Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Miér Jul 05, 2017 10:12 am por Misogi Kumagawa

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Miér Jul 05, 2017 10:03 am por Silver / Albert Froste

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

» Llamarada [ Misión ]
Jue Jun 08, 2017 8:53 am por Rugi

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Shoot it down [Privado Zerick]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Ryu Misora el Lun Ago 17, 2015 6:04 pm

El calor nunca fue un problema para él en absoluto, pero claro, considerando que estaban en medio del desierto de Nevada, el verano suponía su debido peso sobre la ciudad, por más extraña que fuera ésta, y nada impedía que la gente anduviese con cosas cortas y buscara la sombra de los árboles, bebidas frescas, y otras cosas. Y es por eso precisamente que el rubio se encontraba en el parque, apoyado contra uno de los árboles más grandes que encontró, la copa llena de hojas verdes le proporcionaba una sombra perfecta. Tenía una camiseta de manga corta color blanco, y pantalones cortos negros, lo más liviano que había encontrado tras dar vuelta su armario. Tenía un helado de agua en la mano, ya lo había comido hasta la mitad, nunca le había gustado demasiado lo dulce pero ciertamente el calor se volvía algo pesado en cierto punto, y tener la garganta seca era tener la garganta seca.

Una pequeña culebrilla inofensiva se le había escurrido hasta el cuello, como era costumbre, a él no lo atacaban, de hecho ni siquiera había sentido las escamas rozándole la piel del cuello, pero si alguien veía al animalito era muy probable que gritaran o intentaran advertirle, y pasaría lo de siempre; el chico se encogería de hombros y diría que no hay problema. Al menos, cuando eran solo culebras pequeñas como esa no importaba. Pero eso no evitaba ciertas escenitas de vez en cuando, por suerte, justo esa vez nadie se había dado cuenta de que había una maldita serpiente dándole vueltas a su cuello, como si de un collar vivo se tratase.

Cuando se acabó el helado, observó el palito y luego dirigió la mirada a un bote de basura a unos metros de él. Sonrió de manera infantil cuando se le prendió el foquito. Cerró un ojo, mientras hacía una mueca en un intento de apuntar bien a su objetivo, con el palito en su diestra. Tras unos segundos de profundo cálculo, lanzó el palito hacia el bote de basura, que tras un vuelo limpio, aterrizó justo en su objetivo. Ryu esbozó una sonrisa satisfecha y engreída, regodeándose internamente por su destreza y puntería. Apoyó las manos en el suelo para poder levantarse, se sacudió algo de tierra que había juntado tras tanto rato sentado, y comenzó a caminar. Tenía suerte de que ese día la biblioteca le había dejado libre de trabajo, no le molestaba el medio tiempo que hacía ahí pero cada tanto le gustaba que lo premiaran con un día libre.

Estaba a punto de comenzar a salir del parque, cuando por andar distraído chocó con un chico. La colisión no había sido suficientemente fuerte para hacerlos caer, pero si que ambos tuvieron que retroceder. —¡Hey! Fíjate por donde vas. —Espetó al rubio que tenía ahora en frente, con unas ganas repentinas de pegarle un puñetazo, cosa que por suerte no hizo.
avatar
Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 04/08/2015
Puntos : 120
Ver perfil de usuario

Ryu Misora
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Zerick Jericho el Lun Ago 24, 2015 4:00 pm

Avanzaba corriendo y saltando entre los callejones de Death City, moviéndome con gracia y velocidad entre los estrechos pasillos de cemento y hormigón, internándome aun más en la laberíntica ciudad. Sin embargo, no me encontraba moviéndome de aquella forma solo por placer o deporte, más bien era una necesidad ante la situación en la que me había metido. Era extraño, porque generalmente era yo quien buscaba a los problemas con mi a veces innecesaria curiosidad y búsqueda de entretenimiento, pero esta vez había sido diferente.

-o-

Ya habían pasado varias horas desde que almorzara y, luego de acudir a un par de clases en la academia, tenía vía libre para salir, mi jornada estudiantil por fin acabada, al menos por ese día. Por esa razón, tenía en mente dirigirme hasta el famoso parque de la ciudad para relajarme un rato, teniendo en cuenta el pesado clima que estaba sufriendo la ciudad de la muerte. No era de extrañarse, tomando en cuenta que estaba ubicada en medio del desierto, por lo que el calor era moneda corriente a estas alturas. Por suerte había elegido ropa ligera aquella mañana, consistente en una camisa blanca manga corta con el logo de Shibusen en el pecho, y unos pantalones negros de vestir que había arremangado hasta abajo de la rodilla debido al calor, a parte claro de un calzado, zapatillas para ser más preciso.

Y era en mi tranquilo caminar avanzando hacia el enorme parque cuando me detuve mirando sin expresión alguna en mi rostro a quien se posicionaba directamente en frente de mi, como si estuviera cortando camino. No es que fuera un paranoico pensando que me estaban cortando el camino, pero cuando el sujeto tiene pintas de ser muy sombrío y con intenciones de ocultar su identidad, entonces sí creía tener el derecho de sospechar. Analicé a la persona, la cual vestía una larga gabardina negra con capucha, la cual llevaba puesta y me impedía sacar algún detalle concreto de su rostro. Tenía además aquella sensación de estar siendo celosamente observado, por lo que intuía que aquel sujeto no estaría solo. Pude confirmarlo cuando, al llevar discretamente mi mirada a escanear los alrededores, me encontré con otra persona más encima de uno de los tejados de un edificio adyacente al callejón en el que estábamos, llevando las mismas pintas que el desconocido que tenía al frente. Sonreí levemente y entonces giré mi cabeza, ya sin intentar ocultar mis observaciones, solo para encontrarme con un tercer individuo vistiendo las mismas prendas que los otros dos. Entonces, tenía uno al frente, otro a mis espaldas, y finalmente el que estaba encima del tejado a mi izquierda, eso sin tener en cuenta que podían haber más ocultos.

¿Qué podía hacer? -Estudiante de Shibusen, un placer. ¿Necesitan algo?- pregunté, señalando con uno de mis dedos a la pequeña calavera que tenía dibujada en la camisa. -Sabemos quien eres. Un lacayo de aquel a quien llaman erróneamente dios. Queremos enviar un mensaje y la mejor forma de hacerlo, es acudiendo directamente a la servidumbre, el eslabón más débil.- Tenía una voz grave, elocuente. Nada aplicable a sus apariencias de villano. -Un estudiante menos por aquí, un soldado menos por allá, y Shinigami tendrá que comprender que sus días de falsa seguridad están contados, para él… y para todos lo que lo sigan.- Entonces era por pertenecer a la famosa academia de técnicos y armas. La pequeña sonrisa que había tenido presente se perdió y en reemplazo mi rostro se transformó a un gesto serio, plantando una mirada más sombría en mis ojos rojo sangre. Estaba claramente rodeado y había una alta posibilidad de que estuvieran armados. Tenía que idear algo rápido y efectuar el primer movimiento. En tal desventaja lo único que tenía a mi favor el factor sorpresa de empezar la acción.


-o-

-¡Cuidado!- Tuve que apartarme de improvisto al tener a una mujer de avanzada edad cruzar por la esquina en la cual tenía pensado doblar. La esquivé por los pelos antes de continuar corriendo, ingresando a otro callejón el cual contaba con una escalera. Pasé los escalones de un salto y con un giro esquivé nuevamente a otro peatón que caminaba por allí. Estaba seguro que hacía poco más de un par de minutos que había dejado atrás a mis perseguidores, pero debía aprovechar mi ventaja y continuar avanzando. En mi mente solo tenía fijo un lugar: el parque. Había sido mi destino inicial y ahora no lo iba a cambiar. Además, quienes me habían acorralado lo habían hecho en un callejón sin nadie presente, por lo no era raro pensar que en una zona pública con varias otras personas no tendrían el coraje de atacar.

Por fin pude ver la zona arbolada del parque y supe que me quedaba poco. Crucé la calle a toda velocidad sin detenerme, nuevamente pasando entre varias personas las cuales soltaban uno que otro quejido o insulto al verme avanzar con tal apuro en medio de ellos. Me tomé un momento para mirar atrás y mis ojos, por suerte, no dieron con ningún sujeto con gabardina negra y encapuchado, pero al devolver mi ojos al frente mi cuerpo impactó de lleno con otra persona. Solté un quejido y llevé una de mis manos a mi quijada, la cual había chocado con la dura cabeza del otro sujeto. Escuché gritar al otro, pero le ignoré para llevar nuevamente mis ojos a escanear los alrededores, esperando que no hubieran alcanzado mi posición. Por suerte no parecía que fuera el caso, y por lo mismo finalmente me digné a mirar con quien había chocado. -Sorry, man. No need to-…- Interrumpí involuntariamente mi disculpa, cuando finalmente le eché una buena mirada al otro. Era un chico rubio, bastante joven. Tenía una mirada afilada y su cabello rubio, a pesar de no ser demasiado largo, estaba desordenado. Sus ojos igualmente me llamaron la atención, debido a que tenían un color parecido a los míos. Aquel chico era demasiado parecido a mi, casi idéntico. De hecho, dejando de lado el color de ojos que no pegaba del todo, y la pequeña diferencia de altura, siendo yo el más bajo, aquel chico parecía ser una copia exacta de mi persona. Tragué saliva y me recompuse, pensando que seguramente me habría quedado viéndolo con sorpresa todo este tiempo. -… Bro-… Brother?- Pregunté de la nada, mientras una peligrosa sonrisa se iba dibujando lentamente en mi rostro y me acercaba a él con los brazos extendidos, las intenciones claras de darle un abrazo. Por Shinigami-sama, olviden a los desconocidos que me estaban dando caza. Hoy tenía algo más interesante para contar.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Ryu Misora el Dom Ago 30, 2015 8:06 pm

Una vez el otro se dio la vuelta para disculparse, fue que Ryu cayó en la cuenta de algo que le pareció sumamente curioso y extraño a la vez, algo que lo hizo quedarse atontado un buen rato. Tenía enfrente suya a alguien parecido a él, muy parecido a él. Pelo rubio corto y desarreglado, ojos que aunque no acababan de encajar, eran de un color brillante y peculiar, e iban más o menos por la misma gama de colores, además de algo muy similar a un brillo travieso y avispado en éstos. Incluso la contextura física era similar si dejabas de lado la diferencia de altura que dejaba a Ryunosuke con la ventaja, eran realmente muy parecidos. Una sonrisa que indicaba que estaba a punto de echar a reír se formó en su cara, y estaba a punto de seguirle el juego del abrazo pero un siseo bastante notorio hizo que la sonrisa se borrara de su rostro y dirigiera la mirada a su hombro. La culebra que tuvo hasta entonces en su cuello, trataba de decirle algo, él jamás había logrado entender claramente a los reptiles, pero podía hacerse una idea de lo que trataban de decirle.

Sorry, ¿There’s something wrong? ¿Why runnin’ so fast? —Su inglés no era muy bueno a decir verdad, se notaba fácilmente de donde era originario y cuál era su idioma materno(suponiendo que su madre le hubiese enseñado nada), pero siempre lo habían entendido bien, o al menos lo suficiente. Para chocarse de esa forma con alguien había que estar muy apurado. Sentía como la pequeña culebra se trepaba por su rostro y se escondía en su pelo, aunque debido al color oscuro de ésta era fácil vislumbrar los destellos de sus escamas. —I guess you can’t speak Japanese, ¿Right? —Ciertamente le sería mucho más cómodo poder hablar en su idioma natal, pero si al otro se le daba mal no le quedaba otra que ajustarse al inglés, aunque no lo practicara hace ya un tiempo. Volvió a mirar al chico, aún le llamaba mucho la atención el parecido, nunca le había pasado algo como eso, encontrarse a una persona idéntica a él(Que igualmente, suponía que no tenía cuernos ocultos como él, pero algo es algo) que aparte, algo le decía que le caería muy bien, intuición pura(Más allá de casi darle un puñetazo en la cara momentos antes, detallitos).
avatar
Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 04/08/2015
Puntos : 120
Ver perfil de usuario

Ryu Misora
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Zerick Jericho el Sáb Sep 12, 2015 2:57 pm

Ya faltaba poco para que el reencuentro, luego de tantos años separados por tragedias y otras cuestiones de la vida, se llevara a cabo. Apenas unos pasos más, un movimiento de brazos, y estaría nuevamente abrazando a mi hermano perdido. Tantos años de soledad y sufrimiento serían reemplazados por la felicidad de tener a mi pariente, a mi hermano, otra vez conmigo. Estaba seguro que cuando le estrechara en aquel abrazo tan ansiado por tanto tiempo mis ojos se anegarían en lágrimas de pura dicha. Dicha ante la certeza de que no volvería a dejar que circunstancias crueles de aquel mundo tan gris en el que vivíamos nos separaran de nuevo. Dicha ante el orgullo de poder decir que la parte perdida de mi alma por fin había sido encontrada de nuevo, aquel hermano que por tanto tiempo había buscado, olviden a Alan, por fin estaría junto a mi, y jam-… ¿Qué rayos? ¿Eso que tenía en su hombro era una serpiente? Inmediatamente di unos saltitos para separarme de él, abandonando todo intento de abrazo, mientras le miraba con algo de incredulidad al ver como el pequeño animal de sangre fría parecía hablarle al contrario, para luego reptar hasta su cabeza. La sorpresa inicial que me había invadido en segundos se transformó en curiosidad al notar que al rubio no parecía importarle tener a dicha serpiente en su hombro. Me encogí levemente de hombros, yo no era nadie para juzgar los gustos por animales de otras personas. De hecho me daba curiosidad sentir la textura de las escamas de aquel animal.

Negué con la cabeza levemente ante su primera pregunta. Ahora que había dejado de lado toda mi ilusión por el añorado pero imaginado reencuentro con mi hermano perdido, podía recordar claramente que me encontraba en una situación algo delicada y por lo mismo era mejor mantener fuera de dicho lío a los civiles. Claro, no conocía de nada al otro rubio, pero no podía asumir riesgos innecesarios. -Everything's okay, don't worry.- Le ofrecía un pulgar arriba con una de mis manos, pero al recibir la siguiente duda ladeé levemente la cabeza, intrigado. -I'm sorry but my japanese's sucks. Like, really sucks. Though…- Llevé la mano con la que anteriormente había hecho el gesto de pulgar arriba hacia mi barbilla, asumiendo una posición de debate interno. De verdad me había puesto en jaque con aquella pregunta… -¡Podemos hablar en el idioma universal, español!- Exclamé con gran entusiasmo mientras dirigía un nuevo pulgar arriba, esta vez a una de las cámaras. Claro que mi sonrisa se desdibujó un poco ante la poca exactitud de mis palabras. -S-segundo idioma universal… ¿Tercero? Creo que ni siquiera califica...- Antes de que pudiera seguir hundiéndome más negué con la cabeza exageradamente antes de acercarme nuevamente hacia el de ojos afilados para envolverlo en un abrazo de amigos, pasando uno de mis brazos por sobre sus hombros, olvidando todo sentido del espacio personal mientras mis ojos, iluminados por la curiosidad, se dirigían hacia la culebra en la cabeza del contrario. -¿Es tuya? No sabía que tuvieras gusto por estos animales, hermano. Bueno, supongo que luego de tantos años separados tenías que encontrar algún hobbie.- Sonreí ampliamente mientras llevaba mi mano libre hacia la cabeza del contrario, para poder acariciar a la pequeña criatura. Esperaba que no fuera agresiva y que por lo mismo no fuera venenosa o algo. No tenía mucha idea de reptiles así que de cierta manera me la estaba jugando un poco, pero no importaba. Todo fuera por acercarme a aquel extraño individuo que se parecía tanto a mi. Nadie podía culparme, después de todo me imaginaba que era normal. Es decir, ¿cuántas veces podrías asegurar que te encuentras con tu copia casi exacta solo por casualidad? Exacto. Era una oportunidad casi única.

… Me pregunto que habrá pasado con los encapuchados que me estaban dando caza. Bueno, luego podría reportarlos o tal vez me los cruzaría de nuevo en algún momento. Por ahora lo importante era pasar tiempo de caridad con el otro rubio.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Ryu Misora el Mar Oct 13, 2015 12:49 pm

Y como era de esperarse, la serpiente había llamado la atención del hermano perdido de Ryu, ya era más que normal como se repite siempre que este tipo de animales tomaran simpatía con el rubio, tanto así que su rutina se transformaba en salir del colegio y revisar a ver cuantas alimañas tenía escondidas en la mochila, pero por lo general no era nada grande ni mucho menos algo que representara algún peligro considerable para nadie. O eso creía, al menos nunca lo había comprobado porque ningún reptil había mordido jamás a nadie. Y por su bien era mejor que así siguiera.

B-Bueno, mi español no es precisamente bueno pero creo que esta bien...—Admitió mientras se encogía de hombros, aunque sabía las palabras y cómo formar oraciones, su pronunciación en español aún estaba en proceso de perfeccionamiento pero por lo menos era relativamente entendible. Tal vez debería hacer alguna que otra sesión de práctica en su tiempo libre, cuando lo tenía claro. Es decir prácticamente nunca. —No es mía en realidad —Dijo mientras le daba un mimo a la pequeña culebra— Y no diría que yo tengo gustos por ellos, más bien ellos tienen un gusto por mí — Explicó de manera que quedara lo más encubierto posible, pero es que definitivamente no le salió— Fueron muchos años, tenía que dejar de malgastar mi tiempo y hacer algo. —Le había devuelto el abrazo amistoso, pasando el brazo por sobre el hombro del contrario, sentía como la culebra se relajaba sobre su cabeza y supuso que los mimos no le molestaban— Ehh, por ejemplo estoy estudiando en Shibusen — Está bien, no era la mejor idea de todas el andar diciendo que era estudiante de la vocacional así como si nada aunque fuera comentárselo al hermano de quién lo habían separado. Pero digamos que Ryu se la jugaba mucho, especialmente en lo que a revelar información personal respectaba, lo que a la larga podría costarle la vida. Pero maldición, olviden eso, que ahora no importa, no te encuentras a una copia prácticamente exacta de ti mismo todos los días, mucho menos te pones a hacer un teatro casi perfecto con el susodicho sujeto pretendiendo ser realmente un par de hermano perdidos que jamás se habían visto en su vida. Incluso algunas de las personas alrededor habían dirigido su vista al par, pero o se quedaban mirando de reojo cuál metiches o simplemente decidían que preferían mejores influencias que un par de rubios medio idiotas pretendiendo haber sido separados durante años aunque si hablamos con la verdad ninguno de los dos sabía el nombre del otro, o siquiera terminaba de entender que eran ambos estudiantes de la misma institución. Pero hey, ¿Quién puede culparlos? A fin de cuentas, era una escuela enorme y si era fácil perderse era mucho más fácil pasar de largo a ciertos individuos. Si, aunque se tratara de tu igual.

¿Y qué hay de ti, hermanito? —El diminutivo era debido a que podía estar prácticamente seguro de que tenía uno o dos años más que él, a menos claro que el propio Ryu fuera muy alto(lo cual dudaba porque siempre se había considerado su altura una estatura normal para la edad que tenía) o el otro fuera demasiado bajo. En cualquier caso, y excusado por el hecho de hablar desde la ignorancia, se permitía el apodo— ¿Algún suceso importante en tu vida? Con tantos años de soledad debió haber pasado algo… Y lo que diría cualquiera en un reencuentro cliché—Dijo eso último en voz baja y con un gesto de la mano para restarle importancia. Definitivamente no era la pregunta con más tacto que podía hacer, pero ya había avanzado demasiado con su actuación y nunca se había considerado una persona con mucho sentido del límite, así que no es que se fuera a preocupar al menos hasta darse cuenta que lo había echado a perder. Pero vamos, voy a insistir cuando digo que era una situación demasiado buena para detenerse a pensar esas cosas. El rubio sentía como la culebrita se enroscaba en un ovillo sobre su cabeza, oculta ahora por la maraña de pelos que resultaba ahí arriba, la sentía relajada.
avatar
Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 04/08/2015
Puntos : 120
Ver perfil de usuario

Ryu Misora
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Zerick Jericho el Vie Nov 20, 2015 8:51 pm

-¿Un gusto de ellos por ti?- Repetí sus palabras mientras miraba con nueva y encontrada curiosidad al animal, esa oración en especial tenía cierto aire misterioso que llamaba mi atención. No era ajeno a nadie que me conociera lo suficientemente bien que mi curiosidad podía llegar a grados altísimos y en esta ocasión no era una excepción, pero como tampoco quería analizar de sobremanera algo así lo dejé de lado solo por el momento mientras me concentraba en sus siguientes palabras. Lo genial era que el chico estaba respondiendo con la misma ingenuidad y gracia con la que yo había avanzado hacia él, correspondiendo mis gestos fraternales sin problema alguno. En serio, de no ser porque aquella era una idea ridícula y realmente falsa no sería extraño pensar que aquel chico era pariente mío. Tal vez no hermano pero si un primo o algo así, porque no solo me reflejaba en apariencia física sino también parecía hacerlo en actitud y personalidad. Era algo muy loco si te lo ponías a pensar bien. -¿¡Estudias en Shibusen!?- … Y luego estaba eso. ¿Cuántas coincidencias más tenían que darse para que la idea que había comenzado como una broma dejara de parecer tanta fantasía y delirio? -No me jodas… Si me dices que también eres técnico como yo nos vamos a hacer la prueba de sangre ahora mismo.- Bromeé, manteniendo la calma en aquel extraño juego aunque interiormente estuviera realmente emocionado. Es decir, había encontrado a alguien totalmente parecido a mi por plena casualidad, eso no lo podían aclamar muchas almas en este mundo.

-O de mi, hay tantas cosas que debo contarte, definitivamente debemos ponernos al día. No sabría por donde comenzar.- Su forma de referirse a mi persona, como hermanito, me había hecho mucha gracia, pero antes de que pudiera soltar una pequeña risa ante dicho diminutivo una nueva pregunta me interrumpió, comentario ante el cual me quedé en silencio observándole con una sonrisa tan amplia como las anteriores. Definitivamente me llevaría bien con ese chico y resultaba algo raro de asegurar apenas habiéndolo conocido hace solo ¿Unos minutos? -Pues verás, ¿Que tal si nos sentamos un momento? Esto ha resultado un verdadero tren de emociones y creo que necesito un descanso.- Sin esperar respuesta me dejé caer sobre el verde césped del parque mientras miraba de reojo a la pequeña culebra, la cual para mi suerte no había resultado ser agresiva con extraños que quisieran acariciarla de la nada. -¿Crees que le molestaría venir conmigo un rato?- Llamé la atención del animal con un inocente saludo para luego ofrecerle mi brazo, esperando que reptara sobre el mismo para venir conmigo. Tal vez estaba equivocado pero creo que a primeras impresiones le había caído bien al curioso reptil. -En fin, con respecto a tus preguntas. Luego de que el destino nos separara cruelmente, hm…- Definitivamente la historia de mi vida no estaba como opción para contarla entera. No había necesidad de eso y además seguramente al contrario no le interesaría escucharla, oh, pero había pequeños detalles que sí creía poder revelar al otro rubio. -Luego de que nos separáramos encontré a… otro hermano.- Le miré con la mirada ensombrecida y parcialmente cubierta por algunos mechones de cabello, como si la revelación fuera realmente impactante para el contrario. -Tal vez no fuera como tú, pero él… me ha hecho muy feliz.- Agregué, esperando que las noticias no cayeran muy mal a mi hermano perdido. -Oh, ¡Y también asisto a Shibusen! Como te habrás dado cuenta, soy un técnico, ¿Qué hay de ti? Es decir, si se puede saber.- Continué, dirigiendo mi mirada hacia el amplio y despejado cielo. Para nada quería incomodarle con mis palabras, no luego de haber logrado tanto avance en tan poco.

-¿Cómo está la familia? ¿Sabes algo de ellos?- Quería continuar con aquel extraño juego porque, bueno, el contrario se había prestado para todo ese circo y ahora no podía retractarse, no señor. Pero había algo que interiormente me preocupaba. Algo que, de hecho, me había estado molestando desde el momento en el que comencé a hablar con él. Y no, no se trataba de aquel grupo de encapuchados que me estaba dando cacería por quién sabe qué motivo, no. Era de hecho algo mucho más simple pero que de todas formas me incomodaba… Exacto, ¡Aún no sabía su nombre, y el tampoco el mío! Eso era algo tanto o incluso más ridículo que toda la conversación y el teatro que habíamos montado hasta el momento, pero bueno. Yo no iba a ser el primero en preguntar, porque se supone que ya sabíamos el nombre del contrario. ¡Y él era el mayor, él tenía que dar el primer paso!
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Ryu Misora el Vie Dic 04, 2015 5:52 pm

Obvio, por no decir que soy un imán de reptiles” se estaba guardando un montón de comentarios que tal vez podría decir pero no era muy fan de andar escupiendo humo y gritando que era un dragón(o casi un dragón) a los cuatro vientos, no es que el apodo de chico lagartija le fascinara pero era bastante más discreto. Wow, no podía creer que realmente la actuación fluyese con tanta naturalidad como si fuera una obra de teatro totalmente planeada y con meses de ensayo, lástima que solo fueran un par de idiotas haciendo idioteces. Pestañeó repetidamente cuando notó la sorpresa ante la mención de Shibusen, ciertamente el rubio se preocuparía de no ser por lo jovial de la situación y del ambiente, es decir, las condiciones eran más de las que había creído a simple vista, no parecía ser sólo una cuestión física luego de haber pasado unos pocos minutos en compañía de su hermano menor perdido, todo llegaba a cuestiones incluso de personalidad y hasta en sentidos estudiantiles.

Wow, creo que sí habría que considerar eso de la prueba de sangre —Dijo entre risas.

En realidad toda esta cuestión era bastante digna de una película gringa si lo mirabas fuera del teatro, de hecho tanto la situación de los hermanos que se reencuentran como la de un encuentro casual entre desconocidos con mucho parecido físico eran válidas para un film relativamente decente que por lo menos vendería unas mil entradas en taquilla. Por su parte, Ryu tenía el orgullo de decir que este sería uno de los mejores días de su vida, ésta no era muy interesante de todas formas, de hecho este era uno de los sucesos más destacables que había tenido desde su llegada a la ciudad, lo que le daba la pauta de que tal vez debería salir más de la casa. Se echó en el pasto inmediatamente después del otro rubio, y una vez acomodado acercó su mano a la de él, mirando a la serpiente de reojo. Como si se hubiesen comunicado por telepatía, la pequeña se deslizó por el cuello del chico, pasó a su brazo y finalmente reptó hasta acomodarse en el pecho del contrario. Ryu se estiró algo somnoliento mientras escuchaba lo que le decía su hermano, pero cuando escuchó la gran noticia solo logró hacer una especie de gasp dramático mientras se llevaba una mano al pecho como si le hubieran roto el corazón de una manera indescriptible.

 Yo… No sé qué decir... —Agregó de una manera exageradamente dramática, pero volvió a su típico rostro alegre cuando mencionó shibusen—  ¡Oh! ¿En serio? También soy un técnico de armas… Eh, sin arma...  

Cierto, el recordar que aún estaba sin compañero le hizo preguntarse si su hermano tendría una. Por otro lado, se le empezaba a dificultar el no saber el nombre del otro, obviamente era mayor que él y eso lo dejaba comprometido a los primeros pasos de una manera que no había sido acordada pero terminaba siendo una ley tácita aún así

¿La familia?  ”ya sabes, muerta, desaparecida, lo normal” No he sabido de ella en mucho tiempo, y supongo que tu tampoco.

Aunque en realidad tenía un problema más del cuál preocuparse y era intentar averiguar su nombre, a pesar de que podía seguir diciéndole hermano, hermanito, y variantes. Tarde o temprano tendría que llamarlo por su nombre o algo así, ¿No? la realidad es que jamás había tenido un hermano como tal por lo que la cuestión se le dificulta un poco más. Pero creo ser sincera cuando digo que es un idiota que con suerte mide los límites y que esto terminará de una manera sana y divertida, o en un completo desastre.
avatar
Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 04/08/2015
Puntos : 120
Ver perfil de usuario

Ryu Misora
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Zerick Jericho el Lun Dic 28, 2015 1:31 am

Ah, la química entre ambos era algo que seguía sorprendiéndome aunque no lo demostrara abiertamente. Los hermanos perdidos parecíamos haber estado destinados a ese encuentro aunque al mirarlo con ojo crítico pareciera una cosa totalmente ridícula y sin sentido. Una gran coincidencia, fuera por las varias similitudes partiendo por el gran parecido físico, o fuera por la idea de ser parientes separados hace un tiempo distante. Mi sonrisa se amplió aún más al ver como el pequeño animal reptaba sin problemas a mi pecho luego de que el otro rubio lo acercara a mi. Llevé una de mis manos para acariciarle con cuidado, pues a pesar de que no fuera un gran fanático de los reptiles sí que me gustaba la compañía de animales en general y en este caso no era una excepción. -¿Sin arma, eh? Al parecer también compartimos ese terrible destino. En mi caso no soy muy bueno para dar el primer paso. Siempre me han tomado como un payaso y sin seriedad.- Comenté tranquilamente aunque mi ceño se frunció levemente al hablar. Claro que sabía muy bien por qué me tomaban de esa manera y de hecho era la idea. Pero bueno, había que mostrarse crítico con la vida.

Seguidamente escuché la respuesta de mi aparente reflejo en el espejo ante mi pregunta sobre la familia, la cual me hizo desviar mi mirada de la víbora que tenía sobre mi y que para mi suerte parecía sentirse cómoda estando conmigo, para llevarla directamente al otro rubio. Le observé en silencio por unos segundos antes de fijar nuevamente mis ojos en el pequeño animal, a quien continué mimando con cuidado. -No. Tampoco he sabido nada de ellos. Ni siquiera me han enviado una carta o tal vez invitado a algún evento importante. Ya sabes, como un casamiento.- Parecía ser que estuviera hablando en serio, y es que siempre se me había dado bien aquello de la actuación y la mentira. Solo que nunca había tenido a nadie con quien actuar de una forma tan risueña y delirante, tal vez solo mi verdadero hermano, Alan. Sin embargo, luego de permanecer unos cuantos segundos más en aquel silencio cómodo, mis ojos se abrieron de sobremanera y llevé nuevamente mi atención hacia el contrario. -¡Hablando de casamiento! ¿Alguna cuñada de la que deba enterarme?- En rostro se formó un gesto cómplice acompañando a aquella pregunta. No es que fuera un verdadero interesado en la vida amorosa de otras personas pero en este caso no tenía esa incomodidad al hacer tales preguntas. Tal vez fuera por la pantalla de aparente confianza que se había dado entre ambos. O tal vez era porque me trataba de alguien sin el tacto suficiente como para saber cuando preguntar esa clase de cosas y cuando no. No iba a parecerme a esa clase de familiar que hacía esas pregunta en las reuniones, ¿O sí? Ya no estaba seguro…

Por otra parte, comencé a jugar con la pequeña criatura que había estado descansando en mi torso, tomándola con una de mis manos. La misma no pareció inquietarse y simplemente reptó por mi brazo con una facilidad que llegó a hacerme soltar una pequeña carcajada. Llegó hasta mi hombro de allí envolvió mi cuello como minutos antes había hecho con mi compañero de teatro. Solté una nueva risa ante las cosquillas pero me dejé hacer, contento de que la relación con el animal también estuviera yendo sobre ruedas y sin problemas. Sin embargo, cuando mi atención nuevamente se fijó en el chico igualmente rubio me encargué de mirarle fijamente con mis ojos. Lo hice para incomodarle, para hacerle saber cierto detalle que estaba empezando a molestarme un poco, ¿Por qué todavía no me daba su nombre? O tal vez solo preguntar por el mío estaría bien. Pero no, no lo había hecho y por lo mismo ahora me encontraba observándole sin piedad, además de que en mi rostro se había borrado la sonrisa de antes solo para hacerle saber aún más mi disconformidad con su falta de avance. Oh, oh, sí, y también recordé levantar una ceja para terminar de darle la guinda al pastel. Sí, esa mirada que decía sin rodeos ¿Qué esperas?

Exacto, esa mirada deberían estar haciendo los extraños encapuchados ahora mientras me buscaban por la ciudad. Hahaha. Bueno, tal vez eso no era tan gracioso. ¡Pero solo era para hacerles saber que no me había olvidado de ellos!
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Ryu Misora el Sáb Ene 09, 2016 9:14 pm

Bueno, aparentemente ambos estaban exactamente igual en lo que a tener un arma compañero respectaba, y es que no era tan fácil, ¿O si? con todo esto de la resonancia de almas y demás cosas, era un poco difícil encontrar a alguien con quién encajaras y pudieran pelear al unísono, no era ningún juego y mucho menos cosa sencilla, tal vez por eso había tanta gente en shibusen que aún estaba sola. Pero bueno, eso no era el tema principal, de momento debía concentrarse en seguir platicando tan tranquilo con su hermano perdido, eso sí que era importante, era la prioridad en el momento, especialmente porque todo parecía ir sobre ruedas(Cosa poco común para Ryu)

Probablemente lo seas —Dijo y se quedó tan tranquilo, con los brazos detrás de la nuca y mirando al cielo.

Nunca había intentado que otro interactuara con los animalitos que se acercaban a él como abejas a un panal, a veces porque se trataba de un bicho venenoso, o porque simplemente no le daba la confianza suficiente. Y si, era bastante normal que cada tanto algún que otro curioso(lista encabezada por niños obviamente, cuando no) se acercaba al ver que una iguana lo seguía, que una serpiente le colgaba del brazo, o que tenía lagartijas en el pelo. Pero por ahora, su copia casi exacta parecía llevarse de maravilla con la culebra, y esta estaba muy a gusto sobre su pecho, por un momento una idea loca cruzó por su cabeza. Pero no, no era posible, él sabía perfectamente que era ese algo que los reptiles veían atractivo en él, y sabía que no resultaba ser más que otra coincidencia como todas aquellas que se habían dado hasta el momento, desde que se había encontrado hace menos de un par de horas. Es decir, en caso de compartir su condición, debería sufrir lo mismo que él, ¿Verdad? reptiles hasta en la sopa. Pero no, había posibilidades, no. Estaba totalmente seguro de que por cuestiones de lógica no compartía ninguna línea de sangre, al menos paterna, con el otro rubio, por lo que decidió quedarse tranquilo al respecto.

¿Cuñada? —Repitió con una sonrisita. “Ojalá”— Tengo ciertos...uhm —Dudó un rato, tratando de buscar la palabra correcta para describir la timidez sin sonar ridículo— problemas para hablarle a las chicas. —Pero sonó ridículo de todas maneras.[/b]

Ah, pero lo que siguió fue harina de otro costal. Un costal más pesado, por cierto, pues al parecer la responsabilidad de los nombres recaía sobre él debido a tener tan solo dos años más que el otro, según sus cálculos. La verdad nunca había sido muy bueno en matemáticas y la verdad esperaba no haberse equivocado con la edad pues si por casualidad tenía que decirla no iba a ser una situación que digamos “cómoda” si le erraba. Carraspeó y miró disimuladamente a los costados, está bien, a veces su ingenio le ayudaba para bromas estúpidas o comentarios oportunos pero la verdad es que si se trataba de dar su nombre sin arruinar el casi perfecto(Casi porque no sabían prácticamente nada del otro) teatro de los hermanos trágicamente separados, era una cosa muy diferente y definitivamente más difícil. “Piensa, Ryunosuke, piensa” Ah, tal vez podría hacer algún dibujo con humo pero no era la opción más factible estando en un parque público, y mucho menos con el otro chico ahí, de quién no sabía la reacción que podría llegar a tener cuando empezara a escupir humo como si nada, si, probablemente pensaría que era un fumador compulsivo o similares. Ah, si tan solo el otro hablara japonés podría dar una pista en español para que la tradujese. “Si hablara japonés, no estarías hablando con él en español, idiota”. ¡PERO! Tuvo una idea. Estaba seguro de tener la billetera en el bolsillo izquierdo, justamente aquel contrario a su acompañante. Metió la mano disimuladamente en el bolsillo, y sacó la billetera, luego sacó su identificación de la misma y la lanzó con cuidado por encima de su propio estómago. Ésta cayó en el cesped, se suponía que él otro podría leerla con disimulo desde ahí. La tarjeta había caído de manera que el chico debería leerla al revés, pero supuso no habría problema, todos podían leer al revés, ¿O no? De todos modos además de su nombre le dio su edad pues abajo del nombre (Que era imposible de no ver, pues literalmente decía “RYUNOSUKE MISORA” en mayúsculas) figuraba su fecha de nacimiento.

Ah, ¿Y de enterarse del nombre del otro? De eso se encargaba él, Ryu ya había hecho su parte, así que solo se limtió a sonreír con complicidad y, por qué no, algo de malicia.

¿Y qué hay de ti? ¿Alguna chica de la que enterarme? —Se sentía un poco mal por entrometerse así, pero por como habían actuado hasta entonces, pues ni modo, había que hacer sacrificios algunas veces en la vida.
avatar
Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 04/08/2015
Puntos : 120
Ver perfil de usuario

Ryu Misora
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Zerick Jericho el Miér Feb 24, 2016 2:57 pm

Fue inevitable que la curiosidad del rubio menor, en este caso yo, no se picara ante la mención de ciertos problemas para iniciar una conversación con los individuos del sexo opuesto. De hecho tuve la necesidad casi inmediata de inferir sobre el tema pero, lamentablemente, mi atención fue llevada a otro lado al sentir un nuevo cosquilleo en mi cuello. La pequeña víbora había cambiado de posición y ahora parecía casi colgar de aquella zona de mi cuerpo, aunque no parecía tener problemas al respecto. Devolví mis ojos al contrario y fue entonces cuando le vi llevar a cabo su pequeño teatro dentro del show más grande que era la farsa de dos extraños que no se conocían de nada y que sin embargo habían logrado conectar relativamente bien. La tarjeta de identificación, a la cual reconocí de inmediato pues yo portaba una igual conmigo, terminó casualmente en el suelo. Apoyé ambas manos en el fresco césped y tomé nuevamente una posición sentada, mientras miraba de reojo y con igual discreción a los datos de la carta de presentación. Luego de unos segundos asentí levemente con la cabeza. -Disculpa, se te cayó esto, Ryunosuke.- Con igual naturalidad le pasé su tarjeta caída y decidí devolver la sonrisa que me mostraba. Lo habías hecho bien, Misora.

De todas formas, ante sus siguientes interrogantes, una vez más desvié mi mirada, esta vez para llevarla al césped. Era una pregunta válida, después de todo yo había traído el tema primero. Permanecí en completo silencio, sin embargo, antes de soltar un pequeño suspiro y finalmente alzar mi cabeza para verle con rostro neutral, ninguna expresión de emoción en el mismo. -Bueno… Sí y no.- El fantasma de una pequeña sonrisa pareció dibujarse en mi rostro al recordar a la chica, no, a la mujer que últimamente rondaba por mi mente a todas horas. Por alguna razón desde la última vez que la había visto en persona parecía haber pasado una eternidad, aunque claro la realidad no estuviera más lejos de tal hecho. Abrí mis ojos un poco más antes de soltar una risa un tanto forzada y finalmente volver a ver al otro rubio. Esperaba no haber estado mucho tiempo perdido en el recuerdo de la de cabellos castaños. -Hay alguien que-… que me gusta.- Hice una pequeña mueca al sentir como gustar sonaba tan frívolo, tan pequeño, comparado con los sentimientos que tenía por ella pero que, irónicamente, no podía explicarme todavía con palabras. -¡Pero ella no está enterada! Así que se puede decir que también comparto ciertos problemas cuando se trata de chicas. No estás solo en este mundo, Ryu.- Esperaba que la confianza que me solía tomar con los nombres de los recién conocidos no le molestara, mientras alzaba uno de mis brazos para llevar la mano a la altura de su hombro y darle un par de palmaditas suaves.

En ese mismo momento la pequeña criatura de sangre fría parecía haber tenido suficiente de mi y se deslizó con destreza y velocidad por mi brazo para poder alcanzar a quien me suponía era su dueño. Lo logró sin complicaciones y la escena me hizo soltar una corta risa. Pero, como todo, los buenos momentos también tenían un final y al parecer había llegado el fin del teatro de los hermanos perdidos. Mi campo de visión captó claramente como los mismos individuos de identidad oculta se estacionaban en zona central del parque. Pude oír como uno de ellos parecía comenzar a realizar unas demandas que, por la relativa lejanía, no fui capaz de interpretar con claridad, y rápidamente me levanté. -Esto fue muy divertido, Ryu. Espero que podamos repetirlo en otro momento. Perdona que deba irme así, pero tengo que tratar con ciertas personas.- Observé al rubio, dándole una mirada que expresaba tranquilidad y alegría por sobre mi hombro. -Mi nombre es-…- Un grito desesperado interrumpió mis palabras, el de una mujer. Cerré mis manos en un puño antes de sentir cierto vacío en el estómago, y en una fracción de segundo salir disparado en dirección a los extraños pero hostiles individuos, finalmente con la intención de confrontarlos frente a frente. No podía dejar que nadie saliera lastimado por mi culpa.

O tal vez ya era hora de pagar por la inmadurez de mis actos y el desinterés en mis egoístas acciones. Esas fueron las palabras que escuché, casi fantasmales, desde lo mas recóndito de mi cabeza, y que hicieron que mis ojos rojo sangre brillarán con una tonalidad más intensa que antes.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Ryu Misora el Dom Abr 24, 2016 6:07 pm

Oh, gracias.

Agradeció de forma totalmente fingida, al fin y al cabo él había sido quién había dejado caer la tarjeta con toda intención. Al menos su disimulada manera de dar su nombre había funcionado, no tenía muchas ganas de pensar otra forma que no echara a perder aquel teatrito al que ya hasta cariño le había agarrado.

Bueno, le habría gustado dar consejos respecto al tema de esa chica pero en realidad no podía, ya lo había dicho antes, no era el tema que mejor se le daba. Aún así, se sentía un poco más acompañado a saber que no era el único chico sobre la faz de la tierra con problemas con las chicas, que aunque esto de todos modos no era posible, el sentimiento seguía estando. No le molestaba que corte su nombre, de hecho, le molestaba más que abusen de su nombre completo, sentía como que era exageradamente formal. Al menos ese día había hecho algo más divertido que desvariar por la ciudad o quedarse en su habitación, leyendo, durmiendo, o quitando lagartos de su mochila, y esas cosas en las que últimamente se basaban sus días. Quién habría dicho que podría costarle tanto relacionarse, hacer amigos o lo que sea, cualquier cosa con tal de dejar de perder el tiempo. Pero hoy había sido un buen paso, para variar, podía decir que logró un gran avance en menos de dos horas.

Desgraciadamente el encuentro había llegado a su fin, como pasaba con todo alguna vez en la vida. La serpiente que hasta el momento se había encontrado dando vueltas sobre el chico de ojos sangre, había decidido que ya no quería hacer el tonto en él y se deslizó grácilmente para volver con Ryu. Éste le dio unas caricias suaves en la cabecita antes de abandonar su posición relajada y acostada para sentarse, dispuesto a despedirse e irse por su lado igualmente luego de relajarse un rato más.

Claro, nos vemos en otro mom-...

Un desgarrador grito femenino que surgió de la nada interrumpió su despedida, y casi como si pensaran lo mismo(Que era probable), el rubio menor salió disparado hacia el origen del mismo. A su vez, Ryunosuke se levantó de un salto y tomó carrera para llegar rápidamente al lugar por donde había conseguido rastrear el grito. Gracias a su impecable condición física, la corrida no se le presentó como un desafío, lo que sí le costó fue no perder el impulso para esquivar a las personas que paseaban, pero de todos modos lo logró. Al menos, la cuestión se estaba poniendo más interesante.
avatar
Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 04/08/2015
Puntos : 120
Ver perfil de usuario

Ryu Misora
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Zerick Jericho el Dom Mayo 01, 2016 2:10 pm

-… Sí, aquí estás. No tomes a la ligera nuestras palabras, niño, ¿Puedes verlo ahora, la-…- Mi mirada se había posado fría sobre quien sostenía a la mujer en sus brazos, amenazando su cuello con lo que parecía ser una estaca metálica de color negro. Pero, al parecer, su atención se fijo en otro lado, sin poder terminar sus palabras. Estreché mis ojos un poco antes de girar mi cabeza para poder ver lo que le había hecho detenerse y, para mi sorpresa, Ryu se encontraba con nosotros. Un poco más alejado pero igualmente de mi lado. Igualmente le miré cuestionando su presencia allí, antes de tener que devolver mi mirada hacia el enemigo debido a un grito de su rehén. -Suéltala.- Exigí, arrugando aun más el ceño al ver como la punta de aquella estaca se había a cercado lo suficiente como para hacerle un pequeño corte superficial al cuello, dejando que un hilillo de sangre se deslizara por el mismo.

El jodido encapuchado negó con su cabeza, o al menos eso asumí por los movimientos de la misma, antes de hacer un gesto con la mano y entonces los otros dos que le acompañaban y que se habían mantenido un poco más retrasados, dieron un par de pasos como si fueran a atacarnos en cualquier momento. -No estás en posición de hacer demandas, tenemos el control. Y lo mismo va para tu… amigo.- Mencionó la última palabra un poco más bajo que lo demás. -¿Tu hermano?- Ahora parecía tener cierta curiosidad en su tono de voz, lo cual me hubiera dado gracia de no ser por la situación en la que nos encontrábamos. De todas formas, ignoré eso y miré de reojo al otro rubio antes de ofrecerles una sonrisa sumamente confiada a los encapuchados. Esa clase de sonrisas se me daban muy bien para ser sincero, por lo que parecí llamar su atención al instante. -Ese de ahí es el famoso Fuego Dorado, el As del Shibusen. Francamente me considero alguien que tiene contactos muy poderosos y él es uno de ellos. Le busqué al perderlos a ustedes, panda de inútiles, y decidió ayudarme.- Asentí con la cabeza esperando que Fuego Dorado dijera algo para confirmar mis palabras. Por Shinigami, que bueno era saber que podía contar con Ryu para esa clase de farsa, estaba seguro que no me fallaría. -Además, no solo él. Hay un regimiento de la escuela marchando hacia aquí ahora mismo, ¿O de verdad creías que actuar en una plaza, frente a tanto público, era una buena idea? Todos los que ahuyentaste ya debieron dar aviso, estos ciudadanos no son estúpidos o cobardes.- Mis palabras parecieron incluso convencer a la mujer, quien tan nerviosa y asustada en un momento, parecía haber recuperado su compostura. Hasta sus dos compañeros dieron la imagen de replantearse todo al dar discretos pero visibles vistazos hacia todos lados. Sin embargo, lo que dije no parecía haber incomodado al aparente líder de los tres en lo más mínimo, ningún gesto de duda salió de su cuerpo que yo pudiera percibir…

… De hecho, solo comenzó a reír. Bastante fuerte, como si estuviera burlándose o, considerando toda la situación, resignándose. No podía descifrarlo por lo cual la sonrisa que había permanecido en mi rostro desapareció para dar paso nuevamente al gesto serio de antes. -¡Esto es justamente lo que queríamos! La atención de tu gente. Incluso ese Dios suyo tal vez lo esté viendo todo, ¿no es así? ¡Hey Shinigami! ¡OBSERVA COMO LIMPIAMOS A TU BASURA!- Con ese grito más bien demencial, los dos encapuchados restantes se lanzaron hacia nosotros, pareciendo sacar cada uno de ellos una estaca idéntica al a que poseía su jefe. Fruncí el ceño nuevamente antes de dar un par de pasos hacia atrás para darme un poco más de tiempo y espacio antes de tener que verme obligado a detener la puñalada dirigida hacia mi cuello con un firme agarre al brazo del contrario. Extrañamente, su extremidad no parecía ser la de un humano, ¿Tal vez porque llevaba algún tipo de armadura o algo. Bueno, de todas formas utilicé su momento contra él, usando una llave bastante básica para hacerle pasar por sobre mi hombro y arrojarlo con toda la fuerza que poseía contra el suelo. Sí, nadie podía decir que esto no se estaba tornando siquiera algo interesante.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Ryu Misora el Mar Feb 14, 2017 4:57 pm

Casi que quería de decirle algo como “¿Y qué querías que hiciera?” ante aquella mirada que le lanzó, como si el no fuera de shibusen y meterse en esos problema fuera un riesgo mayor del que parecía salvar a un rehén, el cuál por cierto parecía esperanzado de que gente del shibusen viniera al rescate, pero como era de esperarse la expresión e terror no abandonaba su rostro y solo incitaba a Ryu a patear cabezas encapuchadas con más fuerza. Aunque era cierto que no tenía un arma, ni ahora ni en general, sí que tenía un par de trucos bajo la manga. Comenzó a concentrarse en esa “chispa” como él la describía, si es que tuviera a alguien a quién describirla, cuando sentía el calor aumentando en el pecho y podía prepararse para hacer uso de aquellas facultades heredadas de su parte paterna. Su alma no tenía cualidades como las de la mayoría de los técnicos de las cuales pudiera hacer uso, como aquellos que poseían característica eléctricas y podían ejecutar ataques haciendo uso de la longitud de onda y todas esas cosas. Pero había heredado una que otra cosita decente, además de sus habilidades en combate cuerpo a cuerpo, que eran más entrenadas que un don natural, pero no por eso no había sido favorecido en ese aspecto.

¿Como reaccionar a esa presentación falsa? No tuvo mucha idea, solo se limitó a sacar pecho de forma orgullosa. El punto bueno; el nombre de “Fuego Dorado” (Un poco exagerado a su parecer) lo podía hasta corroborar, una coincidencia que se agradecía. ¿Lo malo? No sabían cuantos encapuchados eran, y estaba seguro no tenían un pelotón en camino, aunque el entrenamiento tan duro y propio de shibusen se suponía que debería ayudarlos en algo aún sin armas con ellos.

Así es, así que ríndanse ahora o-...

Fue interrumpido por la risa muy fuera de lugar de quien parecía ser el jefe de al menos ese grupo. Ryu pudo ver como desde las sombras, más encapuchados comenzaban a moverse. Mierda, ojalá no fueran demasiados. Con el último grito, los sentidos de Ryu se activaron y alcanzó a esquivar a duras penas al tipo que lo atacó a él, y a bloquear el segundo golpe con sus propios brazos. Joder, ¿Que es lo que traían puestos? O, ¿Eran siquiera humanos? Amortiguar el golpe ayudó a que no diera en una zona más importante, pero ciertamente le dolió. A su lado, el rubio del cuál todavía no sabía el nombre se las estaba arreglando por su cuenta. Se mordió el labio mientras rechazaba con un empujón a su atacante, se le había ocurrido una idea, pero tendría que tener cuidado de no dañar al rehén en el proceso, o podría resultar no muy bien.

Tres tiros. Era todo lo que tenía. Tendría que administarlos bien. Tomó a su hermano-no-hermano de la espalda de su ropa, llevándolo hacia detrás de él de modo que no resultara dañado, supuso captaría el mensaje enseguida pero por si las dudas puso un brazo interponiéndose entre el rubio y la vía libre para atacar. Tomó una bocanada de aire, y apuntando al suelo ya que si apuntaba directamente a los enemigos podría alcanzar al jefe y por ende al rehén dejó salir un mar de llamas proveniente directamente desde su interior. Sintió el calor recorriendo su sistema respiratorio, a él no le afectaba por supuesto, por algo podía hacerlo. La llama era de un tamaño considerable y aunque podía hacerla más grande no quería desperdiciar el fuego que tenía en tan solo una intimidación, tampoco duró demasiado pero dejó suficientemente desconcertados a los encapuchados, lo que podía dejarles un poco de tiempo. Se inclinó ligeramente hacia atrás para poder hablarle al otro, ya que preferiría de ese dato no se enteraran los otros.

Solo me queda para dos tiros más, hay que acabarlos rápido.

Jadeaba levemente, echando un poco de humo por la boca debido a la reciente llamarada, que había dejado una mancha negra en el suelo. Por suerte se encontraban en un callejón, no quería llamar más la atención de lo que ya lo habían hecho de por sí. Soltó una última bocanada de humo. Como era costumbre, sus pupilas se habían angostado de forma considerable como cada vez que hacía uso de sus “trucos”.
avatar
Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 04/08/2015
Puntos : 120
Ver perfil de usuario

Ryu Misora
Una Estrella

Volver arriba Ir abajo

Re: Shoot it down [Privado Zerick]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.