientras jadeaba despacio —Espera aquí— Luego de decir aquello lo soltó para adentrarse al edificio, saliendo en cosa de segundos, mientras cargaba una bolsa, la cual le tendió al chico en cuanto estuvo nuevamente frente a él.

—Es la ropa que pedí prestadas el día de lluvia, o-olvide cual era el casillero— Admitió un poco avergonzada por lo mismo, aunque luego no tardó en dedicarle una sonrisa al chico, porque realmente se había divertido en aquella “salida” juntos y aunque no lo admitiría abiertamente, hubiese deseado que aquella noche durase más —Fue divertido, gracias por invitarme… La próxima vez que nos veamos te devolveré esto— Dijo mientras tomaba un pedazo de tela de la sudadera antes entregada por él mismo, tendría otra excusa para verlo pronto —Nos vemos— Dio media vuelta y comenzó a andar de vuelta a las habitaciones, ya todo estaba dicho… «¡Diablos lo olvide!» Con aquel fugaz recuerdo de que algo había olvidado se giró hacia el chico comenzando a correr hacia él nuevamente ¿Cómo diablos había olvidado algo tan importante?

—¡Zerick!— Gritó para que el mismo se detuviese o voltease a verla de haber comenzado ya su marcha —O-Olvide hacer algo importante— Murmuró algo cansada después de volver a correr. Alzó el rostro con una pequeña sonrisa para luego morder su labio con la fuerza suficiente como para que el mismo comenzara a sangrar y antes de que el contrario pudiese reaccionar o al menos decir algo le rodeo el cuello con ambos brazos para atraerlo hacia ella. Juntando sus labios en un contacto al principio delicado, pero que luego dejo de serlo en cuanto la castaña decidió morder el labio ajeno para que también sangrara al menos un poco, separándose para lamer el mismo —Ahora legalmente eres mío— Murmuró antes de retroceder un par de pasos con bastante velocidad —Ese fue nuestro contrato de propiedad ¡Así que recuerda que ahora tienes dueña, bastardo!— Gritó para luego dirigirse hacia las habitaciones como si nada hubiese pasado. Ignorando completamente el significado que podría llevar su acción, porque sus padres le habían dicho que las personas se besaban para firmar un contrato, su tío le había dicho que los contratos se firmaban con un poco de sangre ¿Ella? Había decidido combinar ambos por si acaso, no quería que quedara duda que era de ella, al menos mientras aquella “mentira” durase.

«Definitivamente fue una buena noche» Y con aquel último pensamiento se adentró al recinto, ignorando completamente el cómo había terminado el pobre chico luego de semejante escena.
avatar
Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Puntos : 301
Ver perfil de usuario

Alice Baskerville
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: One (not so) Special Night [Privado]

Mensaje por Zerick Jericho el Miér Feb 08, 2017 4:25 pm

Simplemente asentí con una pequeña sonrisa en mi rostro ante su negativa silenciosa, y sin embargo no pude más que ampliar mi sonrisa al verla alzar su mirada, para corresponder la suya propia, dejando de lado el deseo de pasar un rato más con ella sólo con verla sonreír, aunque claro, su siguiente idea me hizo alzar una ceja curioso, pero no tuve tiempo a decir o hacer nada antes de sentir aquella calidez ahora conocida en mi mano y aferrarme a la misma, comenzando a correr junto a ella mientras soltaba una carcajada por lo divertido del momento. Creo que ambos nos estábamos acostumbrando demasiado a aquellas carreras, aunque bien se parecía más a la bajada en el pseudo-trineo que habíamos hecho en las escaleras de Shibusen más que una competencia, o al menos así lo sentía yo.

De todas formas, la seguí con cierta facilidad. Sabía que la contraria realmente no estaba compitiendo y de hecho se estaba conteniendo sólo para no hacerme caer por culpa del vestido, pero igualmente no eran tan difícil una vez te acostumbrabas a mantener controlada la falda del mismo. Por suerte había elegido llevar mi propio calzado antes que ponerme algún zapato de tacón para completar el disfraz, de lo contrario ya hubiera caído reiteradas veces con sólo caminar.

El recorrido fue más corto de lo que pensaba, o tal vez sólo se me había hecho corto por esa ansiedad que había vuelto a mi; la ansiedad de saber que pronto nos separaríamos de nuevo, y la necesidad de no querer dejarla ir todavía. Era tan ilógico, por donde lo viera, mi razón me decía que sólo estaba exagerando, después de todo, ella no se iba a ir a ningún lado… Al menos no aún. No es como si fuera a desaparecer, no. Podía verla cualquier otro día, lo sabía. Y aún así no podía evitar sentirme de aquella manera. -Sí.- Una pequeña sonrisa se formó en mi rostro de nuevo, dejando de lado cualquier debate del tema, sólo para fijar mi total atención en la mujer que me había indicado que espere allí. En ningún momento mis ojos se despegaron de ella, hasta verla volver y recibir la bolsa en sus manos, riendo despacio al escucharla. -No te preocupes, yo a veces lo olvido igual.- Guardé el resto de mi ropa en la bolsa, dejando finalmente encima al conejo de felpa, el cual asomaba su cabeza por el borde de la misma para poder observar al exterior, antes de dirigirle un simple guiño de ojo a la brujita, devolviendo su sonrisa con una propia, sabiendo que el momento que había estado retrasando toda la noche por fin llegaba.

-Hey, gracias a ti por aceptar, fue un placer…- Solté un pequeño suspiro de nerviosismo. Genial, ahora me sentía nervioso. Y no sabía el motivo, probablemente todo relacionado con la despedida. -Considera quedártelo, te queda mucho mejor a ti, t-te ves muy linda.- Apenas pude susurrar lo último en un manojo de palabras mucho menos entendibles de lo que había deseado, y estaba seguro de que la castaña no había sido capaz de comprenderlo. Claro, para mi siempre se veía hermosa, sin importar el momento, así que eso no sería algo nuevo.  —Nos vemos— Abrí los ojos casi tomado por sorpresa antes de contestar rápidamente lo primero que se me vino la cabeza antes de que se fuera. -¡Nosvem-duermebi-noches!- Lo que, claro, no sonó demasiado coherente o inteligente. Idiota. -Duerme bien, buenas noches.- Repetí, ahora más calmado, saludándola con la mano aunque ella ya me hubiera dado la espalda.

Esperé con una pequeña sonrisa a que terminara por entrar, claro, era lo menos que podía hacer, asegurarme de que llegara bien. Y sí, exteriormente lograba mostrarme con una gran calma y relajado rostro, pero lo cierto es que en mi interior aquella sensación de ansiedad y nerviosismo de antes ahora se había convertido en gritos desesperado por… Por detenerla de algún modo, o decirle algo más, antes de que se perdiera de mi vista… Simplemente por poder robarle unos segundos más de su tiempo para que los compartiera conmigo.

Estoy loco.

Y entonces, como si el maldito destino se pusiera de mi lado, como si todos los planetas se hubieran alineado para cumplirme ese simple deseo, como si el mismo Shinigami no tuviera nada mejor que hacer más que velar por los pedidos de uno de sus idiotas estudiantes… Ella se volteó. Alice Baskerville se devolvió en sus pasos sólo para correr hacia mi luego de gritar mi nombre y juro por todo lo bueno de este mundo que estuve a punto de abrir mis brazos hacia ella y exclamarle algo entre las líneas de “¡Lo sé! ¡Yo tampoco quiero dejarte ir aún!” Pero para mi fortuna mi curiosidad por ver lo que realmente quería, o tal vez aquel sentido que debían tener todos y que a mi seguramente me fallaba de respetar los momentos y saber leer el ambiente finalmente se activó en mi persona, al menos por ese instante, así que me contuve. -¿Que ocurre?- La miré ahora preocupado, finalmente dejando de lado mis egoístas pensamientos sólo para prestarle toda mi atención de nuevo, y aquella preocupación se incrementó un tanto más al verla alzar su rostro, porque a pesar de que me dedicaba una de sus dulces sonrisas de nuevo yo no pude hacer más que recordar el único momento en el que la había visto morder su labio hasta el punto de hacerse sangrar… La vez que la había lastimado por actuar como un estúpido en la escuela.

Sentí los brazos de ella rodear mi cuello e inconscientemente llevé mis manos a su cadera para sostenerla, abandonando todo lo que tenía en las mismas al hacerlo. -Alice, qué…- No lluegé a terminar y de hecho mi mirada preocupada y el frío sudor que había sentido por haberla jodido de nuevo quedaron totalmente de lado, en un mundo completamente diferente, junto con toda mi razón, mis preocupaciones, mis temores, mis derrotas, mis victorias, mis estupideces, todo. Abrí los ojos tan sólo un poco más, quedando completamente inmóvil, sintiendo el suave tacto de esos cálidos labios con los que a veces había soñado pero que nunca en mi vida pensé llegarían a ser tan dulces, sobre los míos propios. Ni siquiera el sabor metálico de la sangre pudo opacar lo maravilloso que se sentía, lo único que era vivir esa sensación. Sentí a mi corazón dejar de latir por ese mínimo instante, antes de que volviera a la vida casi de un vuelco al sentir el pequeño dolor en mi labio inferior, ¿U-una mordida? Un delicioso escalofrío recorrió mi espalda hasta mi cuello, sintiendo lo que unicamente podía definir como la lengua de Alice sobre mis labios, antes de que el mágico momento se terminara una vez ella decidió separarse. Abrí los ojos, los cuales no tengo idea cuándo es que llegué a cerrar, un furioso rojo adornando mis mejillas, mi boca semiabierta ahora sí pudiendo mostrar la sorpresa de lo ocurrido.

¿Realmente había pasado? Creo que sí, al menos eso pude deducir, apenas, con lo siguiente que dijo la de ojos amatistas. Sólo tuve la cordura de asentir bobamente, mi mirada clavada en la de ella, mi cuerpo moviéndose inconscientemente, por su cuenta, estirando apenas una de mis manos hacia la contraria al notar que se alejaba, perdiéndose ante mis ojos dentro del edificio. Pero mi mente realmente estaba en otro lado, en otro momento.

Parpadeé, tomando una bocanada de aire, comenzando a respirar de nuevo agitadamente, recordando que debía respirar para poder vivir. Miré al suelo, notando que la bolsa ahora descansaba de pie en el suelo, el conejo un poco inclinado pero sin llegar a caer fuera. Claro, me había olvidado de ella también. La alzé, acomodando al animal de felpa en su interior, sintiendo como en mi propio interior mi corazón latía como si se me fuera a salir del pecho. No dije nada. No tenía palabras, tampoco. Simplemente, di un último vistazo hacia la puerta ahora cerrada de entrada a los dormitorios, antes de girarme casi mecánicamente, como un robot, y comenzar a andar descuidadamente por un camino equivocado, errado al que me llevaba a mi departamento.

Estoy loco… Estoy enamorado.

¿Qué había significado todo eso? No lo sé, no podía darme una idea todavía. No podía pensar claramente por culpa del cosquilleo en mi pecho. Pero aún así una pequeña sonrisa se había dibujado en mi rostro. Una sonrisa tan real como la que nunca había hecho en mi vida.

-Definitivamente fue una buena noche.- Una noche especial. Una noche perfecta. Eso fue lo último que pensé antes de terminar de abandonar el lugar.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: One (not so) Special Night [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.