Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Hoy a las 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Miér Jul 05, 2017 10:12 am por Misogi Kumagawa

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Miér Jul 05, 2017 10:03 am por Silver / Albert Froste

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Tsuki el Miér Dic 24, 2014 5:38 pm

Sus patas aceleraban a toda prisa por el callejón, llevaba ya un rato corriendo sin parar, sorteando varios obstáculos, pero siempre con la firme idea de huir presente en la cabeza. Cada tanto debía saltar de caja en caja, de bote de basura en bote de basura, incluso pasar entre autos en movimiento para cruzar la calle lo más pronto posible, aunque incluso así, no se libró de sus perseguidores. Se libró de algunos de ellos que no podían cruzar la calle, o que fueron golpeados por un coche que frenó demasiado justo y se alejaron desdichadamente. No sabía exactamente si los había perdido, pero no quería arriesgarse a frenar para mirar atrás, así que continuó corriendo. Pasó corriendo frente a un comercio, en el cuál, para su desgracia, estaban limpiando la acera, de modo que chocó torpemente contra un balde de agua, no solo empapándose, sino que perdiendo distancia entre ella y los pocos que aún la seguían. Y eso fue suficiente para que en poco tiempo, las fauces de un perro se cerraran alrededor de su escuálido cuerpo tras que el can salvara la distancia que quedaba entre la desdichada demonia y él. El momento en el que sus patas dejaron de tocar el suelo y fue lanzada hacia la pared con una fuerza impresionante, fue cuando supo que no servía de nada seguir huyendo.
___
Pasaron horas considerables desde que se libró de la jauría, aunque había quedado como muñeca de trapo en lo que a apariencia respectaba, estaba acicalándose en un tejado hace ya un rato, una especie de obsesión a causa de su cuerpo felino, pero le servía para bajar el subidón de la persecución. Se planteó que realmente debía hacer algo, cambiar el lugar en donde vivía, porque definitivamente eso la iba a acabar. Se levantó, se sacudió la tierra que juntó su pelaje en el tejado, y miró hacia la ciudad. Pensó en sus probabilidades. ¿John? No…¿Ruri? Aún menos….¿A cuántas personas conocía? Definitivamente, pocas, aunque… Un segundo. Se estaba olvidando de alguien, ¿No? Trato de recordar, aquella específica vez, en el callejón. A pesar de que era un lugar al que solía ir, no tardó en recordar una situación en especial. Se paró inmediatamente y bajó del tejado, bajando por una pila de cosas desechadas en el callejón más cercano, y, una vez que vigiló que no hubiera ninguna jauría rabiosa, comenzó a avanzar.

Tras esquivar unos cuantos autos (Porque era una chica impaciente, no planeaba esperar a que frenaran) para evitar la suerte de los perros de hace unas horas atrás, cruzó la calle y fue hasta el parque. Hasta que se dio cuenta. ¿De dónde demonios sacaría la dirección de esa casa? Era algo bastante improbable el encontrarla de suerte, no sabía ni como lucía. ¿Cómo pensaba en llegar? Tal vez podría preguntar, pero el costaría describir la apariencia tan…Desdichada y peculiar del chico. Tuvo que pensárselo un buen de rato, ya que aunque DC no era exageradamente grande, buscar una casa sin tener ni idea de donde comenzar, era un tema bastante complicado. Luego se acordó nuevamente de esa noche,  el lugar al que habían ido, y como Wasserfall había actuado con el dueño como si lo conociese de hace mucho. Bueno, era algo.
………
Tras un buen rato entre localizar el lugar, hablar con Jack, y buscar alguna otra indicación, ya se hacía una idea de a dónde ir. Había conseguido una bufanda de color verde agua y el típico gorro de “Santa Claus” para no morir de frío, no diré de donde los sacó, los lugares en los que roba son información confidencia-….Ups. Una vez llegó a la casa(Que suponía era esa), con la bufanda enrollada al cuello y el gorro cubriendo sus dos orejas. Era curioso ver a un gato de esa forma caminar por DC, así que pensó que lo mejor era cambiar de forma, solo porque sí.
Entonces, con al bufanda firmemente enrollada al cuello y el gorro (Que a su parecer quedaba ridículo) ocultando las peculiares orejitas, tocó la puerta.

_________________


Do you call yourself a fucking hurricane like me?
Pointing fingers cause you'll never take the blame like me?

_____________
Hablo #ff0066
Narro
"Pienso"
_____________

when you can be a god?:

Regalos!:


GRACIAS LAIR DE NUEVO ♥ (link)
Y gracias a todas las personitas que me felicitaron y sdfadaa
avatar
Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 19/11/2013
Puntos : 14
Edad : 16
Localización : Vigilandote desde las sombras, por cierto, bonitas sábanas
Ver perfil de usuario

Tsuki
Cinco Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Wasserfall Leiter el Jue Feb 05, 2015 7:16 pm

Desperté, o medio lo hice, al escuchar una explosión proveniente de la película vieja que estaban pasando por la televisión. Abrí los ojos un poco, apenas lo suficiente como para captar la tenue luz que provenía del aparato frente a mi, los efectos de sonido de la película impedían que el silencio dominara mi solitaria estadía. Por otra parte, la luz de aquella pantalla era la única que iluminaba, apenas, la oscura sala/comedor. Encontrando mi postura algo incómoda, decidí sentarme en vez de estar acostado en el pequeño sofá blanco de dos plazas en el que estaba, prácticamente, desparramado, mientras tallaba mis ojos con una de mis manos. Observé a mi alrededor, mientras con mis manos tanteaba los cojines del sofá hasta que al fin pude dar con el pequeño control remoto, con el cual bajé el volumen de la televisión. Quedando en casi completo silencio y en la penumbra de aquella habitación, me dispuse a observar mis alrededores a ver si finalmente me despertaba del todo.

Mis ojos se pasearon, primero, por la televisión al frente de mi persona, que me había despertado con aquella película de acción tan mala. No era demasiado grande, pero sí lo suficiente como para disfrutar de verla en vez de dejarla de adorno. La misma estaba encima de un pequeño mueble, para nada llamativo pero que cumplía su función. Al lado del sofá donde estaba sentado que, por cierto, puede que fuera lo más caro del departamento, estaba una pequeña mesita con una lámpara de diseño simple, la cual encendí para dar un poco de luz a la habitación. Bostecé libremente, mientras mis ojos ahora se deslizaban hacia la izquierda, donde estaba el pequeño comedor. Nada impresionante, una mesa que podía albergar, a lo mucho, a tres personas, y sus correspondientes tres sillas. Ni un mantel, ni un jarrón con flores, nada que la decorara. Ni que molestarse en buscar alguna pintura colgada de la pared o algo así, aquello de decorar no era lo mío. Para delimitar las zonas de aquel cuarto en el que se compartía la sala, el comedor y finalmente la cocina, estaba el cambio de suelo, que pasaba de ser madera a una losa gris, más adecuada para el lugar de hacer comidas. Además de aquel cambio en el piso, la cocina igual poseía una barra de madera tallada, bastante pasable a la vista y, sobretodo, útil. Aunque no poseía ningún taburete a juego... era algo que me faltaba comprar, supongo. En la zona designada a preparar alimentos podías encontrar las típicas cosas: Fregadero, refrigerador, ¿taburetes para la barra? Eso no, pero sí tenías un ¡microondas! Ah sí, y la cocina (el artefacto, idiota). Además, por encima de la mesa del comedor, y en una de las paredes de la cocina, tenías las típicas luces que al menos adornaban algo, a parte de iluminar.

Aparte de eso, solo quedaba el pasillo que daba al fondo, donde tenías primero la puerta del cuarto -el cual no tenía nada destacable, solo una cama de una plaza, un armario, un escritorio y poco más- y luego, al final, la puerta del baño. Bonito cerámico celeste. Ugh. -¿Qué mierda estoy haciendo?- Me pregunté mientras me levantaba y caminaba hacia el susodicho baño para darme una rápida ducha. Sin embargo, al apenas dar dos pasos, escuché algo extremadamente inusual. Alguien -o algo- había tocado la puerta. Que extraño. Entrecerré los ojos, llevando mi mirada a un reloj que estaba encima de la barra. Ya era tarde. No demasiado, pero ya había anochecido hacía algo más de dos horas, si no me equivocaba. Los tipos que repartían o vendían cosas no solían pasar a estas horas. Volví a bostezar, y sin pensarlo demasiado, caminé hacia la puerta de entrada, que se ubicaba entre la pequeña sala y el comedor. Hubiera dado un vistazo por la mirilla de la puerta, si es que tuviera una, así que al final me resigne y simplemente abrí. No estaba muy atento estando aún medio dormido.

Esperaba recibir un intento de asesinato al momento de abrir, como una puñalada, sin embargo nada de eso llegó. De hecho, la sorpresa vino por otro lado. Primeramente, sentí el frío de invierno golpear contra mi cuerpo. Estaba vistiendo simplemente con una camiseta negra y un pantalón corto, y afuera, estaba seguro, habían unos cuantos grados bajo cero. Sin embargo, lo que terminó por llamar mi atención fue la persona del otro lado. Pestañeé un par de veces, mis cejas inclinándose en señal de duda. Reconocí al instante aquellas características puntadas que delineaban la figura femenina frente a mi. Pude notar que llevaba unas ridículas prendas navideñas, esas que yo tanto detestaba ver en las personas felices que caminaban por el centro de la ciudad. Me hubiera reído, o al menos lanzado una carcajada burlona, pero algo más ocupó mi mente -¿Estás bien?- pregunté directamente, sin saludarle o dejarle saludar. Sin esperar más, abrí la puerta y me corrí dándole paso para que entrara. Estaba frío afuera, y ella era la primera visitante real que tenía. Además, era obvia la respuesta a mi anterior pregunta, y solo la había hecho para romper el hielo y que se explicara. No estaba bien, al menos no físicamente. De reojo miré aquella sombra que la acompañaba como si de una segunda figura completamente viva se tratara, aunque perversa y retorcida a su propio modo. No era muy fanático de las sombras después de todo, no con mis pesadillas. Sentí cierto llamado de atención mentalmente, cuando recordé que no había ordenado nada y que toda la descripción mental que había hecho antes sobre el departamento no mencionaba algunas camisetas y pantalones tirados en medio de la sala y el pasillo. Necesitaba hacer un nuevo viaje a la lavandería. Al menos los boxers estaban tirados pero en el cuarto. O eso esperaba.
avatar
Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Puntos : 110
Localización : Shibusen, Death City~
Ver perfil de usuario

Wasserfall Leiter
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Tsuki el Miér Feb 11, 2015 12:49 pm

Sin darse cuenta, había comenzado a jugar con sus dedos, nerviosa. Se sobresaltó al escuchar la puerta abrirse, pero sus temores de haberse equivocado de casa se esfumaron cuando vio a la figura que reconoció al instante, y levantó al mirada con cautela, puesto que había una diferencia evidente de altura. La situación en si era bastante ridícula. Estaba ella, parada ahí frente a la entrada, con una bufanda y un estúpido gorro navideño que había…eeeh…Tomado prestado.  Y luego estaba él, con cosas cortas, pinta de recién despertado, posiblemente con mucho frío, ahí parado en la entrada. La demonia no sabía exactamente que debía hacer ahora, solo estaba ahí parada, mirándolo, ocultando todo lo que podía la cara en su bufanda. Cuando le preguntó si estaba bien, ella solo pudo abrir la boca como para hablar, pero la cerró inmediatamente. Sin más, solo entró a la casa una vez que este hizo señas para que pase.
Ya dentro solo se arrancó de la cabeza aquel estúpido y ridículo gorro, y se dejó la bufanda que era calentita y no estaba tan mal. Le plantó cara al otro. Sus dedos se movían nerviosos detrás de su espalda, ¿Qué coño es lo que tanto pensaba? Solo era un pedido, un pedido estúpido.
-B-Bueno, verás….-Comenzó, desviando la mirada, como buscando las palabras que normalmente saldrían de la boca de cualquiera con total naturalidad, palabras a las que ella no estaba acostumbrada-Necesito pedirte un favor.
Explicó, mientras escondía la cara en la bufanda todo lo que podía, con esa timidez no muy propia en ella que solo aparecía de vez en cuando. ¿Qué mierda era lo que la detenía exactamente? Si ella hubiera podido responderse eso sola, tal vez no lo estaría aquí, con las mejillas levemente sonrojadas entre el frío y esa vergüenza que sentía pero no quería sentir. Al final tuvo que tomar mucho aire (Y Coraje) para decir a lo que realmente había ido.
-Verás…L-Lo que debía pedirte es….-Comenzó a explicar, bajando cada vez más el tono de voz, al punto de susurrar-Necesito que me dejes vivir contigo…-Finalmente logró decir, aunque en un tono muy bajo, supuso que con el silencio del momento se escuchaba, de todas formas no quería repetirlo.
Muy ocupada tratando de explicarse, no había notado (Hasta ahora) el inminente desastre que se presentaba en esa habitación y no dudaba que se extendiera un poco más allá. Partiendo por la cantidad de ropa tirada por todas partes, gracias al cielo de momento solo se trataba de camisas y pantalones, porque si no debería haberse arrepentido rápidamente  de su petición previa. Echó un vistazo rápido y disimulado al resto de la casa. Claramente la decoración no era lo suyo, debido a que no había decoración alguna, en primer lugar, y en segundo la más que evidente falta de ciertos muebles y cosas. Le sonaba como a alguien al que le faltaba el presupuesto para ciertas cosas. Decidió que era mejor desviar su atención del estado de la casa (Por ahora) y limitarse a esperar respuesta del otro.

_________________


Do you call yourself a fucking hurricane like me?
Pointing fingers cause you'll never take the blame like me?

_____________
Hablo #ff0066
Narro
"Pienso"
_____________

when you can be a god?:

Regalos!:


GRACIAS LAIR DE NUEVO ♥ (link)
Y gracias a todas las personitas que me felicitaron y sdfadaa
avatar
Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 19/11/2013
Puntos : 14
Edad : 16
Localización : Vigilandote desde las sombras, por cierto, bonitas sábanas
Ver perfil de usuario

Tsuki
Cinco Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Wasserfall Leiter el Jue Mayo 21, 2015 8:23 pm

Cuando finalmente ella ingresó, cerré la puerta al instante, dando un último vistazo al exterior. Si llegaba a colarse más frío, con el sistema de calor que tenía mi moderna casa seguramente tardaría un par de horas en recuperar la temperatura agradable. La seguí un poco a la pequeña sala, todavía con algo de lentitud, cubriendo un bostezo con mi mano. Recién entonces noté lo realmente ridículo del gorro que llevaba, apenas ella se lo sacó. Pero claro, había decidido no comentar nada sobre ello, pero aún así, era sumamente horrible. Como “mi corte de cabello es el resultado de un mono ciego y manco, así que debo esconder mi cabello bajo este gorro.” de horrible. De todas formas, ¿quién era yo para discutir de moda? Exacto, el tipo de los tatuajes simétricos. Eso también era horrible.

Arrugué el ceño levemente, apenas perceptible, pero se podía ver. Lo hice al notar aquel aparente nerviosismo que mostraba cuando comenzó a hablar. De hecho, toda la secuencia desde que la viera afuera de mi querido hogar había sido algo extraño y fuera de carácter para alguien como ella. Yo no podía decir que era el tipo más perceptible y estaba casi seguro de que por ninguna razón podía hacerme llamar de las personas más cercanas para Tsuki, pero definitivamente hasta un ciego en personalidades como yo podía notar aquel aura de inquietud en ella. Y eso, precisamente, era lo que llamaba más mi atención, porque a pesar de no conocerla del todo, en la leve interacción que tuvimos varias noches antes podía decir que era la primera vez que la veía así. Uh. Tal vez ahora es el momento en que saca una navaja y comienza a atacarme-... Espera, está comenzando a hablar de nuevo.

Tuve que acercarme a ella un paso o dos, porque las palabras que iban saliendo de su boca se hacían más difíciles de escuchar. No sabía si atribuirlo al hecho de que parecía bajar el tono de voz, o que yo seguía teniendo sueño. O tal vez fuera ambas cosas. En fin, cuando finalizó su corta oración lo único que pude pestañear fue poner cara de confundido -cara de estúpido, según quien la viera- y pestañear repetidamente, intentando alejar el adormecimiento al que esta atribuyendo el extraño pedido que acababa de oír. Sí, seguramente había escuchado mal. -Eh.- Inmediatamente cerré la boca y bajé la cabeza en un intento de recapacitar sobre lo sucedido. ¿Por qué Leiter, por qué? Recapacita por favor. Llevé mi mano derecha a mi mentón y adopté una posición cual investigador intentando descifrar una escena del crimen sumamente intrincada, mis ojos entrecerrados como si me enfocara con totalidad en dicha tarea.

Ya había disipado la duda de haber escuchado mal por culpa del sueño, debido a que ahora tenía el hecho de su nerviosismo anterior. Eso era suficiente para probarme que lo que había oído era correcto. Pero muchas otras dudas comenzaban a carcomerme la cabeza ¿Aceptar? ¿Rechazar? ¿Por qué ahora? ¿Por qué yo? Y tantas otras preguntas interiores a las cuales no voy a referirme. Finalmente, recordando que seguramente había estado así tiempo suficiente, levanté mi cabeza de nuevo, mirándola a ella. Tal vez mis extrañas actitudes y largos lapsos de perderme en mis pensamientos la hubieran convencido de que quedarse conmigo no fuera tan buena idea. O puede que el desorden lo hiciera. Fuera cual fuera el caso, no parecía expresar tales inquietudes en voz alta. -Bien. Seguro.- Me encogí de hombros, al fin dando una respuesta, aunque esta fuera bastante simple. ¿Qué le iba a decir? ¿Que no? No es como si la idea de vivir con una demonio me resultara incómodo. Y no tenía otra razón para rechazarla. En sí, las inquietudes que tenía venían por otro lado. Y era pensar como sería la convivencia pero, sobre todo, por qué había decidido hacer tal petición a alguien como yo. -Puedes ponerte cómoda, si quieres. Yo prepararé...- miré de reojo a la zona de la cocina, intentando recordar cuales eran mis suministros. -Prepararé algo.- Terminé de hablar, rascando mi cabeza, algo incómodo porque no podía arriesgarme a asegurar nada. No antes de ver qué tenía exactamente. Es que, la mayor parte del tiempo, solía comer afuera. Y con comer afuera me refiero al oscuro “restaurante” al que había acudido con Tsuki o, directamente, la cafetería de Shibusen. Caminando comencé a revisar disimuladamente, como si tuviera la gran cantidad de cosas. Al terminar solo había sacado dos tazas, un paquete con café -eso pensaba que era.- y azúcar. -¿Café?- pregunté simplemente, acercando mi rostro -Es decir, chocolate. Sí. ¿Chocolate?- Pregunté de nuevo, mirándola con algo de pena y rascando mi mejilla. Todavía estaba a tiempo de arrepentirse. Bueno, al menos esperaba que mi acto de anfitrión irresponsable la hubiera relajado, aunque fuera un poco-... oh, mierda, la ropa sigue tirada. ¿En serio quería vivir conmigo?
avatar
Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Puntos : 110
Localización : Shibusen, Death City~
Ver perfil de usuario

Wasserfall Leiter
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Tsuki el Sáb Jun 06, 2015 11:01 pm

¿No podía tardar menos en decidir?¡Joder! Si la chica ya estaba lo suficientemente nerviosa haciendo la petición, que el otro se la pensara tanto resultaba increíblemente molesto para ella, ¿Que tanto podía tardar un humano en tomar una maldita decisión? Bueno, bien que ella no era la mejor opción para hablar de costumbres humanas, pues aunque había vivido bastantes años en ese lugar, no era demasiado abierta en lo que a la sociedad respectaba, estaba como en una especie de barrera entre su lugar natal(Esa asquerosidad que algunos gustan llamar “Inframundo”, “Infierno”, “Averno”, “Tinieblas”, “Abismo”, y la lista sigue. Elige el que te guste)  y el mundo humano. Ya estaba pensando que tal vez de verdad habría sido mejor idea cualquier otra cosa menos esta, hasta que el otro habló. Un escalofrío le recorrió desde la nuca hasta la punta de la cola, pero la respuesta la dejó prácticamente helada.

¿E-En serio? —Estiró la mano hacia adelante, pero rápidamente la apartó y se alejó un paso, mirando hacia otro lado con expresión digna— Ehm, g-gracias. Supongo…—Sentía bastantes ganas de darse un buen golpe en la cara ¿Que se supone que pretendía hacer? Decidió que era mejor ni siquiera averiguarlo, y esperaba que el otro lo ignorara tanto como ella lo hacía.—Pues eso haré. —Respondió finalmente con voz altanera, el rubor de sus mejillas ya se había esfumado, pero aún sentía un cosquilleo en pecho y estómago por los nervios. Dejó que el otro vaya a la cocina, mirando alrededor. Ponerse cómoda, si, ¿Pero donde? Bueno, cualquier lugar era bueno siendo un gato. Tomó impulso y saltó, transformándose silenciosamente en un gato, mientras caía elegantemente en uno de los brazos del sillón, su bufanda se desenrolló de su cuello y cayó al suelo. ¿Eso era un problema? No, lo que si era un problema era el objeto que traía en su cuello.

El pequeño cascabel que se encontraba sujeto al collar de cuero azul que traía puesto tintineó cuando la bufanda lo hizo moverse. Aunque era un gato, sus mejillas fueron recubiertas por un rubor bastante notable, y sintió mucho calor de repente. ¡Mierda! Hasta Tsuki se había olvidado de que traía esa cosa en el cuello, ¿Por qué no se la quitó antes? Diablos, debió aprovechar la primera oportunidad que tuvo de hacerlo. Y no, ahora estaba en esa situación.

P-P-Puedo explicarlo...—Tartamudeó torpemente, ¿De verdad podía explicarlo? ¿Que se supone que diría? Una rubia idiota me lo dio y como no se me ocurrió otra cosa me lo dejé puesto, dioses, que estúpido iba a sonar eso. Lo último que quería era sonar como idiota, así que rezó a todo lo que se le puede rezar para que al otro no se le pique el bichito curioso y quiera saber.

_________________


Do you call yourself a fucking hurricane like me?
Pointing fingers cause you'll never take the blame like me?

_____________
Hablo #ff0066
Narro
"Pienso"
_____________

when you can be a god?:

Regalos!:


GRACIAS LAIR DE NUEVO ♥ (link)
Y gracias a todas las personitas que me felicitaron y sdfadaa
avatar
Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 19/11/2013
Puntos : 14
Edad : 16
Localización : Vigilandote desde las sombras, por cierto, bonitas sábanas
Ver perfil de usuario

Tsuki
Cinco Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Wasserfall Leiter el Miér Jun 10, 2015 1:16 am

Comenzaba a preguntarme si a todos se les hacía tan incómodo el recibir a otra persona en su casa. Ser un anfitrión con desbordante hospitalidad y gentileza no era algo que se me diera exactamente bien, hecho que fácilmente podía admitir con la experiencia que estaba aconteciendo en mi vida ahora mismo. Al menos esperaba no tener que acostumbrarme a tal comportamiento ya que, desde esta noche, ella no iba a ser una invitada más, ni mucho menos. No, ahora sería otra inquilina con la cual compartir residencia y yo, con suerte, ya no tendría que preocuparme por actuar con una amabilidad que, francamente, no tenía. Cubrí un nuevo bostezo con la palma de mi mano, para luego poder continuar con mi pequeña labor. Abriendo el grifo de la cocina y llenando con agua la rústica tetera -lo cual en un primer momento me sorprendió, ya que suponía que con tanto frío el agua ya se habría congelado- miré de reojo como el extraño individuo hacía caso a mi ofrecimiento de ponerse cómoda y, de la nada, se transformaba a su forma animal. Colocando la ahora llena tetera en la cocina y encendiendo el gas para que calentara, pensé en lo curioso que sería convivir con alguien tan único como lo era ella, si no es que de pleno problemático. De hecho, ya era de por sí único el comenzar a vivir con alguien más. Siendo que no compartía casa desde, hm, pequeño. Con mis padres...

¡Pero!, y cambiando de tema, esto tampoco parecía ser algo fácil para ella. Lo llamativo es que podía asegurarlo sin miedo a equivocarme. Es decir, cuando la conocí, tenía claro que me había encontrado con alguien con suma confianza y seguridad en sí misma, destacando aquellos comentarios irónicos y casi ácidos con los cuales me había respondido en determinadas ocasiones. Pero ahora mismo esas características no parecían resaltar, sino por el contrario, se notaba cierto nerviosismo e incomodidad -o tal vez tartamudeaba tanto por el frío y yo solo me estaba haciendo ideas, quién sabe-. Sin embargo, antes de llegar a alguna conclusión en aquellos típicos debates mentales que tenía con mi propia persona, mi tren de pensamientos se vio interrumpido cuando recordé que no había recibido respuesta a mi última pregunta. Y es que estaba esperando una respuesta afirmativa porque no iba a salir del calor de mi reducido hogar para salir a comprar víveres. Lo cual sería un acto digno de alguien con verdadero sentido de hospitalidad si es que no quería estar con las manos vacías frente a un invitado, ¿Ven? Ahora sí se dejaba notar mi escasa generosidad. Sin embargo, mis egoístas resoluciones se vieron ignoradas cuando algo más llamó mi atención. Un llamativo sonido de cascabel. Giré mi cabeza hacia el origen de tan ajeno ruido, y me encontré nuevamente con Tsuki quien, a su vez, llevaba el cascabel que había escuchado sonar. Colgando del cuello. Sí, como un animal doméstico de verdad. Oh, esto es perfecto.

Una socarrona sonrisa comenzó a dibujarse lentamente en mi rostro y mis ojos se entrecerraron para crear un efecto aun más molesto para ella. Dejando en segundo plano mi tarea de preparar unas calientes y confortables bebidas, comencé a caminar hacia ella, envolviendo en mi trayecto la barra de madera. La escuché pronunciar unas palabras un tanto nerviosas, las cuales me hicieron sospechar y, por supuesto, sonreír aun más. -¿En serio?- La pregunta era rutinaria más que otra cosa, por que, fuera cual fuera su explicación, me la creyera o no, el resultado no iba a cambiar. Iba a disfrutar el momento, saborearlo. Después de todo, estas eran las pequeñas cosas del día a día por las que yo podía decir que estaba contento con mi vida. Sí, burlarme de los demás era algo importante para mi. Posicionándome frente a la gata, al lado del sofá, me agaché e incliné hacia ella para crear más presión a mis palabras y más incomodidad hacia ella, aprovechando la notoria diferencia de tamaño entre ambos. Además, quería inspeccionar el objeto de mi burla con más detalle. -Puedes decírmelo entonces. Estoy seguro de que será una historia interesante.-  Ronroneé, disfrutando del efecto que esto pudiera causar, mientras mi mirada seguía clavada en el pequeño cascabel y aquella sonrisa socarrona plasmada en mi rostro. Cierta voz de un tono extrañamente diminuto me alertó de que lo que estaba haciendo no era tan buena idea como yo pensaba. Que estaba jugando con fuego... Ignoré la estúpida voz y acerqué con lentitud mi mano al cascabel, para darle un pequeño toque con el dedo y que así tintineara.
avatar
Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Puntos : 110
Localización : Shibusen, Death City~
Ver perfil de usuario

Wasserfall Leiter
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Tsuki el Jue Jun 11, 2015 6:48 pm

Había desenvainado las garras y vuelto a envainarlas al menos unas seis veces, como si aquello sirviera para bajar los nervios que tenía ahora, subidos hasta la coronilla, todo por culpa de aquella rubia… No, no no, no era culpa de la chica aquella que le había dado el collar, era su propia culpa por no haberse quitado aquella asquerosidad de cuero con esa porquería tintineante colgando. Y ahora estaba en esa situación, sentía que el alma se le había caído a las patas y que además, su dignidad había sido derribada como si fuera una simple ave a la que le habían dado con una piedra(Porque así de patética había sido la situación). Y...Oh, no. Estaba sonriendo, él chico estaba sonriendo y eso era un problema.

Estaba más cerca de lo que a Tsuki le gustaría, demasiado de hecho, por lo que la expresión nerviosa de Tsuki solo logró tornarse en nada más y nada menos que una mueca de fastidio, que bien podía ser tomada a broma en rostro de un felino(Que además llevaba un collar de mascota) pero que cualquiera que conociese la mala leche de la demonia(Llámese Wasserfall) podría entender que era una muy mala señal, especialmente si estaba a centímetros de ella, y para variar, la estabas fastidiando de esa forma. Levantó la pata derecha, con las uñas desenvainadas, y las clavó en el rostro del muchacho, estirando los dedos todo lo que podía para asegurarse de clavar las afiladas garras en diferentes zonas de su cara.

Ups, que torpe —Exclamó con ironía, ejerciendo más presión en la carne con las garras—Supongo que si te digo que ayudé a una rubia medio idiota a encontrar una pelota de colores, y que en consecuencia me atacó una rata, y que por ello la chica me llevó a un veterinario y ahí aprovechó para darme un collar... —Clavó un poco más sus uñas, mostrando cada vez más sus dientes, incluso sus pupilas se habían angostado considerablemente—No me creerías, ¿O si? Especialmente porque lo siguiente que harás será preguntarme por qué me lo he dejado puesto si tengo la posibilidad de quitármelo. —Presionó un poco más aquellas armas naturales que su cuerpo felino le otorgaba, y luego quitó las garras de la cara de Wasserfall, su expresión se había tornado calma de nuevo, y una vez su advertencia estuvo hecha, se ovilló en el sofá, con expresión aburrida(Osease, su expresión de siempre)—Y ahora el tema del collar queda zanjado, y no volveremos a hablar de él jamás. Y, uh… Espero tengas algo para desinfectar eso. —Pronunció esa última frase con algo de culpa, pues sabía que sus garras no eran poca cosa, y, para variar, estaban sucias. Demasiado. Ese pensamiento que llegó tan repentino a su cabeza la obligó a desenvainar sus diminutas armas y observarlas con detenimiento. Vaya, si estaban sucias, la gata instintivamente comenzó a lamerlas rápidamente, para quitar algo de tierra.

De repente, se dio cuenta de que hacía bastante frío, y que estaba temblando ligeramente sin notarlo e incluso sin poder detenerlo. Se había olvidado de lo mucho que podía tardar su cuerpo en entrar en calor, maldijo mentalmente y se ovilló todo lo que pudo para guardar calor. Si, el otro idiota había pasado a segundo plano.

_________________


Do you call yourself a fucking hurricane like me?
Pointing fingers cause you'll never take the blame like me?

_____________
Hablo #ff0066
Narro
"Pienso"
_____________

when you can be a god?:

Regalos!:


GRACIAS LAIR DE NUEVO ♥ (link)
Y gracias a todas las personitas que me felicitaron y sdfadaa
avatar
Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 19/11/2013
Puntos : 14
Edad : 16
Localización : Vigilandote desde las sombras, por cierto, bonitas sábanas
Ver perfil de usuario

Tsuki
Cinco Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Wasserfall Leiter el Vie Jun 26, 2015 11:13 pm

Al sentir el helado filo de aquellas armas naturales del animal, la sonrisa tan irritante que se había dibujado en mi rostro fue transformándose poco a poco hasta ladearse levemente en una mueca de molestia, o eso podía suponer al sentir las garras cual agujas perforar en las zonas más sensibles de mi mejilla. Sin embargo, en ningún momento me separé de ella, ni tampoco intenté responder a tal dolor con alguna retribución desmedida, por más que mi mano estuviera temblando leve, casi imperceptiblemente debido a cierta tentación que comenzaba surgir dentro de mi. No, no iba a hacer eso. De todas formas, mi sonrisa volvió a formarse en medio de las palabras que estaba expresando la gata. Su explicación, su reacción, demostraban el inmediato fastidio que, en primer lugar, era lo que yo quería lograr. Era verdad que el dolor latente era algo molesto... pero poco más. Los entrenamientos del infierno a los que me aplicaba y me obligaban a tomar continuamente en Shibusen eran algo que sí me dejaban muerto. Cierto era que sus garras tampoco eran de lo más común para un animal tan pequeño, pero aun así era algo soportable. -¿Y por qué dudaría de tus palabras? ¿o sería normal pensar que te compraste ese cascabel especialmente para venir aquí y mostrármelo en un extraño simbolismo de asumir tu lugar como mi mascota a la hora de vivir conmigo?- Devolví una pregunta propia inmediatamente ella soltó la suya. Aún si estaba hablando por encima de lo que continuaba explicando. No me importaba, porque de hecho eso seguro le molestaría más. Solté una inevitable risa, sinceramente conmovido ante su autoritario intento de terminar con el tema tan vergonzoso. Vergonzoso para ella al menos, ya que realmente yo no le veía nada malo con que llevara un cascabel en primer lugar. Sería algo útil para su fachada de intentar parecerse un poco más a un animal común y corriente. O simplemente una moda ligada a la visión humana al tener un animal doméstico. No lo sé. Pero si podía sacar material para joderla con algo tan simple, pues bienvenido sea. Al terminar de hablar, pareció adoptar una actitud que correspondía más con la visión que yo tenía sobre ella, segura y fuerte, contrario a lo que había estado viendo en la corta interacción de esta noche. Me levanté, todavía con una sonrisa en mi rostro, esta vez más sincera. Al menos ya no estaba tan incómoda y nerviosa como antes. Eso era algo bueno, denotando el hecho de que íbamos a compartir techo de ahora en más. Aunque si iba a tener que sufrir alguna herida cada vez que intentara cortar el hielo, bueno. Mendokusai.

Miré de reojo al agua que estaba hirviendo y supuse que todavía tenía unos minutos más hasta que hirviera, por lo que siguiente fue tratar las pequeñas marcas en mi rostro. Sintiendo algunas cosquillas en mis mejillas, y llevando ambas manos al lugar, pude comprobar que de hecho no eran simples marcas si no perfectas perforaciones que ahora estaban derramando finas líneas de sangre, las cuales se deslizaban lentamente y eran las causantes de las cosquillas que había sentido. -Gracias por el consejo.- Hablé finalmente, refiriéndome a lo del desinfectante y viendo como ella se volvía una pequeña bolita que temblaba, seguramente por el frío. Ahora que lo notaba, la temperatura había caído drásticamente, lo cual me hizo fruncir el ceño. Maldito sistema calorífico de segunda mano. Caminando con cierto apuro debido al frío que era notable en la demonio y por el agua que ya estaría por hervirse, llegué hasta el baño, donde encendí la luz y empapé mi cara para limpiar la sangre y los pequeños cortes. Palmeando un par de veces mis mejillas, noté como ahora estaban un tanto rojas alrededor de las casi imperceptibles heridas, la imagen natural cuando tu cuerpo sufría algún daño. -Realmente no tengo un desinfectante ni nada así.- Comenté por lo bajo, mientras mi reflejo me devolvía la mirada con cierta duda. Negando levemente con la cabeza, dejé de lado el asunto y seguidamente caminé hasta mi cuarto, donde saqué un pullover del armario. Le miré de reojo. Era negro, y no tenía ningún detalle más que la marca de la vestimenta en el pecho. Volví a la sala-comedor, donde arrojé la prenda a Tsuki, la misma cayendo sobre ella y cubriéndola por completo. -Eh, intenta ignorar el frío por ahora. Se pone así cada vez que cae una helada, lo cual es común en esta época del año. Puedes usar eso o al menos cubrirte con él para tomar calor.- Ofrecí, algo incómodo. Era verdad que mi asqueroso recinto no era para nada destacable, pero aun así siempre había estado conforme y. hasta de cierta manera, orgulloso de él. Era de las cosas que me había ganado haciendo misiones insufriblemente aburridas o pesadas para Shibusen. Pero era innegable que el lugar necesitaba una remodelación. Nada elegante, solo cosas prácticas para tener una calidad de vida decente. Solté un pequeño suspiro, mientras apagaba las llamas de la hornalla. Supongo que tendría trabajar con más dedicación desde ahora en adelante. Preparando y sirviendo el chocolate en dos tazas, me dirigí nuevamente a la sala, donde finalmente le ofrecí una de las mismas a mi acompañante, además de ofrecerle una pequeña sonrisa en señal de paz. Esperaba que con aquel gesto pudiera perdonar mi actitud de antes. -Y, ¿finalmente te cansaste de estar rodeada de muertos que no te dan tema de conversación?- Bromeé, recordando cuando la había acompañado hasta las puertas del cementerio.
avatar
Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Puntos : 110
Localización : Shibusen, Death City~
Ver perfil de usuario

Wasserfall Leiter
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Tsuki el Dom Jul 12, 2015 9:23 pm

Si había algo que remarcar, era lo satisfactoria que le había resultado a la demonia la  expresión del otro una vez que le puso las garras en la cara, posiblemente si la gata careciese de esa personalidad ácida que la caracterizaba, podría hasta haber llegado a pensar que se había sobrepasado un poco. Desgraciadamente la sonrisa que había esbozado luego, le quitó la satisfacción que obtuvo en un principio.

Contigo ya no se que pensar, es mucho mejor prevenir que lamentar...—Aunque en caso de que el comentario que ella logró evitar se hubiera dado, el único capaz de lamentarlo era él.—Además, ningún animal en su sano juicio desearía ser tu mascota.—Espetó, pensando que no sería necesario remarcar que ella tenía otra razones que iban más allá de la mera compañía. Una vez dicho eso, se estiró y bostezó, un comportamiento que no podía ser más propio de un gato. A pesar de que tenía sueño, no tenía muchas ganas de dormirse, más que nada porque los hábitos nocturnos de los gatos habían acabado por pegársele tras tanto tiempo encerrada en el cuerpo de uno, y aunque la mente le pidiera un descanso, se forzaba a sí misma a mantenerse con los ojos abiertos. Estaba a punto de quedarse dormida cuando sintió que algo le cayó encima, algo liviano, que además le cubrió la cara por lo que no veía exactamente bien. Usó las patas para quitárselo de encima, mientras escuchaba al otro hablar. Bueno, era obvio que él le había lanzado eso, y no fue sino hasta que relacionó lo que le decía con la prenda que le había lanzado que comprendió por donde iba el asunto. Usó nuevamente sus patas para arrimar el pullover al cuerpo, y finalmente usó las fauces para sujetarlo y echárselo sobre la espalda. Eso estaba bastante mejor que pasar el frío invernal que hacía, pero como era ya costumbre en ella, no había pronunciado ni una palabra de agradecimiento. Dignidad ante todo.

Movía la punta de la cola levemente mientras sentía cómo su cuerpo tomaba calor de nuevo gracias al pullover, que si fuera por ella, se lo pondría en su forma humana, pero no solo sus piernas se congelarían, si no que a parte seguramente le quedaba bastante grande por la diferencia de altura y complexión física. Ubicó la taza caliente entre sus patas, la cerámica caliente contra el pelaje corto de sus extremidades le agradaba.
El asunto va más allá de eso… El cementerio lo rondan muchos perros bastante agresivos, me cuesta encontrar donde protegerme de nevadas y lluvias, y hay gente que se asusta al ver mi sombra. Lo cuál a fin de cuentas es divertido, al menos cuando no te lanzan piedras. —Explicó con una mueca todas las razones que la llevaban a estar en esa situación. Agachó la cabeza para beber, lo cual podría resultar bastante simpático considerando las pequeñas lamidas que tenía que dar para hacerlo.

_________________


Do you call yourself a fucking hurricane like me?
Pointing fingers cause you'll never take the blame like me?

_____________
Hablo #ff0066
Narro
"Pienso"
_____________

when you can be a god?:

Regalos!:


GRACIAS LAIR DE NUEVO ♥ (link)
Y gracias a todas las personitas que me felicitaron y sdfadaa
avatar
Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 19/11/2013
Puntos : 14
Edad : 16
Localización : Vigilandote desde las sombras, por cierto, bonitas sábanas
Ver perfil de usuario

Tsuki
Cinco Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Wasserfall Leiter el Sáb Jul 18, 2015 7:43 pm

Mientras escuchaba en silencio los motivos por los cuales había tomado su decisión, mis ojos divagaron hacia la televisión, que hasta el momento seguía encendida aunque sin audio. Una película de terror en blanco y negro que me parecía estaba basada en las andanzas de Shinigami-sama cuando todavía rondaba libre por el mundo. Tomando un sorbo de mi café, miré de reojo al demonio. -¿Solo perros? Había escuchado historias de terror de ese cementerio. No creí que lo atribuyeran a unos cuantos perros callejeros.- Suponía que no sería un buen lugar para cazar huevos de kishin entonces. Malditos profesores y sus sucias mentiras de no acercarse al cementerio, solo eran cuentos de niños. Preferí no hacer comentario alguno a lo de la gente lanzando piedras. Si ella gustaba de asustar pero no de una posible represalia de la gente más idiota, bueno.

Di un nuevo sorbo a mi café. Siendo sinceros, estaba asqueroso. -Solo espero que no seas un peso muerto y hagas algo. No te pido que vayas a buscar trabajo para pagar las cuentas o algo así.- Me giré para llevar la taza, que aún tenía mas de la mitad del líquido en su interior, hacia la cocina. -Pero espero que pasar como animal y hacer comentarios sarcásticos no sea lo único que sepas hacer.- Tiré el café de sabor horrendo y dejé la taza para lavar. Mis palabras no iban con ningún veneno o para insultar. Simplemente eran para concordar una convivencia más a menos decente y mínimamente amena. Ya si no podía soportar términos tan simples siempre estaba la puerta de salida. Yo no iba a estar cuidando de un vago fuera cual fuera su condición, no por nada detestaba a la gente débil que se dejaba vencer por adversidades. Y realmente no creía que Tsuki perteneciera a esa clase de personas, pero era mejor dejar las cosas en claro ahora.

-Voy a darme una ducha. Puedes pasearte y familiarizarte con la casa por mientras.- No es como si hubiera mucho para ver de todas formas. -No toques los papeles de mi habitación, son cosas de Shibusen. Podrá parecer echo un lío pero para mi está ordenado y clasificado. -Sonreí con fingida amabilidad, mientras caminaba por el pasillo. Era cierto, el escritorio del cuarto estaba repleto con cuadernillos, libros y notas todas desparramadas. Aunque no lo pareciera yo tomaba en serio mis deberes, aunque fueran tan simples como la tarea del día siguiente. Caminando al mencionado cuarto para tomar alguna vestimenta cómoda, miré de paso la hora en mi móvil. Eran ya más de las 22 horas. Sí que había pasado el tiempo, lo cual explicaba la oscuridad del exterior. Finalmente con mi muda de ropa en manos, entré al baño y cerré la puerta. Confiaba en que mi asombroso hogar hubiera guardado agua caliente para este momento. De hecho, el que no se hubiera congelado era ya todo un logro en sí.

-¡MIERDA! ¡Está frío, frío!- Mis gritos de sufrimiento podían ser escuchados por todo el departamento. Y tal vez incluso afuera. ¿Qué? Apenas abrí el grifo de la lluvia, mi cuerpo se congeló. No pueden culparme.
avatar
Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Puntos : 110
Localización : Shibusen, Death City~
Ver perfil de usuario

Wasserfall Leiter
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Tsuki el Vie Ago 07, 2015 1:16 pm

La televisión estaba en último plano para Tsuki, que solo había prestado algo de atención a la misma en el vistazo rápido que había dado ni bien entró al departamento, y de hecho ahora fue cuando más decidió ignorarlo.

Resulta que no hay solo Perros callejeros. Detalle, los perros callejeros son los únicos que realmente me prestan atención, cualquier otra criatura pasa totalmente de mi. —Esperaba que con eso quedara en claro que el cementerio no dejaba de ser peligroso, y es decir, ¿Cómo no? Si te podías encontrar a criaturas tales como la propia felina, que si de plano no parecía sacada de una película de terror, era un ser salido del mismísimo infierno(En el sentido estricto de la frase, eso era precisamente).

El café ciertamente daba asco, pero Tsuki no sabía cómo dejarlo en el suelo sin echarlo todo en el sillón, además, mientras estaba caliente, le servía para no congelarse las patas, que tenían un pelaje muy corto. Las palabras que siguieron ciertamente la ofendieron, pero se limitó a solo hacer una mueca de fastidio, pues al fin y al cabo el otro tenía razón, pero digamos que es bastante fácil a ofender a un demonio con doscientos años de orgullo acumulado.—Míralo de esta manera, no volverás a ver ninguna alimaña considerada plaga rondando por la casa —Anunció, desenvainando las garras como para dar constancia de ello. Luego las guardó de nuevo, quiso estirarse pero recordó que tenía la taza entre las patas.

Asintió cuando anunció lo del baño, y ni bien lo sintió a suficiente distancia, hizo lo posible por tomar la taza entre los dientes lo suficiente para que no se le caiga, bajarse del sillón, y dejar la taza en el suelo. Volvió a subir al sillón, donde se le había caído el pullover del lomo. Acomodó dicha prenda de modo que logró ponérsela, como si de su forma humana se tratase. Las mangas le cubrías piernas y patas delanteras, y aún sobraban varios centímetros de largo, el cuello era muy grande en comparación a su cabecita, pero por ella estaba perfecto. Bajó de un saltó al suelo nuevamente, con cuidado de no tirar la taza, y comenzó su pequeño tour por la casa.

Comenzó olisqueando el living, era bastante pequeño, y a veces estaba al borde de tropezar a causa de las mangas del pullover. Definitivamente el chico no era un experto en decoración, pero a Tsuki no podía importarle menos, aunque… Bueno, esas marcas de garras en la pared eran casi imperceptibles, no lo no notaría. Y, en caso de hacerlo, ya sería demasiado tarde para reclamar nada, o eso esperaba. El living no era la gran cosa, pero algo la inquietaba de ese ambiente. Resolvió hacer el primer acto bueno del siglo como habitante que era ahora de aquel departamento, y comenzó a apilar la ropa tirada en una montañita pequeña en la esquina de la habitación en cuestión, aunque ahora tenía mugre de más pues la había arrastrado, estaba ordenado, más o menos.

Continuó sus andanzas en la cocina, también olisqueando al entrar. Se subió a la mesa, que resistía sin problemas su liviano peso, bajó, subió a las sillas, mesada, etc… nada muy interesante por ahí tampoco, a decir verdad. Miró dentro del lavadero, donde yacía la taza que anteriormente tenía el asqueroso chocolate dentro. Un desperdicio, pensó, aunque ella apenas había tomado un poco y luego lo había usado como fuente de calor más que otra cosa. Nada interesante por allí, había otros platos más para lavar con pocos restos de comida que Tsuki no se molestó en identificar.
Solo quedaban el cuarto y el baño, a éste último no podría revisarlo inmediatamente por razones más que obvias, así que trotó por el pasillo hasta el cuarto. Abrió la puerta con el hocico, pues estaba a medio cerrar, y entró. Todo en la casa era bastante simple, había solo una cama de una plaza, y un par de muebles más; tal como el escritorio con el desastre de papeles que había mencionado el otro antes, y un armario. La felina se ahorró la molestia de juntar la ropa de ahí también, que, las pocas ganas no le gastaban una broma, parecía ser más que la otra que había recogido antes.

Luego de un repaso general con la vista al cuarto, volvió a salir del pasillo, arrastrando las mangas del pullover debido a que, bueno, era un maldito gato con con sweater de humano. ¿Acaso no aman la lógica?

_________________


Do you call yourself a fucking hurricane like me?
Pointing fingers cause you'll never take the blame like me?

_____________
Hablo #ff0066
Narro
"Pienso"
_____________

when you can be a god?:

Regalos!:


GRACIAS LAIR DE NUEVO ♥ (link)
Y gracias a todas las personitas que me felicitaron y sdfadaa
avatar
Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 19/11/2013
Puntos : 14
Edad : 16
Localización : Vigilandote desde las sombras, por cierto, bonitas sábanas
Ver perfil de usuario

Tsuki
Cinco Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Wasserfall Leiter el Dom Ago 09, 2015 11:45 am

Salí del baño ya con mi muda de ropa puesta, consistiendo en una camiseta manga larga roja y unas bermudas negras. Caminé descalzo por el pasillo y frente a mi me encontré a Tsuki, avanzando como si nada mientras arrastraba la prenda que le había prestado. Sonreí levemente mientras secaba mi cabello con una toalla. -Puedes usar la ducha si quieres, te dejé algo de agua caliente.- Mencioné casualmente, mientras me apoyaba en la barra de la cocina con la toalla descansando en mi cuello. No tenía idea de como funcionaba la higiene en alguien que puede transformarse a voluntad, pero nunca estaba demás una ducha al menos para relajarse. -Ah, eso sí, ten cuidado con los chorros de agua fría que salen a veces.- Mirando de reojo cierta pila de ropa, la misma que antes de que entrara al baño había estado desparramada por toda la sala. Levanté una ceja ante el pequeño gesto. -Arigatou.- Agradecí con calma en mi idioma natal y recordando al menos algo de modales de mi infancia, a la vez que caminaba hasta los pies del sofá y tomaba la taza abandonada del suelo.

Taza en mano me dirigí hasta la cocina y comencé a lavar la losa que descansaba en el lavadero. -¿Dónde vas a dormir?- la pregunta salió sin que lo pensara realmente, pero viendo que ya serían más de las diez y media de la noche, entonces supongo que era una pregunta tan válida como cualquier otra. No tenía problemas si fuera a decir mi cama, claro que yo no me movería a dormir a ningún otro lado, pero suponiendo que continuara en su forma animal entonces no creí ver ningún inconveniente.

Al terminar de lavar sacudí mis manos y volví a mirar al animal/demonio desde la barra, notando lo ridículo que era ver a un gato vistiendo ropa humana como si nada. Luego, sin decir nada caminé hasta el sofá y me senté para mirar algo de televisión. Subí el volumen y comencé a cambiar de canal con gesto aburrido en mi rostro. Francamente estaba cansado, todavía con algo de sueño y mañana debía ingresar temprano a Shibusen para otro maldito entrenamiento. Pero por el bien de ser un buen anfitrión al menos por hoy esperaría que el demonio dijera algo más, si es que tenía algo más para decir. En caso contrario me dirigiría con el paso de un zombi a mi anhelada cama.
avatar
Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Puntos : 110
Localización : Shibusen, Death City~
Ver perfil de usuario

Wasserfall Leiter
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Tsuki el Jue Ago 13, 2015 2:56 pm

Si ella se veía ridícula siendo un gato y usando un pullover de humano (que probablemente aunque estuviera en su otra forma le quedaría grande), ciertamente el chico no se veía mejor con esa ropa por más de entrecasa que fuese, pero ya que él no había dicho nada al respecto, aunque Tsuki se imaginaba que es lo que pensaría, ella decidió guardar silencio por su parte también.  

Paso, gracias. —El agradecimiento salió prácticamente a regañadientes, su ego de demonio antiguo hacía que el ver a todo ser que caminara, gateara, saltara o se desplazara de una u otra forma como un ser inferior, se convirtiera en una disminución considerable de sus modales, actitud que pensó que debería comenzar a modificar especialmente cuando de convivir con alguien en una misma casa se trataba. Ante el agradecimiento del otro, hizo oído sordo, fingiendo no entender el idioma, aunque claro que lo entendía. Entendía ese y muchos otros idiomas, pero simplemente no quería responder agradecimientos así que lo pasó de largo. Trotó de nuevo hasta la sala, si no fuera por el comentario de antes, se había olvidado de que la ropa ya no estaba esparcida. Seguía en el suelo, pero ordenada en una bonita montaña de ropa para lavar.

No lo se, ya veré yoEn tu cama, obvio pensó—. Puedo en prácticamente cualquier lado. —Y en cierto modo era cierto, su pequeño cuerpo felino podía adecuarse a dormir en prácticamente donde se le ocurra, cama, sillón, arriba de la heladera, arriba de una silla, arriba de una mesa, etcétera. Pero, de momento, la idea de una cama era mil veces más llamativa que cualquier otra cosa, así tuviera que dormir apenas en el borde de la misma, prácticamente no le importaba. Era un gato, vamos, nadie le impedía hacer tal cosa.

Ciertamente no tenía otra cosa que decir, por lo que trotó hasta la pila de ropa que había armado hace unos segundos, y se echó contra esta. No justo arriba de la misma, puesto que por más sucia que estuviera no quería llenarla de pelos innecesariamente, que eran bastante más difíciles de sacar que la suciedad en si. Ahora que lo pienso, no creo que nadie quiera volver a usar jamás el pullover que la gata llevaba puesto, ahora que estaba plagado de pelos de diferentes tonos y tamaños.

_________________


Do you call yourself a fucking hurricane like me?
Pointing fingers cause you'll never take the blame like me?

_____________
Hablo #ff0066
Narro
"Pienso"
_____________

when you can be a god?:

Regalos!:


GRACIAS LAIR DE NUEVO ♥ (link)
Y gracias a todas las personitas que me felicitaron y sdfadaa
avatar
Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 19/11/2013
Puntos : 14
Edad : 16
Localización : Vigilandote desde las sombras, por cierto, bonitas sábanas
Ver perfil de usuario

Tsuki
Cinco Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Wasserfall Leiter el Dom Ago 16, 2015 1:53 pm

Mis ojos se fueron cerrando lentamente, ignorando a la televisión encendida frente a mi. Escuché apenas la respuesta del felino a mi pregunta a medida que me iba alejando de la realidad para internarme lentamente en el mundo de los sueños. Esperaba caer dormido en cualquier momento, ya no me importaba, hasta que mis ojos se abrieron abruptamente por voluntad propia y me encontré completamente despierto de nuevo. No podía atribuir el motivo a nada ciertamente, porque al estar por dormirme de un momento a otro no es que mi atención estuviera al máximo en aquellos momentos. De todas formas, ignoré lo ocurrido soltando un bostezo, mientras apagaba la televisión.

Acto seguido me levanté y dirigí una mirada al demonio con el cual estaría compartiendo techo desde ahora. A estas alturas mi adorada sudadera estaría completamente cubierta de molestos pelos. Mi rostro formó algo parecido a un gesto de asco y luego simplemente solté un suspiro cansado. Asegurándome de no dejar nada encendido, finalmente marché con paso lento a mi habitación. Ingresé, sin importarme como quedaba la puerta. Nunca me había molestado en cerrarla por privacidad porque vivía solo, claro, pero ahora tampoco iba a hacerlo. Me dirigí arrastrando los pies hasta mi adorada cama y, luego de remover las sábanas, me acosté en ella como si me encontrara varios días sin dormir. Inmediatamente después me cubrí y cerré los ojos, notando que al parecer me estaba olvidando de algo. Lo ignoré pensando que no sería nada importante y fue entonces cuando perdí mis fuerzas y mi respiración se volvió mucho más lenta y calmada. Finalmente podía volver a dormir de nuevo.

… Al día siguiente despertaría tarde, muy tarde, solo para darme cuenta de que lo que había olvidado era activar la alarma de todos los días para despertar a tiempo. Tal vez debería empezar a regular los horarios que ocupo para descansar y entrenar o ciertamente comenzaría a afectarme.
avatar
Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 07/10/2013
Puntos : 110
Localización : Shibusen, Death City~
Ver perfil de usuario

Wasserfall Leiter
Dos Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Tsuki el Lun Ago 17, 2015 1:43 pm

Se quedó dormida durante un minuto más o menos, pero no duró mucho ahí echada, pues enseguida se estiró bostezando, parpadeando varias veces para acostumbrar sus ojos felinos al cambio de luz. Se dio cuenta de que el poco tiempo que estuvo dormida, su ahora nuevo compañero de vivienda ya había apagado todas las luces y se había marchado. Eso no era un problema, obviamente, como el gato que a fin de cuentas era, veía perfectamente en la oscuridad y pudo guiarse por la casa sin problemas.

Comprobó satisfecha que la oscuridad era suficiente para que Yavin no pudiera retorcerse, como toda sombra, desaparecía en cuanto no tenía luz por la cual moverse, y aunque nunca se había hecho verdaderos dramas con ella, a veces resultaba algo inquietante. Es decir, ya de por sí la apariencia de Tsuki no era nada común, pero si a eso sumamos una sombra que se retuerce, totalmente independiente de su dueña excepto por el hecho de que seguía pegada a ella, bueno, no obtienes la mejor combinación del mundo, o al menos nada muy tranquilizante para variar. Usando su vista nocturna, se movió con completo sigilo y silencio por el pasillo, se había quitado el pullover ya hace un rato para no tropezar, por lo que sus pequeñas patas no hacían ruido alguno al caminar. Se encontró con la puerta del cuarto algo abierta, por lo que se deslizó en el espacio que tenía disponible, nuevamente evitando hacer cualquier ruido que pudiera despertar al otro.

Vaciló unos segundos antes de agazaparse y subir a la cama de un limpio salto, aterrizando haciendo apenas un pequeño peso extra en la cama, su peso no era realmente considerable para variar. Se ovilló en un espacio libre al final de la cama, y cerró los ojos. Las cosas habían salido relativamente bien, exceptuando ciertos detalles como las heridas en la cara que le había dejado al otro, pero eso no era tan importante. ¿Verdad?

Bueno, lo lamento querido stalker, pero aquí acaba el tema. Creo que de todos modos no eran demasiado interesante, ¿No?

_________________


Do you call yourself a fucking hurricane like me?
Pointing fingers cause you'll never take the blame like me?

_____________
Hablo #ff0066
Narro
"Pienso"
_____________

when you can be a god?:

Regalos!:


GRACIAS LAIR DE NUEVO ♥ (link)
Y gracias a todas las personitas que me felicitaron y sdfadaa
avatar
Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 19/11/2013
Puntos : 14
Edad : 16
Localización : Vigilandote desde las sombras, por cierto, bonitas sábanas
Ver perfil de usuario

Tsuki
Cinco Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: You laugh, you die [Privado Wasserfall Leiter]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.