Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Feb 28, 2014 1:16 pm.
Últimos temas
» Very Good Night... [Priv. Girm Jr.]
Miér Sep 13, 2017 3:33 pm por Misogi Kumagawa

» Problemas de direcciones [Priv. Harley Quinn]
Miér Sep 13, 2017 3:13 pm por Silver / Albert Froste

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - hermanos]
Lun Jul 24, 2017 12:09 pm por Invitado

» Oliver RobertS
Miér Jul 19, 2017 7:15 pm por Oliver Roberts

» Kaihy Netsuke(W.I.P)
Lun Jul 10, 2017 8:44 am por Kaihy Netsuke

» ASTER 「Afiliación Élite」
Jue Jul 06, 2017 7:42 am por Invitado

» Cierre de Temas
Sáb Jul 01, 2017 8:33 am por Rugi

» Ichizoku Kurashu (Afiliación Normal)
Vie Jun 30, 2017 4:51 pm por Invitado

» Stray Dogs {Normal - Cambio de botón}
Jue Jun 22, 2017 11:10 pm por Invitado

Crear foroUnderworld warDetermination (Undertale)Project Fear.lessBálderook University
El skin y tablas del foro han sido tomados de The Captain Knows Best y modificados para su uso en este foro. Las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos creadores. La ambientación, grupos, sistemas y descripciones narrativas son propiedad del staff de este foro. Soul Eater pertenece a Atsushi Ohkubo, SQUARE ENIX, TV TOKYO, MEDIA FACTORY, BONES, DENTSU.

Aizack ID [Ficha de personaje]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aizack ID [Ficha de personaje]

Mensaje por Aizack Pendragon el Lun Jul 29, 2013 5:39 pm

Death Scythe del Trueno
19 años / Death Scythe
Mercenario / Ingles
Locura de la Imprudencia / Mercenario
Hombre / Heterosexual
Físico y Psicología

A I Z A C K
Forma de Arma
Aizack puede ser catalogado como un espécimen bastante peculiar, mezcla de diferentes capaz de psiquis que se superponen una a otra protegiendo un centro bastante afectado y debilitado. Para poder entender a este peculiar personaje, es necesario tener en cuenta que casi toda su personalidad es falsedad y apariencias, no hay que tacharlo de mentiroso o de interesado, sino más bien alguien que ha sido abandonado y que es incapaz de confiar en otra persona o siquiera considerar en la amabilidad o en la bondad de la demás gente. Al menos eso es muy en el fondo, en un nivel que no lo demuestra y que casi nadie descubre, siendo que en el exterior es un rubio idiota hiperactivo.
Cuando alguien conoce a Aizack, descubre en el a una persona llena de energía, alegría y decisión. Muestra a la gente una forma de ser que parece lista en cualquier momento de entrar a la acción, a pesar de que pueda poner expresiones decididas o calmada en algunas ocasiones. Toda esa energía es fácil de atribuir a la gran cantidad de azúcar que consume diariamente este rubio, siendo bastante común de tacharlo de hiperactivo e impulsivo. Esta misma forma de ser es acompañada por un comportamiento extrovertido que incomoda a más de una persona, al ser alguien que no respeta estándares sociales comunes, a alguien que recién conoce puede simplemente abrazarlo o tratarle como un conocido de años, aunque apenas se hablen por primera vez.
A pesar de esto, Aizack es una persona que no confía en nadie, ni siquiera es capaz de creer en una promesa o un juramento. No trabaja en equipo ya que es incapaz de poder confiar en que alguien más haga su parte o no termine estorbando o traicionándole, por lo mismo es bastante cerrado en sí mismo y en cierta manera solitario. Una persona que se molestara en indagar más profundo en su forma de ser, notaria que aunque trata a todos con familiaridad y es muy extrovertido, en lo relacionado consigo mismo es bastante cerrado y nunca habla de su pasado o de su historia, siendo casi taboo para él compartir información con alguien más, convirtiéndose a su vez en uno de los motivos por lo cual trabaja de mercenario, ya que así puede trabajar solo y sin tener que relacionarse con nadie que no quiera.
Es difícil tomar por sorpresa a Aizack, debido al hecho de que por su misma naturaleza desconfiada, casi siempre espera lo peor de las situaciones, pero por lo mismo le es fácil reaccionar a casi cualquier cosa que acontezca. Igualmente el rara vez cree en lo que alguien le dice y utiliza su habilidad de percepción de alma para descubrir la verdad, saltándose muchas veces los diálogos o invadiendo la privacidad del alma de las personas. Muy posiblemente la finesa de su percepción de almas se vale principalmente de este gen desconfiado, ya que lo ha llevado a practicar hasta la extenuación su percepción al no poder creer en la demás gente, de ahí igual viene su ideología más básica, la gente miente pero las almas no.
También Aizack posee una grave sensación de abandono, tanto por la pérdida de su madre de pequeña como por la idea de su maestro y padre adoptivo en su juventud, y que solo se ve acentuado por su misma desconfianza natural. Todo eso lleva a que se infravalore a sí mismo y rechace profundizar relaciones con quien sea, por miedo a salir lastimado ya que espera que cualquier persona lo traicione en cualquier momento, causando también que espere ser lastimado por cualquier persona. Por estos mismos motivos el no habla demasiado de su pasado ni rebela mucho de su mismo, siendo que hace evasivas cuando lo quieren conocer más a fondo y evita relaciones muy duraderas, perdiendo el contacto con quien conoce luego de poco tiempo.
Aizack resulta también en alguien terco y algo arrogante, ya que muy pocas veces considera las consecuencias de sus actos al confiar que puede salir de casi cualquier problema con sus propias habilidades. Él es alguien que sabe es fuerte y por ello a veces se confía y piensa que puede con todo solo, aunque también esto es causado que prefiere trabajar solo que depender de otra persona. Igualmente llega a ser alguien pedante o un tanto burlón, aunque la mayoría de las veces es muy fácil llevarse bien por su jovialidad y amabilidad, siendo a su vez alguien muy desinteresado de si mismo, no busca grandes lujos ni mucho dinero a pesar de su trabajo, si no que su único vicio son los dulces y gasta sus ahorros en ostentarlos. Igual cabe mencionar que no se fija en ningún lugar por mucho tiempo, usando de excusa su trabajo viaja continuamente de país en país y de región en región, aunque en realidad esto igual es debido a que no le gusta asentarse mucho tiempo en un solo lugar, para evitar crear relaciones muy profundas.
Igualmente tiene un sentido grande del deber, no abusa de su poder y siempre está dispuesto a dar la mano a quien lo necesite. No está a favor de Shibusen, pero tampoco al de las brujas, es totalmente neutral en ese asunto y trabaja solo bajo los estándares de lo que el considera correcto, no acepta trabajos donde tenga que asesinar a gente inocente pero contra huevos de kishin no tiene problemas al saberlos un peligro para la gente. No tiene nada contra shinigami pero no reconoce su sistema, siendo que el vive en el otro lado de esa moneda, trabajando para quienes pueden costearlo y con las necesidades de contratarlo, como la venganza contra alguien malvado o como mercenario en guerrillas o conflictos de diversos países o estados

Historia


Todas las historias poseen el mismo patrón, sin importar su género, su autor, ni siquiera le época de la cual vinieron o al público a quien lo haya dirigido. Todas tienen un inicio, un desarrollo y un final, una regla casi universal que se respetaba inclusive antes de ser fundada. Una buena historia es creada de manera mucho más estilizada, con más factores que le dan su encanto, con situaciones únicas, con drama, con tragedias. Una historia puede iniciar y terminar con una, mientras alienta a su héroe a superarse, a aprender a vivir con el dolor del pasado o superar el del presente. Esta es una de esas historias, donde el personaje no nace de la tragedia, pero el inicio de su historia se basa en ella, donde el dolor vive en cada rincón, la esperanza una mera ilusión que se le concedía antes de ser borrada de la existencia. Esta es la historia de un niño que nació en la mayor de las pobrezas, sin techo en cual resguardarse, con solo su madre, y sobreviviendo únicamente con suerte y capricho del destino, para tratar de adivinar que le depararía el día siguiente.

Muchas historias tienen a su protagonista como alguien especial de una u otra manera. Alguien con fuerte carácter, con sentido del deber y la moral. Alguien que nacido de la tragedia busco superarse o, caso contrario, una persona que se dejó cubrir por la oscuridad y corrupción en la que había sido concebido y criado, para volverse otra peste más de la sociedad. Pero ninguna de estas clasificaciones ni definiciones son adecuadas para ese pequeño que nació en una clínica gratuita de madrugada, la tercera que hubiera visitado su indigente madre antes de ser finalmente aceptada.

El nacimiento de Aizack fue solo una mera casualidad, inclusive una desgracia para la madre si se veía de una manera cruel y despiadada, ya que su embarazo había desencadenado una serie de desgracias para la rubia mujer que vivía de la noche, una simple trabajadora de la vida galante que con uno o dos clientes por día se permitía poder rentar un apartamento en una zona no tan mala, comer de manera adecuada y darse uno que otro pequeño lujo. Era la única vida que la mujer conocía, en la que había acabado por varias situaciones que se quedaran en la propia historia de la mujer, pero no en la del joven rubio que algún día se convertiría en una Death Scythe. Un simple incidente, no podemos llamarlo de otra manera, fue lo que condujo a la concepción del joven Pendragon, sin que la madre pudiera saber quién era el padre, sin que tuviera la posibilidad de exigir alguna manutención o que reclamara por el niño. Nada, aquel embarazo solo le trajo a la madre perder su empleo, sin empleo y sin ninguna otra habilidad más que ella, sin poder profesar su oficio debido a su estado, poco tiempo paso para que perdiera su hogar y, finalmente, tuviera que vivir día a día de lo que le dieran las personas que se dignaban a dejar alguna moneda en su maceta en aquella solitaria esquina del centro de Londres.

Muchos pudieran pensar que, gracias a ello, la mujer evitaría el nacimiento del bebe, o que lo abandonara recién nacido en algún basurero o frente a algún orfanato. Pero no, el corazón de esa mujer no poseía ni un solo gramo de resentimiento ni de maldad, no poseía odio o rencor al pequeño que recibió entre lágrimas en sus brazos, con una sonrisa llena de lo único que podía ser tomado como amor de una madre, el cariño más genuino y sincero que pudiera llegar a sentir nadie.

Luego de eso, todo pudiera considerarse más o menos bien para esa pequeña familia, aunque su vida no era precisamente la mejor. Vivian en una pequeña callejuela cerca del antiguo apartamento de la madre, Elizabeth Pendragon, aprovechando las pocas cosas que aún tenía bajo su nombre, al menos las suficientes para convertir aquella callejuela en un cobertizo que pudiera otorgarles protección ante la lluvia y la noche. Los primeros años de la vida del pequeño fueron prácticamente los muchos sacrificios de su madre para poder ir dándole lo que podía y que con ello estuviera sano y alimentado lo más que pudiera. Esto causo que poco a poco tuviera que vender las cosas que tenía, iniciando con lo más prescindible, logrando así al menos subsistir junto al pequeño Aizack, lográndolo como podía con el dinero que obtenía de sus pertenencias en diversas casas de empeño y lo que lograba limosnear.

Muchos niños aprenden a caminar, luego a hablar, van a la escuela, tienen amigos. El pequeño Zack aprendió a hablar y a caminar, pero en vez de ir a la escuela o tener amigos, iba a los mercados de las plazas, iba a las avenidas más concurridas mientras su madre cuidaba de su hogar, por miedo a que robaran las pocas pertenencias que le quedaban. Desde la tierna edad de los 5 años el pequeño Aizack era reconocido como un pequeño callejero entre los vendedores del mercado, un niño cabellos solares y ojos dorados con una amplia y pura sonrisa. Era seguido el que recibiera ayuda de aquel tierno rostro y dulces ojos para que la gente le diera un poco más de aquello que les sobrara. Con eso pudo empezar a ayudar a su madre, poco a poco, trayendo un poco más a su pequeña morada que tenían, algunas frutas del mercado, inclusive a veces algo de dinero suficiente para comprar una comida caliente en algún comedor barato.

Pero nada es perfecto, aquella clase de vida siempre trae riesgos, teniendo que rebuscar muchas veces en la basura por algunas cosas que necesitaban, viviendo en condiciones higiénicas deplorables que siempre traía un riesgo a su vida. Aun con aquella tierna edad, aquella vida era muy consiente en la mente del joven Pendragon, siendo así que cada día rezaba por su salud y la de su madre, que tuvieran que comer para el siguiente día, y que pudieran seguir adelante. ¿Pero cuando los rezos son respondidos? ¿Qué haría a Aizack especial para que cualquier dios extendiera su mano a ese pequeño niño, que no era uno más de una interminable y desconocida lista de más como él? Nada, absolutamente nada, ya que finalmente sucedió lo que más temía el pequeño niño, cuyo mundo era aquel callejón, el mercado, las calles que llevaban de uno a otro y, el pilar de su mundo, su madre.

No hubo nada por hacer, aquella forma de vivir, la falta de tratamientos médicos y de vacunas, las condiciones peligrosas de higiene, siendo que Elizabeth concentraba todos sus recursos en su adorado retoño y no en sí misma. Una llaga fue el inicio, de ahí llegaron más, bultos que empezaron en su cuello, luego en sus brazos, finalmente en su rostro. Con el tiempo ella empezó a temblar al sostener cosas, unas semanas después el caminar fue demasiado difícil para ella.

El pequeño Aizack sabía que estaba mal, pero eran las palaras dulces de su madre, a pesar de su dolor, lo que le mantenían todavía con un ánimo estable, con esperanzas de que todo mejoraría, aun cuando su madre empezó a salir menos, aun cuando sus piernas ya no pudieron sostenerle y, finalmente, cuando casi ni se podía mover. Ella misma utilizo lo último de sus fuerzas, antes de que aquel dolor le impidiera moverse a voluntad, para construir con trapos viejos y tela tirada un pequeño rincón en su callejón. El pequeño Aizack le traía algo de comer todos los días, un poco de fruta que consiguiera de un puesto, una botella de agua que lograra comprar con el dinero que mendigaba, a veces con algo de suerte algunos panes sueltos que le daban antes de tirarlos por ya estar muy viejos.

Durante el último tiempo que pasaría con su madre, una sola regla se hizo presente en su vida, superando todas las demás, tener cuidado con desconocidos, no robar ni lastimar a nadie, ser sincero y cuidarse. Aquella regla que supero a todas las demás fue la de no acercarse, no tocarla, no atravesar esas cortinas. Esa maldita regla logro al final Aizack lloraba de tristeza e impotencia, notando de alguna manera, que su tierna edad no terminaba de comprender, que su madre se debilitaba cada vez más, que algo en ella, algo que sentía, algo que casi podía ver, iba extinguiéndose cada minuto que pasara; pero no podía hacer nada, no se atrevió a hacer nada, no podía romper esa regla que se había transformado en una ley. Solo pudo ver, a través de esa cortina, como aquello que sentía poco a poco se extinguía.

Pero la mente de un niño no procesa bien la mortalidad, menos cuando es sobre la única persona en su mundo. Salió corriendo, hacia la calle, pidiendo auxilio, tratando de jalar a algunas personas desconocidas para que fueran a tratar de socorrer a su madre sin saber que ya era tarde. Igualmente, nada sirvió, era apartado con un movimiento de la mano, algunos más suaves, otros más bruscos, acabando finalmente por tomar a la persona equivocada, en un momento equivocado, recibiendo un limpio golpe que lo lanzo contra unos basureros, su cabeza golpeándose de mala forma, perdiendo lentamente la conciencia mientras pedía ayuda aun luego de que su cerebro se apagó.

Cuando despertó fue muy tarde, había tardado demasiado. Solo vio la patrulla alejarse, regresando a su casa, sin encontrar ningún cuerpo, ningún rastro más que el desorden que habían dejado los paramédicos, aunque el pequeño rubio lo desconocía. No sería hasta muchos años después que entendería que habían encontrado a su madre muerta, y que aquella ambulancia había llevado su cuerpo a la morgue, un cuerpo que jamás volvería a ver y, que a pesar de los años, no trataría de buscar.

Desde entonces el pequeño vivió solo, tardando algunos días en conseguir la fuerza necesaria, mas producto del hambre que le invadía que otra cosa, para buscar que comer. Pasarían semanas donde apenas tratara de levantarse a obtener lo mínimo necesario para subsistir antes de que finalmente tratara de verdad de seguir adelante. Su sonrisa que desde entonces había sido natural, se volvió una máscara con la cual seguir obteniendo comida. Nadie noto que la luz de la inocencia y la alegría infantil había desaparecido de aquellos ojos dorados, solo quedando el agradecer poder estar un día mas, aunque fuera con lo mínimo necesario, tratando de mantener esa vida que su madre había mantenido aun acosta de la propia.

Los años pasaron y la vida de Aizack se volvió el tener algo que comer y algo que beber, ganar algún dinero que ahorraba y obteniendo ropa de beneficencias o que encontraba tiradas, remendándolas como podía o pidiéndole a una costurera del mercado le hiciera parches a cambio de un par de monedas que ahorraba. Aun así en la infancia del pequeño Aizack hubo algunos momentos buenos, el que más recuerda fue cuando conoció a la que sería su primera amiga, la primera con quien mostrara una sonrisa sincera desde la muerte de su madre, una pequeña de azulados rulos con quien apenas lograba entenderse, con quien había hablado solo un par de horas, quien había ofrecido su mano y quien hubiera visto al niño con algo que no era lastima, o incomodidad, si no con una aceptación pura y sincera e inclusive, una alegría que reconfortaba el debilitado corazón del muchacho de ojos dorados.

Aun hoy en día recuerda aquel encuentro en las calles de Londres con cariño, siendo que poco después de ello encontró a quien se volvería su nuevo pilar en la vida, quien le daría las armas y los medios necesarios para subsistir. Fue en un momento de desesperación que había cedido e intento robar la cartera de un transeúnte, con las escasas habilidades que poseía y que hicieron muye vidente su intento, echándose a correr con su botín tratando de aprovechar su conocimiento de los callejones. De nada sirvió, simplemente fue capturado al aparecer aquel hombre en cualquier lugar donde tratara de huir. No tuvo manera de evitarlo, ni de escapar, pero ese hombre no le lastimo, si no que se apiado del niño, ofreciéndole por primera vez una mano que lo protegería, en lugar de apartarlo, la segunda persona en su vida luego de su única amiga, pero esto era diferente, fue diferente, ya que se hombre lo adopto, lo entreno y crio, le enseño a leer y escribir, a combatir y defenderse. Aquel hombre se volvió el padre que nunca tuvo, que le hizo explotar todos sus límites, quien le animo siempre a mejorar, a ir más lejos. Le acompaño en cada paso, inclusive le ayudo a descubrir sus dormidos poderes, llevándose la sorpresa de su vida cuando el pequeño rubio logro transformar parte de su cuerpo en un arma.

Normalmente aquí seria cuando el pequeño niño, siguiendo las reglas de ese mundo, seria enviado a Shibusen para ser entrenado y educado como el arma que era, pero esto no paso. Aquel hombre, un mercenario poderoso que se había apartado de Shibusen, estaba descontento con los métodos de la institución, con lo que representaba, y entreno por si mismo al pequeño muchacho de maneras que despertaron todo su talento, explotaron todo su potencial. En cada misión que completaba junto a su padre adoptivo, el pequeño aumentaba poco a poco su poder, cada vez que vencía a un ser corrupto, consumiendo su rojiza alma, transformándola en energía y aumentando su fuerza. Fue a la edad de 15 años que finalmente llego al punto culmine, una misión especial para su padre, llevándolo como en tantas otras, una batalla campal que duraría casi todo un dia.

Decenas de almas quedaron flotando en el aire, todas ellas rojas, todas ellas espectros revividos por un poder único y mayor. Cuando finalmente llegaron a la fuente, su objetivo, se encontraron con una bruja, la que debían de cazar para esa misión. Aunque bien Shibusen siempre las mandaba a cazar con un equipo adecuado, ahí no necesitaron mas que la fuerza combinada de ambos hombres, a pesar de que fue el mayor el punto decisivo de la pelea, el joven Pendragon obtuvo por derecho, al final, la morada esfera que era la existencia mas buscada por la institución de armas y técnicos, el alma de la poderosa hechicera.

Fue cuando la consumió que el rubio se sintió por primera vez imparable, poderoso, capaz de hacer lo que fuera, con la energía recorriendo sus venas sin control. Al notar por fin en su pequeño pupilo la confianza necesaria, su padre adoptivo le hizo prometerle buscar su propio futuro y camino, habiéndole dado ya las armas y los medios necesarios, incitándole a buscar su propio camino y no vivir bajo su yugo, que lo superara y dejara atrás, y que fuera la sombra de Aizack la que lo cubriera a él como mercenario.

Desde entonces Aizack empezó a viajar, cumpliendo misión mas misión, recorriendo casi todo el mundo a donde fuera que sus servicios como mercenario fueran solicitados, tratando de encontrar aquello a lo que Dino, su padre, buscaba para el, un lugar propio, su propio camino y futuro, sin saber que tal vez, las pistas del mismo se esconderían en su propio pasado, y que pudiera ser su nueva locación, en la ciudad de los muertos, el punto de inicio de su verdadero destino en esa tierra.

Habilidades

Thunder Impulse
Mediante un entrenamiento que llevo a Aizack hasta los límites, permitiéndole obtener esta habilidad adquirida por su maestro, el joven Pendragon obtuvo la capacidad de convertir su frecuencia de alma en electricidad a un grado mucho mayor al normal. Su control le permite manejar la electricidad externa a su cuerpo, además de poder generarla en cierta medida. También le permite manipular los impulsos eléctricos de su cerebro, otorgándole la habilidad de emitir la información mucho más rápido desde su sistema nervioso al resto del cuerpo, lo que resulto en un considerable aumento de sus reflejos y percepción dinámica, aparte de que hace que los limites físicos de su cuerpo, las barreras biológicas que restringen la capacidad total del ser vivo, sean burladas para así aumentar su fuerza, velocidad, reflejos y otros factores en un nivel considerable.
Cuando usa la electricidad dentro de su propio cuerpo, dependiendo del nivel de energía que libera, su piel es recubierta de pequeñas descargas eléctricas. Igualmente es capaz de recargarse como una batería, ya que su la cantidad de electricidad que su cuerpo genera es poca, por lo que consume gran cantidad de azucares para poder recargarse de forma natural, o la absorbe de otra fuente si quiere una recarga mas rápida, aunque la última opción es más perjudicial para él.
No puede utilizar de forma ininterrumpida su habilidad, de usarla muy seguido sus células se van degenerando y rompiendo de apoco, por lo tanto, solo lo usa paulatinamente, de usarlo demasiado seguido desgasta sus músculos y nervios y puede llevarlo a la parálisis, en peor instancia, a la muerte.
-Visión de Almas-
Aizack desarrollo la habilidad de percibir y detectar almas tal como lo hacen técnicos, kishins y shinigamis. Esta habilidad fue desarrollada en buena medida por su desconfianza a las personas, siendo que las almas no pueden mentir. Es capaz de detectar, si se concentra lo suficiente, el nivel de compatibilidad entre almas, la fuerza de la resonancia y de la onda de alma, la personalidad de una persona, inclusive estados de animo o si están afectadas por la locura.
Poliglota
Aizack sabe hablar cerca de 18 idiomas diferentes (inglés, francés, español, ruso, danés, talago, chino, japonés, coreano, búlgaro, griego, holandés, italiano, portugués, rumano, sueco, hindi y turco)
Artes marciales
Conoce diversos tipos de artes marciales, aunque el que más utiliza es una mezcla de judo con krav magá
Datos Extra

× Es un amante de lo dulce, es raro verlo sin estar comiendo alguna golosina o cualquier fuente de azúcar
× Esconde en sus ropas, casi siempre cuando trae abrigos, bolsas de golosinas o parecidos.
× Sabe diferenciar cerca de 27 tipos de goma de mascar y 68 sabores de helado
× Su color favorito es el negro y el azul
× No gusta casi de comidas saladas
× El primer idioma que aprendió, aparte de su idioma madre, fue el francés, le pidió a su padre adoptivo que le enseñara.
× No le gusta tener el cabello corto, de hecho, tiene problemas solo con cortárselo
× No habla con acento inglés a pesar de ser de Inglaterra, si no que posee un acento neutro.
× Over the Rainbow - Israel Kamakawiwo'ole
X Kise Ryouta - Kuroko no Basuke
Aizack Pendragon
La Death Scythe del Trueno


Última edición por Aizack Pendragon el Dom Feb 19, 2017 11:09 pm, editado 5 veces
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Puntos : 40
Ver perfil de usuario

Aizack Pendragon
Dos Estrellas Elite

Volver arriba Ir abajo

Re: Aizack ID [Ficha de personaje]

Mensaje por Viktor Storm el Lun Jul 29, 2013 8:47 pm

Perdón por tardarme tanto D: no vi la ficha antes.




PD:Soy Ikki

_________________
avatar
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 06/07/2013
Puntos : 40
Edad : 19
Ver perfil de usuario

Viktor Storm
Cuatro Estrellas

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.