Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Miér Sep 13, 2017 3:33 pm por Misogi Kumagawa

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Miér Sep 13, 2017 3:13 pm por Silver / Albert Froste

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Mensaje por Alice Baskerville el Dom Sep 06, 2015 12:54 pm

Ok, la chica había tenido que aguantarse las ganas de reír al verlo correr de esa manera, porque vamos, era bastante cómico verlo dar cortos saltos, pero debía admitir que era lo suficientemente efectivos como poder darle alcance, aunque no por eso dejaban de ser bastante divertidos para la chica de cabellos oscuros, era realmente gracioso a la vista, pero tuvo que girar sobre si misma para comenzar a correr nuevamente, aunque un poco más despacio, después de todo al parecer aquello se había vuelto una "carrera" al menos de su parte, seria patético que un tipo con traje de Santa Claus le ganase siendo su dificultad de avanzar, le dañaría el orgullo y ella no permitiría aquello.... Menos si contra quien lo hacia era el rubio de ojos sangre, no, no y no, se negaba a que el siguiese lastimando su orgullo como ya lo había hecho antes al tratarla de cobarde, primero muerta a que el bastardo siguiese haciendo aquello, claro que todo los hilos de pensamiento de la chica terminaron cuando lo escucho hablar desvió la mirada hacia él, quizás realmente estaba corriendo demasiado lento o el rubio había aprendido muy bien a correr con aquel traje, de hecho esperaba que fuera la primera porque realmente si le ganaba iba a terminar muy molesta por esa humillación y definitivamente golpearía al chico por ello, lo cual definitivamente no significaría un buen final para el pobre disfraz que ni siquiera podría volver a ser utilizado por alguien de tan roto que lo dejaría la bruja y eso era poco decir, después de todo estaban hablando de Alice y ella cuando quería podía ser bastante agresiva, de hecho el pobre traje ya había sufrido uno de sus ataques y no había salido muy bien de aquello.

-Pues creo que es el único lugar del que puedes sacar ropa decente.... A menos que en este lugar haya un club de teatro y quieras ir a robarte un disfraz.... Lo cual no seria raro viendo de ti ¿Qué opinas de ahora disfrazarte de Princesa?- Si, aquello lo había dicho para molestar al chico, después de todo se había dicho que si tenia que hacer eso al menos se divertiría haciendo rabiar al rubio, claro que no sabia que tan difícil seria eso tomando en cuenta que ahora sabia que era un masoquista, ¿A ellos solo le gustaba las agresiones físicas o también las verbales? Oh bueno, de hecho aquello era lo de menos, mejor para ella si lo verbal no le gustaba.... Aunque considerando los eventos pasados dudaba que aquello fuese así, pues a pesar de todo lo había insultado de una y mil maneras posibles y seguía sin molestarse, lo cual lo hacia de cierta manera un raro a los ojos de la castaña, pero ese era otro tema -Bastardo, yo te ganaría con o sin el ridículo traje, eso no lo dudes, él que no tiene que hacerse ideas de grandeza aquí eres tu- Se giro a observarlo solo para sacarle la lengua, ¿Quién de los dos tenia más ego? Quizás la bruja, quizás el técnico, de hecho era difícil saberlo.... Bueno quizás no tanto, porque ella no era de las que se disculpaban, como lo estaba haciendo el chico exactamente en ese preciso instante que de hecho se gano una sonrisa de la chica, claro que ni siquiera alcanzo a responderle debido al repentino sonido que había surgido en el lugar al que Alice respondió de inmediato ocultándose en una de las salas cercanas a este, sabia que nadie debía estar en aquel lugar y de ser encontrados posiblemente se llevarían no solo un reto del tamaño de Rusia, sino que también obtendrían un castigo bastante grande, por lo mismo trago saliva, ella NO quería un castigo, ya suficiente tenia con asistir a semejante academia.

«Bueno al menos logre ocultarme a lo que ella desaparece» Pensó la chica antes de sonreír de lado, seguramente la mujer iba de salida y no duraría mucho por el lugar, se iría en cosas de minutos y podrían seguir tratando de buscarle la ropa al chico.... Claro que cuando escucho aquello de los "Adornos" y "Santa algo maltratado" supo que el rubio no había logrado ocultarse y por ello mordió levemente su labio, diablos, había olvidado por completo el actual estado del chico, el cual le imposibilitaba el hecho de poder ocultase con éxito, un nuevo motivo el porque odiar el disfraz del rubio «Le pasa por idiota y usar ese tipo de cosas» Si bien tenia un punto sabia que de cierta manera tenia que salvarlo, por lo mismo por entremedio de la puerta observo hacia donde se encontraban, diablos, la mujer realmente parecía tener toda la intención de observar el extraño "Muñeco" antes de irse y eso significaría ser expuestos, por lo mismo desvió la mirada hacia la aula en la que se había ocultado, no había nada que fuera de mucha ayuda, Además.... ¿Qué se supone que debía hacer? Podía usar magia.... Pero aquello la expondría como bruja, opción denegada, no iba a exponerse tanto por un mero castigo al rubio ¿Pero que diablos podía hacer para salvarlo? No podía simplemente dejarlo allí a su suerte «Vamos Alice.... Piensa.... ¿Como distraer a la mujer más estricta de todo el Shibusen?» Una sonrisa apareció en su rostro al notar el objeto ideal para llevar a cabo su plan para distraer a la mujer y por ello no tardo en sacarlo aquella caja que decía "Objetos confiscados" se trataba de una pequeña pelota de color purpura «Por favor... Que funcione» Eso fue lo ultimo que paso por su cabeza antes de asomarse por el espacio de la puerta y lanzar aquel objeto con toda sus fuerzas lo cual para la suerte de la chica hizo sonar una gran cantidad de cosas que produjo que la mujer desviara la atención del contrario.

-Pero que demoni- ¡¿Quien diablos anda allí?!- Justo como había previsto la pelinegra no había dudado en salir corriendo en dirección hacia el sonido lo más rápido que podía, aparentemente deseaba capturar a los culpables, claro que paso el aula donde estaba la castaña sin problemas, la cual no sabia que diablos había logrado botar para producir aquellos sonidos, pero no iba a desaprovechar la oportunidad y por lo mismo salio de su escondite antes de comenzar a correr hacia el supuesto adorno navideño y ni siquiera freno cuando estuvo cerca de él, solo lo tomo de la muñeca para comenzar a arrastrarlo para llevarlo lo más lejos posible de allí, no sabia cuanto tiempo tenían para que la mujer volviese y no quería que todo su elaborado plan fuera por nada siendo atrapados por la encargada de las misiones de antes, claro que para ello tenia que hacer que el rubio fuera lo más rápido que pudiese, claro que con semejante traje no le estaba poniendo las cosas para nada fáciles, al contrario era mucho peor, por lo mismo susurro lo más fuerte que pudo para no llamar demasiado la atención de la mujer.
-Corre, Idiota, corre- Musito despacio, claro que las pisadas de cierta manera alertaron a la pelinegra, por lo mismo se volvió a escuchar un grito antes de que los zapatos de tacón hicieran un contaste ruido, diablos, sabia que de esa manera no lograría estar lo suficientemente lejos como para que la mujer no los viese al llegar, por lo mismo opto por lo que considero lo más conveniente y acorde a la situación, esconderse en la primera habitación que encontraran, la cual para su suerte era otra aula, agachándose y arrastrando con ella al chico para no ser visibles a simple vista, claro que cuando la escucho demasiado cerca de la puerta donde estaban se tenso y mordió su labio nuevamente «Demonios. Demonios. Demonios. Demonios. Debí haberme ido a mi cama» Justamente cuando creyó que todo estaba perdido un teléfono comenzó a sonar y para su suerte no era de ninguno de ellos sino que de la trabajadora, la cual se alejo de la puerta para comenzar a caminar mientras hablaba por el aparato -Lo lamento se me hizo tarde. ¡Ya voy!- Fue lo ultimo que se le escucho decir cuando salio del recinto y por lo mismo entonces recién la de ojos amatistas se permitió suspirar aliviada -Diablos, no sé como pero nos salvamos- Rió despacio antes de levantarse -Hay que admitir que eso fue emocionante.... Y divertido.... Quizás no fue tan malo venir hoy- Musito más para si misma que para el contrario, observándolo luego con una sonrisa en el rostro, realmente aquella situación a lo película de suspenso le había gustado, pero no debían olvidar su principal objetivo -Andando, Idiota, aun debemos conseguirte ropa y el monstruo se acaba de ir así que podemos seguir- Sonrió aun más antes de entre abrir la puerta, notando que efectivamente el lugar estaba libre y por lo mismo lo tomo del brazo para arrastrarlo fuera de allí, algo le decía que no seria tan mal día como ella pensó que seria.
avatar
Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Puntos : 301
Ver perfil de usuario

Alice Baskerville
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Mensaje por Zerick Jericho el Lun Sep 14, 2015 9:49 pm

Continué completamente inmóvil mientras podía ver por los orificios del traje como la temible mujer se acercaba cada vez más, su mirada penetrante clavada sobre mi dañado traje, seguramente analizando e intentando descifrar como demonios un maniquí de Santa había aparecido de la nada en medio del pasillo. Intenté esconder lo mejor posible mi cabeza, pegando mi mentón al cuello aunque sin perder lo poco de visibilidad que me brindaban los ojos vacíos del disfraz, Ya estaba demasiado cerca y estaba seguro de que me iba a descubrir en nada. Por lo mismo decidí comenzar a pensar en una posible ruta de acción ante aquel escenario, ¿Huir? Era verdad que por el traje mi movilidad estaba reducida, pero aún así creía que podía sacarle algo de ventaja a una mujer con vestido empresarial y tacones… pero aún así desconocía las habilidades de aquella mujer. Me imaginaba que al estar encargada del papeleo y administración de las misiones no debería tener muy buenas condiciones físicas, pero con Shibusen nunca se podía estar seguro de nada. La siguiente idea era simplemente revelarme e inventar una excusa, pero no podía pensar en una buena en aquel instante, al menos no en una lo suficientemente creíble como para no recibir un interrogatorio completo por parte de la mujer, que por sus actitudes no sería algo extraño viniendo de ella. Y por último, tenía la opción más sencilla de todas: rendirme. Resignarme a que sería atrapado, descubierto y castigado. Era la elección menos tentadora de todas, pero teniendo en cuenta que por lo visto Alice había logrado esconderse, entonces asumir la responsabilidad por completo valdría para algo, después de todo yo la había arrastrado hasta allí. Además no es como si fuera a ser la primera vez que me castigaran en la famosa academia. Junto a Alan ya nos habían sancionado algunas veces, aunque estaba seguro que, siendo la severa administradora de misiones quien me diera el veredicto, esta vez no sería tan sencillo como en oportunidades anteriores.

Cerré los ojos al ver que la mujer ya estaba solo a unos cuantos pasos de distancia y me preparé mentalmente. Estaba por mover mi brazos para llevar mis manos a la cabeza del traje y retirarla cuando un fuerte ruido llamó tanto mi atención como la de la mujer. Había sido un golpe fuerte, al parecer, como si algo se rompiera al caer contra el suelo y, extrañamente, como si algún objeto pequeño hubiera golpeado todo antes. Abrí los ojos al escuchar la exclamación de advertencia de la encargada de misiones y seguidamente la vi salir corriendo directo hacia la fuente del sonido. Me permití ladear la cabeza, a su vez moviendo la cabeza del traje y mis ojos se abrieron aun más al ver a la lejanía la espalda de la mujer y, saliendo de uno de los salones, a quien era seguramente mi salvadora. Sin mediar palabras me encontré siguiéndola a la fuerza en su desenfrenado avance para escapar de la pelinegra. Escuché sus indicaciones de correr y accedí sin pensarlo, intentando seguirle el paso como podía. Volteé la cabeza para ver a nuestras espaldas y al parecer la estricta empleada había doblado en una de las esquinas del pasillo, pero mi momentáneo festejo fue interrumpido antes de siquiera empezar al oír un nuevo grito por parte de la de anteojos antes de escuchar el temible eco de sus tacones al acercarse mientras avanzaba por el pasillo. Para mi suerte Alice parecía ser incluso mejor que yo al idear planes sobre la marcha, porque de un momento a otro me vi arrastrado hacia el interior de una de las aulas, donde directamente me tiré al suelo y a continuación me pegué a una de las paredes. Por alguna razón me encontraba con la adrenalina a tope solo por aquel pequeño escape, en especial cuando parecía que todo estaba perdido y seríamos atrapados, pero fuimos salvados a último momento por la llamada de una persona desconocida. Muchas gracias, persona que seguramente no conoceré en toda mi vida y si lo hago no podré reconocerte, nos habías salvado y por lo mismo te estaría eternamente agradecido.

Al notar como se alejaba para salir del Shibusen me saqué la cabeza del traje y la dejé caer, soltando un suspiro de alivio mientras la misma rodaba por el suelo para luego detenerse cerca de la primera línea de mesas del salón. Mi respiración se había agitado un poco, no sé si por la emoción del momento o simplemente porque en el traje se encerraba mucho calor. Finalmente giré mi cabeza hacia la de cabello oscuro al notar como comenzaba a hablar, al parecer aliviada por haberse salido de aquella difícil situación. Pero no pude responder nada, simplemente me quedé viéndola fijamente y seguramente como idiota durante el rato que ella hablaba. No lo había hecho por ser grosero o mal agradecido, pero no había escuchado ninguna de sus palabras, simplemente me quedé mirando su rostro sin saber qué decir o hacer, sintiendo como si estuviera en algún trance o algo parecido. -Hm, s-sí. Claro, la ropa. Es verdad.- Por fortuna alguna voz dentro de mi cabeza me hizo volver a la realidad y me recordó que todavía teníamos que seguir hacia los vestuarios aprovechando que el camino parecía estar libre ahora… Eso y el “idiota” que finalmente logré escuchar de la contraria. -¿Monstruo? Yo creo que es una persona muy agradable… Bueno, no. Pero seguramente lo sea. Tal vez. En lo más recóndito de su seco corazón.- Bromeé, intentando sacarme cierto nerviosismo de encima. Por alguna razón el hecho de que me tomara del brazo y me arrastrara era tanto agradable como lo suficiente para ponerme nervioso. ¿Pero por qué? Yo nunca me ponía nervioso y menos por cuestiones así. Me consideraba a mi mismo un payaso sin vergüenza después de todo. Por otra parte, sentía que estaba olvidando de algo, pero lo dejé pasar. No podía enfocarme mucho ahora.

-Creo que te debo una… o varias.- Finalmente aquella pequeña misión se completaría, o eso esperaba. Estábamos caminando ya en el pasillo que guiaba directo a los vestidores, por un lado de los hombres, y por el otro el de las mujeres. Podía visualizar ambas entradas mientras avanzábamos, siempre estando atento a cualquier inesperado suceso, pero por suerte o desgracia nada de eso había ocurrido y habíamos logrado avanzar sin problemas el resto del corto viaje. Había dejado que fuera la chica de gran orgullo y burlona actitud quien guiara el camino, tomando en cuenta que todavía estaba con el disfraz y mi tiempo reacción se reducía en consecuencia. Eso y que estaba contento de simplemente dejarme guiar por ella, esperando que no fuera el único que se estuviera divirtiendo con la extraña aventura. -Sería fantástico que luego de tanto lío no hubiera ninguna muda de ropa, ¿No crees?- La miré dirigiéndole una divertida sonrisa ante la idea. Tal vez no debería tentar a la suerte pero no ahora mismo no me importaba demasiado. El momento de diversión junto a la contraria ya había podido disfrutarlo. -Bien, por fin~- Mi sonrisa se amplió nuevamente al estar frente a frente con la entrada a los vestidores masculinos. Acerqué mi mano al pomo de la puerta completamente confiado y al girarlo escuché el click de la cerradura. Claro que no fue el sonido de “Oye, la puerta está abierta que buena suerte.” si no más bien sonó como “Está bajo llave no puedes entrar maldito ladrón.” Con un tic en el ojo me voltee para ver a la de ojos amatistas, esperando que toda la paciencia que había tenido conmigo no estallara de golpe ahora. -Solo un segundo. Esta puerta tiene un, uh… ¡Truco para abrirla!- Me incliné de manera que mi rostro quedó casi pegado a la puerta. Con una de mis manos volví a tomar el pomo y la otra la acerqué hasta la entrada de la cerradura. Giré nuevamente el pomo pero, esta vez y con mi otra mano, solté una descarga de mi onda de alma contra la cerradura para activar el mecanismo a la fuerza. Mi improvisado movimiento funcionó y la puerta se abrió con un nuevo click, esta vez el bueno. -Juro que solo sé hacer esto porque siempre pierdo las llaves de mi departamento.- De verdad esperaba que no empezara a considerarme alguna especie de criminal. Es solo que desde descubrir como funcionaban los golpes y descargas con onda de alma le había encontrado varios usos además de los típicos para el combate.

Al ingresar a los vestuarios le hice una pequeña señal con la cabeza a Alice para que me siguiera. Agradecía que todas las instalaciones de Shibusen estuvieran tan bien preparadas, porque no me costó nada encontrar los armarios con diversos uniformes, tanto normales como deportivos, además de otro equipamiento como protecciones para el cuerpo. -Me pregunto si por esas casualidades de la vida no habrán dejado un disfraz de príncipe por aquí. Para que lo uses, digo, ya que querías que yo usara el de princesa. Seguro hacemos juego y todo.- Saqué de uno de los casilleros que no estaba ocupado una muda de ropa, más precisamente una camisa blanca de manga larga y una campera deportiva para protegerme del frío. Con la ropa en mano miré de reojo a las duchas, luego miré de reojo a Alice, y finalmente me encogí de hombros. No había que perder más tiempo, así que simplemente me desvestí allí mismo, sacándome por fin el traje de encima. -Que bien se siente ser libre de nuevo~- Sí señor, estiré mis músculos un poco y luego hice sonar mi espalda, con una sonrisa complacida. Luego procedí a colocarme la camisa de manera descuidada, y tomé la chaqueta en mis manos. Me apresuré a desarmar el traje y colocar las piezas dentro de un saco, que estaba a mano junto al resto de equipamiento deportivo, y llevé el mismo a mi espalda. -¡Mira Alice, soy un chico completamente normal!- Exclamé con mirada risueña y dando un pequeño giro. Luego coloqué un gesto más serio mientras caminaba a la puerta. -Misión cumplida, podemos irnos. Las damas primero.- Le sonreí levemente, dándole el paso y, al salir, cerré la puerta tras de mi. -P-por cierto…- Asumí una posición más humilde, rascando mi cabeza mientras dirigía mi mirada al suelo. -Hay algo que debo decirte y es i-importante. Recuerdas cuando…- Me detuve, soltando un pequeño suspiro, y levanté mi cabeza para poder verla de nuevo. -… Cuando tú… ¿¡Cuando dijiste que podría ganarme aún sin el disfraz!? ¡Hora de probarlo, tortuga!- Exclamé animadamente mientras pegaba mi rostro al de ella por unos segundos antes de salir disparado, corriendo a toda velocidad por el pasillo mientras dejaba escapar una infantil carcajada. De verdad que iba a agradecerle por todo, y claro que intentaría sacar alguna otra excusa para que luego de todo lo sucedido no fuera una despedida y nada más, pero por el momento solo iba a sacarle el mayor disfrute a lo que me quedaba de estar junto a Alice Baskerville ¿Y qué mejor que una carrera para salir de Shibusen? Con la nieve cayendo seguramente salir al exterior era una meta digna de un par de orgullosos como nosotros.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Mensaje por Alice Baskerville el Jue Sep 24, 2015 2:20 pm

Rió despacio por culpa de sus palabras, para ella esa mujer simplemente no tenia corazón o mejor dicho era desagradable y odiosa, de hecho en más de una ocasión había tenido una disputa con ella y no habían sido para nada suaves o cordiales, no con la actitud de la castaña más la personalidad de la pelinegra, aunque si se analizaba bien lo raro seria que la trabajadora no tuviese problemas con Alice, después de todo era una persona extremadamente grosera y agresiva, más aún con las personas del Shibusen lo que hacia que realmente su relación no fuese para nada buena, era un odio mutuo que entre ambas sabían que existía, quizás por eso la chica no insistía con conseguir un arma, tener que ver a esa mujer más no era una idea que le atrajese demasiado, la verdad es que entre menos se le cruzase posiblemente fuese mejor para ambas, y también era lo mejor para todas las personas de allí que la de ojos amatistas no se relacionase con nadie y en realidad así había intentado ella que fuese pero aparentemente eso no era algo posible si existían personas como el rubio por aquel lugar, claro que eso a la susodicha no le molestaba del todo, ya que aunque puede que fuese un idiota no era del tipo que le molestaban, la verdad es que era la primera vez que se divertía tanto desde que había llegado a la academia.... o en realidad era la primera vez que se divertía de esa manera en un laaaargo tiempo, quizás por eso mantenía aun una amplia sonrisa en su rostro mientras lo arrastraba por aquellos pasillos en dirección al vestidor masculino para cumplir la "misión", pero al escucharlo dejo un poco de lado, para observarlo de reojo, alzando levemente una ceja no había hablado mucho cuando se liberaron de la mujer y aun con lo poco y nada que lo conocia pensó que iba a bromear más al respecto, pero ni siquiera había hablado mucho, solo la había observado como idiota unos minutos... No es que no pensara que era un idiota, porque lo era, pero aun así eso no significaba que tuviese que poner esa cara, casi pensó que estaba haciendo un monologo o diciendo algo estupido a los ojos del de contrario, pero no había dicho nada porque, bueno, su prioridad era aprovechar la oportunidad de llegar a su destino sin problemas como el anterior, no el interrogarlo.

-Me basta con que te retractes por tratarme de cobarde y me compres una nueva bebida, idiota, además no hay mucho que agradecer, después de todo.... Fue bastante divertido- Las ultimas palabras de la chica fueron prácticamente un susurró de su parte, el chico no tenia porque enterarse de que estaba disfrutando de todo eso, aunque realmente lo estaba haciendo, no se había divertido ni emocionado de esa manera en años, pero ahora por una de las casualidades de la vida lo estaba haciendo con un "extraño" bien, si, sabia su nombre y lo había insultado de muchas maneras posibles pero eso no significaba aun que podía considerarlo alguien cercano, quizás un conocido, un conocido muy extraño y masoquista... Pero... Le agradaba, le era muy grato poder estar así con alguien en aquel lugar que para la castaña era casi como una cárcel, jamás pensó que llegaría a pasar algo así, pero estaba pasando y lo disfrutaría cuanto durase, no sabia cuanto seria pero lo disfrutaría cuanto durara. Claro que aquel hilo de pensamiento se rompió al escucharlo y solo lo fulmino con la mirada, él idiota estaba tentando con su suerte porque aveces por algún extraño motivo las palabras parecían tener peso y se cumplían y para la susodicha el que toda esa travesía había sido en vano no era un grato sentimiento, después de todo habían pasado por mucho solo por un cambio de ropa para el chico -No digas estupideces- Musito despacio antes de volver a girar su rostro hacia delante sin soltarlo,  ni siquiera había notado que aun seguía arrastrándolo hacia los vestidores que para su desgracia no les tomo mucho tiempo llegar, solo allí noto que lo seguía agarrando y por lo mismo lo soltó para que abriese la dichosa puerta, después de todo estaban hay por él, lo mínimo que podía hacer era abrir el lugar, aunque al escuchar al contrario supo que la dichosa puerta no estaba abierta y fue entonces que maldijo su maldita suerte ¿Por qué tenia que estar cerrado? ¿Tan ladrones eran los humanos para que tuviesen todo cerrado? Bueno.... Si lo pensaba bien ellos también estaban "robando" de cierta manera o "Tomando prestado sin pedir permiso" bien, entendía porque cerraban el maldito lugar pero para ellos no era para nada bueno, ella era capaz de darle una patada a la puerta para tirarla, pero fue gracias al truco del chico que no lo hizo, claro que alzo una ceja levemente, bien, no iba a cuestionarlo, después de todo los había ayudado, pero aun así esa clase de cosas no hablaban del todo bien de él.... Pero creería en su excusa por el momento, después de todo no se veía como un mal chico.... Por algo estaba en el Shibusen y claro, si fuera un ladrón o algo similar no haría como andar de santa para llamar la atención de los estudiantes, era simplemente estupido si se analizaba bien, porque se supone que si quieres robar debes pasar inadvertido ¿No? y el rubio con ese traje parecía gritar para que lo tomaran en cuenta.

-Como digas- Musito antes de que él se asomase por la puerta del vestuario y claro ante el gesto no tardo en ingresar al cuarto, alzando levemente una ceja, no era muy diferente al de mujeres... Bueno, un poco más desordenado quizás pero nada que fuese como "Wow es un mundo completamente distinto" De hecho casi podía decir que era muy similar al de su cuarto porque vamos, no podían pedir que la chica siendo como era fuera una persona ordenada, seria completamente ilógico y fuera de su personalidad. «Quizás debí haber sido niño» Bien, ese no era un pensamiento muy acorde a la situación pero bueno, prefirió dejarlo de lado cuando lo escucho y en lugar de molestarse o algo similar simplemente alzó una ceja antes de que una sonrisa burlona se formara en su rostro, algo le decía que a ese chico realmente le gustaba que lo molestaran -¿Acaso quieres que sea tu príncipe, Idiota? Te advierto que no me gustan las mujeres que me intentan controlar o que no saben hacer nada por si mismas- Bromeo antes de desviar la vista hacia otro lugar del cuarto, más por curiosidad que por otra cosa, quería ver como era aquel lugar al que se suponía que las chicas no debían entrar pero su vista volvió a posarse sobre el rubio, cuando el sonido de su espalda resonó por el lugar, haciendo que un pequeño sonrojo se instauro en su rostro antes de desviarlo hacia otro lado. «Diablos. Diablos. Diablos ¿Él bastardo además de ser estupido no tiene vergüenza? Demonios antes la gente tenia un poco más de pudor.... Aunque hay que admitirlo, No tiene nada que envidiarle a otras personas....» Cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando por su cabeza el rojo de su rostro aumento y no dudo en sacudir varias veces su cabeza con los ojos cerrados, estaba divagando mucho en algo que no debía, por lo mismo cuando detuvo su movimiento suspiro despacio, quizás la estupidez era contagiosa y por eso estaba así «Si, seguramente es eso.....» Tenia que distraerse y por lo mismo agradeció cuando el chico la llamo, girándose nuevamente para observarlo. Si, parecía una persona bastante normal... Lastima que no lo era, o al menos no ante los ojos de la bruja, para ella era un idiota masoquista y eso no cambiaría por muy normal que pareciese, aunque de cierta manera el hecho de que si hubiese ropa la decepcionaba, hubiese sido bastante divertido verlo disfrazado de princesa, aunque no esta segura de como eso lo ayudaría a protegerse del frió pero al menos serviría para su propia diversión.... Era lo mínimo luego de semejante misión que se habían metido.

«Quizás la próxima vez que nos veamos me lo tope con un traje de princesa.» Rió despacio con solo imaginarse aquello aunque luego abrió los ojos sorprendida de su propio pensamiento había dicho... ¿La próxima vez? ¿Quería volver a verlo? No, no, no y no, ¿Por que querría volver a ver al idiota masoquista? Ella no quería hacer algo como eso, por lo mismo no dudo en salir del lugar en cuanto lo escucho hablar, definitivamente se había puesto a pensar en cosas extrañas, lo mejor era concentrarse nuevamente en lo que estaba pasando y con esa idea en la cabeza se giró hacia el chico cuando lo escucho ¿Tartamudear? Por algún extraño motivo se puso un tanto nerviosa y curiosa de que rayos quería decirle el contrario, debido a eso lo observo completamente expectante hasta que lo escucho pero no reacciono a la primera, de hecho retrocedió un paso cuando lo sintió tan cerca de ella para luego parpadear confundida y levemente sonrojada un par de segundos antes de salir corriendo lo más rápido posible detrás de el chico, por algún extraño motivo se sentía demasiado estúpida de pensar que el contrario diría algo inteligente y serio, por esa misma razón frunció el ceño, diablos, realmente no sabia que estaba pasando por su cabeza en esos últimos minutos pero no era nada bueno y de hecho posiblemente la había dejado en ridículo frente al rubio, diablos, casi parecía una colegiala estúpida por su culpa y algo como eso no podía permitírselo, tenia orgullo y una muy grande, el haber actuado así se lo heria y por sobre todo hacia que se enojase ¿Consigo misma o con él contrario? Quién sabe, lo que si era seguro es que muy posiblemente descargaría aquello contra el de ojos sangre.

-¡Vuelve aquí maldito bastardo tramposo!- Estaba molesta, mucho quizás, aunque también podía ser un poco de indignación también, y es que aun no podía creer que estuviese esperando algo bueno de el contrario, por esa razón y por orgullo debía ganarle, quizás eso la impulso a ir mucho más rápida que antes, tenia que superarlo, sino aparte de perder quedaría como una mentirosa además de que quería que el idiota sufriese por la derrota que iba a tener, porque como que se llamaba Alice Baskerville que no perdería aquella carrera, pero una pequeña pregunta rondaba su cabeza mientras lo hacia ¿Después de eso que quedaba? Ya lo había ayudado, no había ningún motivo por el cual seguir allí cuando saliesen de la institución... Seguramente fuese la despedida y ¡Puf! No volvería a ver al chico en su vida... O quizás si, después de todo ambos eran "estudiantes del Shibusen" No seria raro que se encontraran, pero seguía sintiendo un sabor amargo en la boca, como si no quisiese que las cosas terminaran simplemente así, pero no debía concentrarse en eso, era estupido, sabia que el no relacionarse con alguien era lo mejor para su actual estado de vida, por lo mismo acelero aun más para empujar la puerta que la haría ir directo al frió invernal que estaba en Death City, el cual no tardo en golpearla en la cara, aunque un ultimo pensamiento paso por su cabeza cuando sus ojos lograron ver la blanca nieve descender del cielo y el de la ciudad a sus pies debido a la gran altura a la que se encontraban.

«Aunque quiera volver a verlo....  No puedo confiar en nadie, menos en alguien que en cuanto sepa la verdad intentara asesinarme sin duda alguna para conseguir sus "metas" Todos los humanos son iguales en ese tema, no puedo fiarme solo porque es divertido, no tendré una segunda oportunidad de vida, no denuevo»
avatar
Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Puntos : 301
Ver perfil de usuario

Alice Baskerville
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Mensaje por Zerick Jericho el Mar Sep 29, 2015 6:59 pm

Avancé a gran velocidad por la serie de pasillos que nos llevarían al exterior, sintiendo en la piel la aceleración con la cual estaba corriendo para mantener un ritmo decente. Ya no tenía excusa alguna, ni traje, ni torpeza en movimientos, ni poca visibilidad, nada. El saco que llevaba en mi espalda y donde había guardado el disfraz no era una molestia para nada. Incluso había realizado una de mis tretas para tener un margen de ventaja al inicio, engañando a la de peculiares ojos amatistas con una pequeña actuación. Y a pesar de todo eso, al dar un pequeño vistazo por sobre mi hombro para ver si la contraria iba demasiado retrasada y tal vez debería desacelerar para no perderla, me llevé una sorpresa bastante grande al encontrármela bastante cerca. Demasiado cerca. Es decir, ¿No le había sacado una gran ventaja antes de empezar? Además, el escuchar su grito me hizo tragar saliva mientras devolvía mi mirada hacia el frente. Parecía realmente molesta, pude notarlo inmediatamente no solo por el tono de su voz sino también por aquella mirada temible que portaba en su rostro. De hecho, por un momento se me cruzó por la cabeza que tal vez ya había dejado de lado la carrera y simplemente me estaba persiguiendo para tomar represalias por mi trampa anterior. Aquel gracioso pensamiento y el saber que si de verdad llegaba a ganarme después de haber sacado ventaja de manera sucia, fueron los puntos que me hicieron tomar las cosas en serio y aumentar mi velocidad para mantenerme a la cabeza.

Para nuestra fortuna no había casi ningún obstáculo que evadir, los pasillos estaban completamente libres de cualquier alma que acostumbrara rondarlos en los días activos, y de lo único que había que preocuparse realmente era de girar por los pasillos sin matarse. No volví a mirar atrás en ningún momento porque de todas formas podía sentir la presencia de la orgullosa muchacha pisándome los talones. Por un lado aquello era obviamente malo para mi, pero por otro, hey, al menos tenía a una hermosa chica siguiéndome el paso fervientemente… No que realmente me estuviera siguiendo a mi, pero bueno. Tuve que dejar de lado aquel tren de pensamientos tan llamativos cuando giré con cuidado en mi marcha para tomar un nuevo y largo pasillo. Lo recordaba debido a que era donde había acontecido el encuentro con la peligrosa administradora de misiones, pero ahora mismo no estaba preocupado porque sabía que dicha mujer ya había abandonado el establecimiento. Sin embargo al avanzar por aquel corredor mis ojos se abrieron como platos y entonces sí me preocupé, ya que frente a mi y apenas con tiempo para esquivarla, había una estantería tirada. ¿Y eso? ¡Oh! Claro, seguramente era lo que había usado la de cabello castaño para distraer a la estricta mujer y salvarme el pellejo. Aquel fugaz pensamiento me hizo sonreír levemente mientras saltaba el obstáculo apenas con el margen necesario. Un segundo más tarde y seguramente habría caído. Pero fue entonces que mi sonrisa se borró cuando, al aterrizar en el suelo luego del salto, la suela de uno de mis zapatos se encontró con un pequeño objeto y dicho objeto me hizo perder el equilibrio sin que pudiera hacer nada para evitarlo. El siguiente momento pareció ir en cámara lenta cuando, al acomodarme lo mejor posible para la caída, mis ojos dieron con el dichoso elemento con el que había tropezado, una pequeña esfera de llamativo color púrpura. Una pelota ¿Con eso había golpeado la estantería? Hm, espera, ahí viene el golpe...

Caí de espaldas al suelo pero, continuando con la fuerza que me había dado la caída, rodé por el mismo y volví a poner mis pies sobre la tierra, al igual que mis manos. Quedé en una posición ideal para salir impulsado en carrera nuevamente, intentando perder cuanto menos tiempo pudiera. De todas formas, por el rabillo del ojo pude notar como mi competencia pasaba a mi lado a toda velocidad. Esto debía ser el maldito karma, por haber iniciado la carrera con trampa ahora me castigaban con esta caída, ¿Por qué, karma? Si yo no creo en ti no deberías poder afectarme. Pero así había era y ahora estaba igualado con la chica. No, mentía, de hecho estaba algunos pasos detrás de ella. Podía notarlo, ¡Y era la última recta antes de llegar a la entrada principal! Era una suerte que mis manos no hubieran soltado el saco donde llevaba el traje o eso habría sido aún peor. Al menos, si debía sacarle el lado gracioso, la situación era prácticamente igual a cuando habíamos ingresado al inicio. Yo siguiéndola. Claro que ahora estaba mucho más cerca y sin un ridículo traje encima, pero…

Con un último impulso intenté superarla antes de cruzar las puertas, abriendo una de ellas con mi mano mientras ella parecía hacer lo mismo con la que se colocaba delante. El impulso me sirvió, pues si antes había estado a un par de pasos detrás de Alice Baskerville, ahora, pues… estaba solo un paso detrás. Me dejé deslizar por el patio, debido a que venía en carrera y el suelo estaba cubierto por un manto de blanca nieve. La misma había logrado juntarse más durante el tiempo que estuvimos adentro, llegando tal vez a los diez centímetros. Para mi suerte esta vez no me caí como me había pasado tantas veces antes. Solo recorrí un pequeño trecho del patio simplemente deslizándome sobre la nieve, haciendo algo de equilibrio con mis brazos. Tomé una gran bocanada de aire fresco, dejando que el frío invernal llenara mis pulmones, antes de soltarlo en un gran suspiro. -Perdí.- Solté la palabra con simpleza, mirando hacia el nublado y oscuro cielo y esperando el festejo de victoria. Sentía cierta inquietud, molestia, tal vez ¿Tristeza? Pero no estaba para nada relacionada con mi derrota en la carrera. De hecho, al parecer salir segundo no me importaba, no si con quien había perdido era la de ojos amatistas. Y he allí el origen de aquellos sentimientos encontrados. Estaba así porque, ahora que había terminado aquello, ya no tenía más excusas, más provocaciones, más ideas, para extender el tiempo junto a la contraria. Dejé caer el saco al suelo, llevando una de mis manos a mi rostro para sacar algunos mechones de cabello que molestaban mi visión. -Espera un momento.- Devolví mis ojos a la chica solo pare decir esas palabras, antes de encaminarme a la máquina expendedora más cercana. Compré la misma bebida que la chica había tomado y me había compartido antes, además de comprar un latte enlatado para mi. Me gustaban aquellas bebidas, juntando el sabor del café con leche junto a la frescura de una bebida en lata. Caminé de vuelta hasta la joven y le arrojé su bebida antes de abrir la mía y tomar un sorbo. -Lo que te debía.- Le sonreí levemente. Diablos, creo que estaba dramatizando demasiado, pero de verdad me estaba molestando el hecho de que no la vería más. Al menos no sin cruzarme con ella casualmente como ya había ocurrido. Pero no quería un nuevo encuentro al azar. No que me molestara volver a encontrarla así, pero la idea era que ahora cobraba el valor para pedirle algo. Tal vez una salida a algún lado, o su número para quedar en contacto, o… algo. Pero ninguna de esas ideas podía formularlas en palabras, ¿Por qué? Bueno, estaba claro que no era muy bueno con esa clase de situaciones. Francamente nunca me había pasado algo parecido, es decir, no solía ponerme nervioso por nada y ahora estaba prácticamente desesperado porque se me terminaba el tiempo. Supongo que de verdad me había divertido con ella. Bajé mi cabeza, notando como la nieve cubría parte de mi calzado. ¿De verdad solo era eso? ¿Solo me había divertido?

-H-hey, ¿Una guerra de nieve?- Que pobre. Hasta yo estaba decepcionado. No esperé respuesta y bajé una de mis manos para formar una bola de nieve, aunque podía sentir como mi inquietud aumentaba. Aquello era ridículo, no iba a conseguir más tiempo con ella de esa forma, estaba seguro. Ya debería estar cansada de tanto juego idiota. -Hm…- Lancé la bola de nieve, la cual apenas llegó a impactar una de las piernas de la contraria, levemente. Realmente no tenía la mente en ese juego. En cualquier momento ella iba a despedirse, ¿No? Y eso sería todo. -¡Alice!- Repentinamente exclamé su nombre mientras volvía a verla, ya que en todo ese tiempo no me había atrevido a mirarla. La había llamado para intentar interrumpir cualquier idea de irse, cualquier despedida, al menos por el momento. -Alice, yo de verdad lo pasé bien hoy y…- ¡Diablos! No era tan difícil, ¿Por qué tenía que estar tan nervioso? -… Uh, quería saber si, antes de irte. T-te gustaría salir conmigo a-… E-es decir, ¡No ahora mismo! Entiendo que quieras dejar de perder el tiempo aquí afuera, c-conmigo y con este frío, pero-… - Genial, ahora estaba divagando. Zerick, ¿de verdad quieres volver a verla? ¿Solo para pasar un buen rato, como has intentado convencerte? ¿Solo por curiosidad? ¿Por eso habías insistido tanto en pasar aquel rato con ella? ¿Por eso te habías quedando viendo su rostro como un idiota en trance? Solté un pesado suspiro y llevé la mano que no sostenía la bebida a mi pecho, apoyando la palma en el mismo. Me di una pequeña descarga con mi onda de alma, en un movimiento que generalmente me calmaba, y esta no había sido la excepción. Creo que ya tenía una idea de la respuesta a esas preguntas. Era más simple de lo que pensaba, y era la razón por la cual me había puesto tan nervioso, y tan desanimado al pensar que no volvería a verla. Bueno, al menos creo que era la respuesta a esas preguntas. -Sé que dijiste que no necesitabas llevarte bien con nadie. Veo que no quieres relacionarte con otras personas y que piensas que todos son unos hipócritas, pero no quiero que pienses eso de mi.- Me fui acercando a ella a medida que hablaba, sin perder de vista su mirada. -O mejor dicho, quiero que lo compruebes por ti misma, si de verdad soy un traicionero como tú dices, si es cierto que no puedes confiar en mi. Yo… no quiero obligarte a nada y mucho menos tengo el derecho para hacerlo. Apenas si nos conocemos, ¿No? Pero por lo mismo… S-solo me gustaría que me dieras una oportunidad.- Al terminar igualmente me quedé mirándola, notando la cercanía en la que nos encontrábamos. El nerviosismo volvió y por lo mismo finalmente enfoqué mis ojos en otro punto, girando un poco el rostro y sintiendo cierta calidez en mis mejillas. Eso había salido un poco más sentimental de lo que quería. Pero a fin de cuentas era la verdad. Estaba siendo lo más sincero posible con ella sin tener que, uhm, revelar del todo mis motivos para querer compartir tanto con ella, pero aún así era bastante vergonzoso actuar de aquella forma con alguien que se supone apenas conocías y no debería resultar tan especial... Uh, ¿Al menos podía atribuir el sonrojo al frío invernal?
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Mensaje por Alice Baskerville el Miér Oct 07, 2015 8:36 pm

Si, había visto la caída del chico pero no se había detenido porque era ridículo y muy difícil hacerlo a la velocidad que iba actualmente, casi diría que era un suicidio pero no tenia que exagerar tanto al respecto, claro que incluso ella misma estuvo a punto de caer por culpa de la nieve que se encontraba a su paso, pero para su suerte había logrado estabilizarse antes de que aquello ocurriese, haciendo que una pequeña sonrisa de satisfacción se formase en su rostro mientras jadeaba despacio debido a la carrera, aparentemente había ganado, si, bueno, el rubio había caído lo cual hacia que ganara por “suerte” aunque ella prefería creer que era Karma por salir antes que ella, lo que si le había sorprendido y eso había que retribuírselo era al contrario, y era el hecho de que quedo a prácticamente nada de alcanzarla a pesar de su inconveniente, jamás pensó que alguien llegaría a eso, pero bueno, aparentemente el chico estaba allí para sorprenderla de alguna u otra manera, porque de hecho lo había hecho desde el momento que se lo topo en la escalera hacia menos de un par de horas, de hecho quizás en menos de unos minutos, el tiempo se le había pasado demasiado para su propio gusto, por ello un suspiro salio de su boca al mismo tiempo que el del ojos sangre, haciendo que se girara levemente para observarlo de reojo, por un segundo ella creyó que se molestaría y le reclamaría que solo tenia suerte, pero no lo había sido así, claro una sonrisa burlona se formo en el rostro de la castaña, era su victoria ¿No? Podía celebrarla cuanto quisiese.

-Los tramposos nunca ganan ¿Lo sabias? El Karma estuvo de mi lado, Bastardo, así aprenderás a no volver a meterte conmigo, puedo vencerte cuando quiera con o sin que te caigas- Y finalmente se giro para observarlo con una amplia sonrisa en el rostro, a pesar de todo realmente había sido divertido ¿Cómo podía divertirse tanto en tan poco tiempo? No lo sabia, realmente era algo completamente desconocido para la de ojos amatistas que realmente no lo hacia hace mucho tiempo, al menos no en la compañía de alguien, había decidido prácticamente a solo viajar y conocer por si misma, además, no había persona en el mundo que la aguantara, al menos no había conocido a alguien de ese calibre hasta ahora –Es mejor que hayas aprendido tu merecido- ¿Abusando de su suerte? Quizás ¿Siendo demasiado petulante? Aun más posible, pero bueno, no había nada que hacer, así era la chica y dudaba que hubiese alguien en ese mundo que lograse cambiarla o algo similar, ella ya era así y así se quedaría para toda su vida, le gustase al mundo o no… Posiblemente ese era el motivo que pudiese mantenerse tan aislada sin ningún problema. Iba a agregar algo más cuando el chico se alejo y pero le había dado a entender que volvería y aquello de cierta manera le había calmado, lo cual al ser notado hizo que la chica abriese los ojos un tanto sorprendida de su propio sentir ¿Qué diablos le importaba a ella si el volvía o no? Podía irse cuando quisiese, después de todo lo que se encontraban haciendo ya había terminado, no había ningún motivo para seguir allí, lo sabía perfectamente pero aun así sus pies no querían bajar aquella gran escalera para llegar a la ciudad, no aun, pero bueno, ella no iba a ponerse a inventar cosas para alargar lo inevitable, además ya lo había pensado una vez “Por muy divertido que haya sido no debía confiarse de un estudiante del Shibusen” era estúpido por donde se le viese, porque bueno, su vida estaba en constante peligro estando allí dentro, un solo error y realmente seria un conejo rodeada de zorros que deseaban su alma y dudaba que alguno sintiera remordimiento de quitarle la vida con tal de conseguir una Death Scythe. Pero claro, todo hilo de pensamiento se vio interrumpido ante la lata la que logró atrapar con un poco de torpeza, parpadeando levemente confundida hasta que recordó lo que había dicho antes y por lo mismo rió despacio antes de abrirla y tomar un sorbo de aquel líquido, no se había equivocado, había comprado exactamente el que le había arrebatado de sus manos y se había terminado porque según él “Ella lo había insultado” Lo cual no era mentira, pero para la chica… Bueno, según ella solo había sido sincera y había dicho la verdad pero lo que ella pensaba en ocasiones estaba bastante alejado de la realidad,o de la perspectiva del resto de las personas, pero se estaba desviando demasiado del tema.

«¿Esta mal el que no quiera ir a la residencia aun?» aquel pensamiento pasó mientras elevaba su rostro otra vez en dirección al cielo, a pesar de que no era una fanática ni del frío invernal ni del Shibusen no deseaba irse, pero no tiene porque quedarse allí. no tenía nada que la siguiese atando allí por ahora por lo mismo simplemente soltó un suspiro hasta que lo escucho al rubio nuevamente, y ante la idea de la guerra de nieve parpadeo un tanto confundida ¿Hablaba en serio? No es que no fuese capaz de hacer algo como eso, si no por el simple hecho de que no parecía muy de acuerdo a lo que aparentemente estaban, de hecho ¿En que estaban realmente? Tomando algo mientras observaban el paisaje, en eso estaba, claro que la castaña cuando sintió aquella bola de nieve impactar contra su pierna solo observo el lugar afectado antes de observarlo a él, iba a hablar, iba a preguntarle a qué venía eso, pero la idea se esfumó tan rápido como lo que él la llamó por su nombre, era extraño, la situación se había tornado así, parecía que ninguno de los dos quería irse aun pero debían hacerlo,claro que espero hasta que hablara, por eso la había llamado ¿No? Y al escucharlo parpadeo un tanto ¿Extrañada? No muchos eran los que se divertían con ella, por no decir que no había ninguno en las lista por lo mismo quizás luego una pequeña sonrisa se formo en su rostro, ¿Satisfacción quizás? ¿Alivio de no ser la única que se había divertido y que deseaba volver a verse? Posiblemente, pero no lo admitiría, era demasiado orgullosa para hacer algo como eso, si pero se había prometido a sí misma no involucrarse con humanos, menos con técnicos o Armas del Shibusen, no era una suicida, apreciaba bastante su vida pero no podía evitar sentir que deseaba volver a divertirse de esa manera, no iba a decirlo en voz alta, pero realmente había sido uno de los días más divertidos y emocionantes que había tenido desde que había llegado allí y todo gracias al idiota masoquista al que había insultado en las escaleras.

«No, no puedo dejarme llevar por lo que es divertido» Se repitió a sí misma antes de que el chico siguiera hablando y por ello elevo la mirada un tanto sorprendida de sus palabras, y antes de que se diese cuenta se encontraba levemente nerviosa, no sabia que responder a eso, jamás pasó por su cabeza que él realmente quisiese volver a verla, era algo casi inverosímil para la de ojos amatistas, ¿Podía confiar en ello? ¿No le pondría el arma en el cuello en cuanto supiese que era una bruja? No lo conocía lo suficiente como para saber esa respuesta, pero algo dentro de ella le decía que podía hacerlo, que podía confiar en el contrario, además aún le quedaba un tiempo encadenada a aquella institución, ¿Por qué no divertirse un rato al lado del de ojos sangre? El también quería eso ¿No? Salir ahora a algún lado era una estupidez, lo sabía, pero eso no impedía que fuese otro día  «No es como si llegase a encadenarme a él, en cuanto se vuelva molesto o peligroso puedo dejar de verlo, así de fácil, así de sencillo, pero mientras tanto puedo disfrutar un poco de este tipo de entretención» Ante aquel pensamiento una sonrisa se dibujó en su rostro, si, podía hacer aquello aunque ahora debía volver a su “habitación” por un motivo que no recordaba, algo le había gritado una de las chicas antes de que se fuese de allí, pero…. ¿De qué otra manera podría quedar en contacto con el rubio? Cuando lo recordó una pequeña sonrisa se formo en su rostro y busco entre sus bolsillos, encontrando justamente lo que buscaba, no tardó en acercarse más a él de lo que ya estaba para hacerle un gesto para que se agacharse, claro que ella no se caracterizaba por ser alguien muy paciente y por lo mismo no tardo en agarrarlo de la chaqueta para que quedase a su altura y fue entonces que sacó aquel objeto que antes había encontrando en su bolsillo, era una clase de plumón y antes de que él pudiese decir cualquier cosa elevo su mano izquierda para quitar el cabello de su frente y comenzar a escribir algo en su frente, sonriendo ampliamente al ver su trabajo terminado, ni siquiera noto que realmente había acortado la distancia entre ambos, solo se separó para observar su trabajo, había quedado…. Entendible, o al menos eso creía ella, si él no entendía sus números…. Pues ese ya era problema suyo, ella le había dado la manera de conseguir aquello que pedía, le estaba dando el método de volver a verla y demostrarle que las personas no eran tan hipócritas como ella creía que eran, no sería algo muy fácil pero era la primera persona que le había pedido algo así directamente y por primera vez ella estaba cediendo a ello, dándole su número de celular, un aparato que sinceramente no utilizaba demasiado pero por el cual podía lograr contactarla.

-También me divertí hoy…. No puedo negarlo, el tener que huir y ser atrapados fue algo bastante emocionante- Río despacio antes de negar con la cabeza, realmente había sido algo que repetiría si se lo preguntase, aunque no supiese realmente como fuera a terminar algo como eso otra vez, dudaba tener la suerte que había tenido antes pero ese ya era otro tema aparte  ahora tenía que contestar todo aquello que dijo el chico antes y ella simplemente se había quedado en silencio -Tienes una oportunidad de demostrarme si estoy “equivocada” contigo y no esperes que luego me vuelva amable, mi personalidad es tal cual como la conociste y si no te gusta pues será mejor que vayas a lavar tu cara ahora mismo- Sonrió ampliamente antes de dar media vuelta para dar unos pasos pero al tercero volvió a girarse hacia él con una leve sonrisa en el rostro ya le había advertido, no podía decir que no sabía como era ella por que de hecho lo había comprobado en carne y hueso, después de todo lo había insultado y pateado desde el inicio, incluso desde antes de siquiera conocer su nombre, lo cual no la dejaba para nada bien a ella, pero bueno -Así que supongo que esto no será un “adiós” si no que un “hasta pronto” ¿No?- Estaba un tanto dudosa y por lo mismo bajo la mirada instintivamente, puede que el chico con lo dicho por la bruja lo reconsiderara y no la quisiese volver a ver, pero la castaña tampoco quería personas buscando algo en ella que no existía y eso era que su personalidad mágicamente cambiase solo con conocerla un poco más, ella se mostraba tal cual era, quizás leves cambios pero nada que la de ojos amatista considerada como un “cambio drástico que todos debían conocer y adorar”.

Volvió a girarse para caminar hacia la escalera mientras terminaba aquella bebida para intentar hacer exactamente lo mismo que el contrario cuando se encontraron allí, claro que ella a diferencia de él no la pateo, si no que en simplemente la lanzó con la mano, en dirección al mismo bote de basura al que había apuntado el rubio, pero con la diferencia de que la lata de la chica si logro entrar en el bote y por lo mismo una amplia sonrisa se formo en su rostro, sinceramente no había esperado acertar en aquello, podía que tuviese buena vista pero eso en ningún momento podía asegurarle que logra aquello ¿Suerte? Aparentemente hoy tenía bastante, debía ir a comprar un billete de lotería, quizás lograba ganar algo, aunque ante su hazaña solo se giro hacia el contrario aun con aquella sonrisa en el rostro, No estaba buscando burlarse…. Al menos no del todo, solo estaba emocionada de lograr algo que no esperaba «Definitivamente el venir aquí hoy no fue del todo malo» Fue lo ultimo que paso por su cabeza antes de cerrar los ojos y disfrutar del frío por un momento, era la hora de bajar las escaleras y lo sabía -¿Una carrera hasta abajo?- Aquello lo soltó sin siquiera pensarlo, sabía que tenían que ambos irse de allí ¿Porque no alargar solo un poco más la separación? Solo estaba agregando si es que unos minutos que seguramente nadie más notaria.
avatar
Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Puntos : 301
Ver perfil de usuario

Alice Baskerville
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Mensaje por Zerick Jericho el Lun Oct 12, 2015 3:47 pm

El silencio pareció convertir aquellos segundos en infinitas horas, al menos para mi, ya que podía catalogarme como alguien muy seguro y tranquilo, pero en este caso estaba verdaderamente impaciente por recibir una respuesta, fuera cual fuera la misma. Aunque no se veía como fuera a recibir una pronto, por lo que llevé mis ojos nuevamente a la de ojos amatistas solo para ver como acortaba la ya ínfima distancia que nos separaba. No importaba, igualmente mantuve la calma, asegurándome a mi mismo que no me pondría nuevamente nervioso solo por un motivo tan pequeño como la cercanía de ella. De hecho, siempre había considerado a mi serenidad  equivalente a la de un maestro shaolin. Sí, tenía el temple de acero, una cosa tan mínima no podía afectarme. Excepto cuando noté aquel pequeño gesto para que me inclinara hacia ella, el cual me hizo tragar saliva y no pude hacer caso porque verdaderamente estaba inmóvil. Pero eso no importó porque apenas unos segundos después me vi jalado hacia ella por el cuello de mi chaqueta, bueno, no mía realmente, pero… ¡Eso no era lo importante! ¿Por qué estaba haciendo eso?… ¿Esa era su respuesta? Creo que todo estaba yendo muy rápido, y, y, y era mi primera vez, no creía que fuera necesario, pero si ella así-… Espera, ¿Un plumón? Sentí como tanto mi nerviosismo y expectativas se iban por el caño cuando apartó el cabello de mi frente para comenzar a escribir algo en la misma. Sonreí secamente y pude sentir cierto tic en la ceja, claro, ¿qué estabas esperando, Zerick? Idiota. Aquello era para reír o llorar, pero suponía que en mi caso sería esto último antes que lo primero y además luego de toda mi palabrería de tener gran serenidad y temple de acero. De todas formas, una vez ella terminó y se separó fue que logré calmarme realmente, además de mirarla con cierta duda sobre lo que había escrito, no es como si pudiera sacar un espejo y ver lo que había hecho. Solo esperaba que no fuera ninguna burla o golpe a mi inteligencia. Sin embargo, antes de que pudiera expresar mi duda abiertamente ella comenzó a hablar, por lo que me quedé en silencio escuchando lo que decía.

Sonreí levemente al por fin confirmar que ella también se había divertido, eso era algo que también había estado rondando por mi cabeza. Pero bien, si a fin de cuentas ella también lo había encontrado emocionante entonces quizás la próxima vez podrían huir de algo más, si es que había próxima vez, claro. Y, ¿La habría? Mi sonrisa se amplió un poco más al saber que me estaba dando una oportunidad, aunque no dejé que la alegría que estaba sintiendo en el momento me distrajera lo suficiente como para dejar de escucharla. Solté una pequeña risa ante la aclaración sobre su personalidad, la verdad no esperaba que algo así ocurriera, aunque sí esperaba descubrir más cosas sobre ella, pero su comentario sobre mi cara me hizo levantar una ceja. Entonces lo que había escrito era una forma para poder volver a verla, lo que me llevó a la conclusión de que tendría que ser un número. Abrí mis ojos con sorpresa ante la revelación, mientras ella se volteaba. Entonces había conseguido no solo la oportunidad para volver a verla sino además su número, ¡Bien hecho, Zerick! Aunque mi felicitación mental no duro mucho al notar como la de cabello castaño oscuro no solo se había volteado sino que ahora comenzaba a alejarse. Rápidamente tomé el saco en mis manos nuevamente, para, de manera instintiva, dar un par de pasos hacia ella y de esa forma no separarme, antes de que la chica se volteara, lo que me hizo detener igualmente. -Te aseguro que solo es un hasta pronto, no te vas a deshacer tan fácilmente de mi, diosa.- Aseguré con convicción e igualmente un tono juguetón, antes de llevar el último que quedaba de su propia bebida a su boca. Solté un pequeño suspiro de alivio luego de beber el delicioso líquido, antes de comenzar a seguir nuevamente a la de ojos amatistas. Fuera por uno u otro motivo parecía ser que siempre me encontraba detrás de ella, siguiéndola, hecho que me hizo negar levemente con la cabeza, aunque con una pequeña sonrisa dibujada en mi rostro. Observé con atención su movimiento, viendo bastante sorprendido como su lata caía sin problemas dentro del mismo bote de basura en el cual yo había fallado antes. La miré divertido unos segundos, aunque finalmente correspondí su sonrisa. -¡Buen tiro! Supongo que en algo así también me ganarías, ¿No?- De verdad parecía muy animada y me gustaba verla sonreír tan abiertamente, por lo que no iba a realizar ningún comentario sarcástico o de envidia. Simplemente me contentaba con verla de esa forma.

Nuevamente me vi sorprendido por la joven de corta estatura y gran temperamento cuando me ofreció una nueva carrera, lo cual me hizo mirarla tanto con curiosidad como con confianza. -¿Vas subiendo la apuesta, no? Una carrera escaleras abajo cuando está llena de nieve.- Por un momento pareció que estaba inventado algún tipo de excusa para negarme, pero no. Si el momento de despedirse estaba cerca, iba a terminar el día a lo grande. -Mira, ambos sabemos que con la suerte que tienes hoy seguramente me vencerás de nuevo…- Comencé, acercándome hacia ella mientras anudaba el saco con fuerza. -… Así que, ¿Qué te parece si en vez de competir, mejor compartimos algo juntos? Así te llevas un buen recuerdo mío~- Finalmente al estar frente a ella tiré el saco en la nieve, al borde de la escalera, y me senté en el mismo, dejando una pierna a cada lado del saco. -Bienvenida a los transportes Jericho, un viaje rápido hasta el pie de la escalera, ¿No, señorita?- Sin esperar respuesta y antes de que pudiera negarse la tomé de una mano y la jalé contra mi, aunque haciendo que quedara en la “parte trasera” de aquel trineo improvisado. -Deberías abrazarme para no caerte…- Sugerí ofreciéndole una última sonrisa y mirada por sobre mi hombro, antes de lanzar el saco/trineo por la escalera y comenzar a bajar por los escalones tapados de nieve dando pequeños saltos al principio, para luego deslizarse con más estabilidad, aunque a una velocidad bastante alta. Tuve que sostenerme con ambas manos de la parte frontal del saco para no caer. Por suerte era una tela preparada para, ¿Todo? De haberse tratado de otro tipo de saco de mala calidad seguramente se habría roto y habríamos terminado montados solo en el traje o incluso habría sucedido algo peor, como un accidente, pero bueno, gracias Shibusen por tus telas de buena calidad. Ya sintiéndome seguro, a mitad del recorrido comencé a reír abiertamente, aparte de soltar algún que otro grito de diversión. -Yeaaaaaahoooo!!! That's how we canadians do it!!- Grité en mi idioma nativo, totalmente emocionado, recordando por un instante los días nevados de mi infancia notando como el final del recorrido se acercaba más y más. Para nuestra fortuna no parecía haber nadie transitando la calle aledaña a la escalera, de lo contrario tal vez tendríamos que haber lamentado algunas bajas. Pero al finalmente estrellarnos contra la nieve de la calle salí impulsado hacia el frente, cayendo con el pecho sobre la nieve y deslizándome sobre la misma. -¿Estás bien?- Primero lo primero y eso era ver que la chica no se hubiera hecho daño. Lo menos que quería es que se enojara por mi acción y todo lo logrado con ella se arruinara. -Definitivamente tenemos que repetirlo alguna otra vez…- Susurré, todavía riendo y con el corazón latiendo rápidamente.

Una vez me calmé, todavía me quedé un rato más allí tirado sobre el manto blanco que cubría la calle, disfrutando del momento y además rememorando cuanto me había divertido junto a la contraria. Luego solté un pequeño suspiro, definitivamente tenía un hábito con hacer eso, pero finalmente me levanté y sacudí la nieve que tenía en mi ropa, ahora un poco mojada por haber estado en contacto con la nieve. Me estiré un poco y finalmente planté mi mirada en la de ojos amatistas. Era hora, el momento que había estado retrasando por tanto tiempo, pero al menos no era tan malo como en un principio, porque como había dicho ella, solo era un hasta pronto. -Bien, supongo que tienes que irte y yo también debo hacerlo, antes de que empiece la búsqueda por un anciano vestido de Santa irrumpiendo en Shibusen. Ah claro, y su guapa ayudante.- Reí levemente antes de sacudir mi cabello en un acto reflejo, tal vez para quitar la nieve que sabía que tenía allí, o simplemente porque aquella ansiedad había vuelto de nuevo. Cálmate de una vez, Jericho, volverás a verla. -Yo…- Bajé mi mirada por un momento hacia la nieve, antes de elevarla y ofrecerle una amplia y sincera sonrisa. -Nos vemos, Alice.- Di un par de amplios pasos para acortar la distancia que nos separabas y llevé mi mano a la mejilla de ella, picandola con mi dedo índice. -La próxima vez te venceré, así que no te creas mucho.- Le hablé animadamente, dejando a un lado la pequeña incomodidad que sentía al separarme de ella. Sin más que agregar, me volteé para tomar el saco que había quedado sobre la nieve, y comencé a caminar para alejarme, tarareando la canción de navidad con la que había comenzado el día. Era una buena forma de terminar tantas aventuras.

-o-

-Navidad, navidad… dulce navidad~… nav-… Esperen, en este saco tengo las piezas del cuerpo del traje, ¿Pero y la cabeza? ¿Por qué no está?- … Ah, verdad. En el salón, cuando nos escondimos. Me la saqué y la dejé en el suelo, fue cuando rodó lejos de mi, ¿Por qué no la tomé? -… Porque… Me quedé viendo los oj-… el rostro de ella-… es-… ¡Qué estúpido!- Nonono… ¡Esto era culpa de Alice Baskerville! ¡Ella y su maldita y linda mirada que me hacen olvidar cosas! -Wow, de verdad perdí ante ella.- Bueno, al menos tenía su número, eso era una victoria para mi.
avatar
Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Puntos : 666
Localización : Walking, searching, finding.
Ver perfil de usuario

Zerick Jericho
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Mensaje por Alice Baskerville el Dom Oct 18, 2015 10:53 pm

Cualquiera al escucharlo decir que no se libraría de él tan fácil podría haber pensado que sería una molestia o algo similar, pero por alguna extraña razón para la chica no era aquello, más bien era una clase de ¿alivio? Sí, eso es lo que era, porque él, a pesar de todo lo que había hecho –Lo cual no era poco, hasta ella admitía que quizás en un punto del encuentro se había pasado un poco con el trato al chico, sobre todo al inicio, pero bueno, siempre al inicio era más brusca y reacia- pero el rubio había logrado que aquello no siguiese, había hecho que se relajase, que se divirtiera y sonriera en menos de un día, era simplemente ridículo, más para ella que solía decir que solo estaba allí para cumplir su condena y luego se iría sin dejar ningún rastro de su paso, pero allí estaba, sin querer separarse de ese idiota que había logrado alegrar su día con una simple picada a su orgullo, era un idiota y también un masoquista, sí, pero ante sus ojos era mejor que mucha de las personas que había conocido a lo largo de sus viajes, pero eso no era algo que fuese a decirle en voz alta, primero muerta antes de admitir algo como eso al chico, lo mejor era mantenerse así, ya le había dado su numero, no podía pedirle nada más, seria demasiado, claro que por el momento no pensaba aquello, más bien prefería seguir sonriendo y disfrutando de ese momento mientras esperaba que respondiese a su interrogante, después de todo dudaba que le negase alguna competencia, aunque con la poca suerte que había tenido él y con la mucha suerte que había tenido ella.... Pues de hecho no seria raro que se negase, después de todo aun podía mantener un poco de la dignidad que le quedaba, por lo mismo cuando lo escucho su sonrisa se amplio, estaba lista para burlarse del rubio, tratarlo de cobarde o algo así, pero bueno, lo dejo hablar, además tenia un buen punto, ella realmente parecía tener una suerte nivel Dios aquel día por muy mala que hubiese sido al inicio por ir al Shibusen sin ninguna necesidad, aquello parecía casi como si Shinigami hubiese movido todos los hilos para que justamente como el quería ella se relacionase con alguien, se adaptara a lo que era aquel lugar.... «¿Esto es lo que significaba tener un amigo?» Era extraño y de hecho no estaba muy segura de aquel sentimiento pero.... Era algo grato, jamás había llegado a algo así pues jamás se había relacionado así con alguien que no fuese de su familia, a excepción del amante de su madre pero ese era un tema completamente distinto al que no iba a ir a profundizar, pues para ella ese hombre no podía contar como alguien que fue parte de su vida, después de todo él había sido el que había destruido todo.

«Quizás la idiotez es contagiosa y por eso pienso eso» Sonrió levemente ante eso, seguramente la idiotez era contagiosa, por eso andaba con rodeos y estupideces como no querer irse aun a su habitación en la residencia de la institución, eso debía ser y claro, ella jamás dijo que la “estupidez” o “idiotez” era algo malo de hecho era la primera vez que consideraba que no lo era…. Raro, demasiado raro, tenia que volver a la normalidad, por lo mismo decidió centrarse completamente en lo que decía el chico y ante su “compartamos algo” Alzo una ceja, para ser sincera a ella no se le ocurría ninguna manera de bajar ambos juntos por esa escalera, porque vamos, sinceramente ¿Se podía bajar una escalera en conjunto? Nunca siquiera lo había intentado y llegaba a llamar su atención ¿Qué diablos planeaba hacer el chico con el saco? «Nunca se sabe lo que puede venir de un idiota» Lo peor es que aquel pensamiento no vino para nada erróneo, pues al entender su idea no pudo evitar alzar una ceja antes de soltar una pequeña risa, diablos, definitivamente era al más grande idiota que había conocido en toda su vida, porque a nadie más que a él se le podía ocurrir la brillante idea de bajar de aquel lugar usando una bolsa como trineo, era una completa locura y la chica lo sabia perfectamente, quizás el contrario también lo sabia pero era demasiado idiota para aun así intentar hacerlo «Un loco en todo el sentido de la palabra» Pero aunque sabia que posiblemente terminarían estampados contra la fría nieve.... ¿Hacer una locura de despedida? No sonaba para nada mal y por lo mismo iba a aceptar, claro que el contrario fue mucho más rápido que ella, pues la jalo para que se sentase detrás de él y solo pudo sacar un pequeño gritito por culpa de esto, fulminándolo con la mirada por un par de segundos, pues realmente no le dado mucho tiempo cuando lo escucho, sabia que tenia razón, y por lo mismo lo abrazo por la espalda, sintiendo la calidez transmitida por el contrario antes de que se lanzase a lo que posiblemente seria un suicidio.

«Es cálido.... Y agradable» Incluso llego casi a acurrucarse, claro que luego recordó la situación y la persona, por lo mismo se separo un poco sin llegar a soltarlo, después de todo estaban a punto de bajar por las escaleras en trineo ¿Y ella preocupada de la calidez que desprendía el contrario? ¿Qué diablos estaba pasando con ella? «¿En que diablos estoy pensando?» Mucho más no pudo hacerlo pues fue entonces cuando el chico se lanzo por las escaleras, llevándosela a ella en el proceso y claro, un inicial grito por lo rápido que iban, cerrando los ojos mientras volvía a aferrase al cuerpo del contrario, aquello sinceramente era una gran locura, pero en cuanto lo escucho gritar abrió los ojos, notando el hermoso paisaje que era capaz de apreciar por como iban bajando y por lo mismo sonrió ampliamente, incluso rió por las locuras que decía el contrario mientras se deslizaban por aquel lugar,  ahora sabia que provenía de Canadá, era un curioso dato y una curiosa forma de enterarse de ello, pues... Vamos, nadie se fijaba en ese tipo de cosas cuando estaban en ese tipo de situaciones, pero si el gritaba... ¿Por que no podía hacerlo ella también? Bueno no fue algo demasiado elaborado, un simple grito de alegría -¡Esto es lo mejooooor!- Claro, no alcanzo a decir mucho pues termino estampada en la nieve por que el aterrizaje no había sido muy bueno, luego se quejaría del conductor, por el momento solo saco su rostro de la nieve sentándose en esta antes comenzar a reír abiertamente, definitivamente había sido divertido, demasiado divertido, ¿Podría haber hecho un mejor cierre sin que ella se arrepintiera de que le diese una oportunidad? Lo dudaba, porque realmente aquello había sido impresionante, jamás había hecho algo así, si, había conocido la nieve, pero a lo más emocionante que había llegado había sido a una guerra, nada del otro mundo sinceramente, pero el más alto no paraba de sorprenderla de una manera u otra, claro que intento contestarle el cuestionamiento luego de intentar dejar de reír -S-si, estoy bien- Musito riendo despacio nuevamente antes de asentir despacio ante lo dicho por el rubio, porque jamás se había divertido tanto bajando unas escaleras -Hay que repetirlo, definitivamente- Observo al de ojos sangre, dedicándole una amplia sonrisa, pero había un pequeño problema ahora, si se había divertido, incluso con la bajada, pero....

«Aún no quiero irme» Fue lo que primero paso por su cabeza, porque realmente no quería hacerlo, si, el chico le había asegurado que esa no iba a ser la primera vez que se viesen pero... No, no había un pero, el mismo le había dicho que volverían a verse, no iba a cambiar de la nada de opinión, confiaba en ello, por muy iluso que fuese en aquel momento quería creer que volvería a encontrarse con el idiota masoquista al menos una vez más, algo le decía que así seria, por lo mismo negó despacio con la cabeza antes de levantarse y comenzar a sacar la nieve de su cuerpo, por donde sea que quedasen, después de todo no tenia la intensión de que luego se derritiera mojase su ropa, hacia frió y si eso pasaba tendría aún más frió, claro que dejo todo aquello cuando escucho al contrario hablar y por lo mismo dirigió su vista hacia él, riendo despacio ante sus palabras ¿Anciano vestido de santa y su guapa asistente? ¿Estaba hablando en serio? Negó despacio con la cabeza -Si, claro, a mi nadie me vio ¿Sabes? Si buscaran a alguien es a ti- Rió despacio, realmente seria divertido que aquello ocurriese, de hecho posiblemente comenzara a reír como idiota si escuchaba que se buscaba a un santa por el lugar que se había colado en el Shibusen y había robado ropa.... Sin duda algo digno de ver y de lo que reírse. Aunque aquel pensamiento solo quedo hasta allí, pues ante la cercanía del contrario la chica no pudo evitar tensarse y.... ¿Sonrojarse un poco? No, eso debía ser por culpa del frió, aunque ante sus palabras una sonrisa ladeada se formo en su rostro, le estaba picando en el orgullo y lo sabia, pero no respondió hasta que él se giro y aprovechando se agacho para hacer una bola de nieve y lanzandosela en la espalda, en venganza a la que el le había lanzado cuando estaban allá arriba -No me creo, después de todo yo soy una Diosa, no puedes ganarme~- Musito en un tono juguetón antes de girar sobre si misma para alejarse, corriendo hacia la residencia, definitivamente había sido un buen día, aunque realmente al inicio no creyó que lo fuese.

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

La chica entro a la residencia tarareando despacio y con una leve sonrisa en el rostro, haciendo que más de una chica se girara a verla, pues la castaña solía ser un poco más seria y fría cuando llegaba, claro que ninguna tuvo alguna intención de cuestionar el cambio de actitud de la chica, claro, a excepción de la encargada que solo alzo una ceja antes de hablar.

-¿Ocurrió algo bueno, Alice?- En cuanto la escucho se giro a observarla, parpadeando como si lo meditase por un momento, aunque luego su sonrisa se amplio un poco más antes de asentir despacio con la cabeza.
-.... Si... Se podría decir que si- Luego de eso giro sobre si misma, volviendo a caminar para ir a su habitación, evitando que la mujer la siguiese interrogando, aunque volvió a tararear despacio mientras avanzaba, si, definitivamente algo bueno había ocurrido hoy.
avatar
Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Puntos : 301
Ver perfil de usuario

Alice Baskerville
Cinco Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Re: He's just a stupid boy... or maybe Santa!? [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.